Cuál es el factor determinante para que el Gobierno pueda mantener a raya al dólar, según Martín Vauthier

Cuál es el factor determinante para que el Gobierno pueda mantener a raya al dólar, según Martín Vauthier
Para Martín Vauthier el Gobienro podría pedir algún desembolso adicional al FMI que, a la vez, solicitará ciertas metas fiscales y monetarias
Por Melina Manfredi
08.11.2020 18.20hs Finanzas

El economista y director de EcoGo, Martín Vauthier, dialogó con iProfesional sobre una de las semanas más tranquilas para el Gobierno desde que arrancó el mandato. De cara al futuro, el experto resaltó la necesidad de aumentar las reservas y dar una señal fiscal contundente para mantener la relativa calma cambiaria. 

-Esta semana fue relativamente tranquila en materia cambiaria y regulatoria... ¿Es un veranito?

-Lo que vimos en materia cambiaria, tanto en la caída en la brecha con los dólares alternativos como la menor presión sobre las reservas del Banco Central (BCRA) se originó en una combinación de factores. Por un lado, factores negativos: mayores controles y regulaciones que empezaron a registrarse sobre la operatoria en el mercado bursátil, en el contado con liquidación y el Mep, fundamentalmente en operaciones grandes. Eso dosificó una parte de la demanda en las últimas semanas y eso contribuyó a la baja. Por otro lado, también vimos intervenciones del BCRA y de la Anses vendiendo bonos en esos mercados, con lo cual, eso también contribuyó a enfriar la brecha. Desde el lado más positivo, se vieron algunas señales políticas. A eso se sumó una muy incipiente señal fiscal en relación a lo que estaba incorporado en el presupuesto. La combinación de estos factores generó una brecha más baja que en las últimas semanas.

-¿La dinámica de esta semana se puede mantener? 

-Dependerá de que estas señales incipientes que fueron dando se profundicen y sean más contundentes hacia adelante, de que el Gobierno brinde mayor previsibilidad y certidumbre y de que vayan desapareciendo las tensiones internas en la coalición de Gobierno. Y, desde el punto de vista de la política económica, se necesita una señal fiscal más contundente y explícita para 2020 y una señal más fuerte que la fijada por el presupuesto para 2021. Fundamentalmente, que se avance con el FMI con quien, además de un programa fiscal y monetario consistente, se negocie algún refuerzo de las reservas netas. Eso sería muy importante para reducir la presión cambiaria. Creo que hoy lo más importante es revertir las expectativas y lograr que baje el riesgo país, que se recupere el precio de los bonos en dólares. Esa es una condición necesaria también para que tengamos una brecha cambiaria más tranquila hacia adelante. 

Vauthier se mostró conforme con la decisión de Guzmán de reducir el financiamiento monetario
Vauthier se mostró conforme con la decisión de Guzmán de reducir el financiamiento monetario

-¿La señal fiscal a la que te referís tiene que ver con que no pedirá adelantos transitorios?

-Si, efectivamente. Según el Presupuesto, el déficit para 2020 es de 8,3% del PIB. Ahora bien, cuando uno hacía los cálculos, llegar al 8,3% requería una aceleración muy significativa del gasto justo cuando las erogaciones por la pandemia estaban bajando. Cierran el financiamiento vía adelantos transitorios y todo el endeudamiento que se genere por encima del 110% de los vencimientos se va a usar para cancelar adelantos transitorios en lugar de para financiar el déficit. El financiamiento va a venir de ese 10% adicional que se obtenga en el mercado más las utilidades del BCRA, que calculamos en $400.000 millones. Eso daría un déficit en la zona del 7% del PIB y es una señal fiscal con respecto a lo que está en el presupuesto. 

-¿En cuánto están hoy las reservas netas? 

-Las reservas netas ya están por debajo de u$s4.000 millones. Ahora bien, a medida que siga pasando el tiempo, van a seguir cayendo. Es importante el respiro que se vio esta semana pero para que se sostenga hace falta generar un cambio de expectativas desde la política, avanzar con un programa fiscal y monetario consistente y con un refuerzo de reservas que podría venir de un acuerdo con el FMI o con los exportadores.  

Según los cálculos de Vauthier, las reservas netas ya perforaron los u$s4.000 millones
Según los cálculos de Vauthier, las reservas netas ya perforaron los u$s4.000 millones

-Se anunció esta semana la intención de enviar al Congreso un plan económico plurianual, ¿qué debería establecerse allí? 

-En términos fiscales creo que va a tener una parte negociada con el FMI. Dado el tipo de acuerdo al que iría Argentina, que es de facilidades extendidas, eso viene con condicionalidades. Creo que eso es lo que el mercado está esperando para que se empiecen a recuperar los activos y para que se empiece a descomprimir el desequilibrio monetario y cambiario. Dado que hay un exceso de pesos contra un BCRA que tiene pocos dólares propios, pocas reservas netas. Es importante que se dé una señal fiscal más fuerte que la que está en el presupuesto. Para 2021 estaba incorporado un déficit para el sector público no financiero de 4,2% y sería bueno mostrar la intención de que sea más bajo, como para dar la señal de que se van a necesitar menos pesos el año que viene. Asimismo, debería mostrar un sendero hacia el equilibrio fiscal. Obviamente no va a ser en 2021 pero sí se puede dar una señal de equilibrio primario rápido. También creo que tiene que haber una señal fiscal rápida, que no sean todas promesas. 

-Eso implica un recorte de gastos en algún lugar, ¿por dónde se empieza? 

-Sí, efectivamente. Una parte significativa va a provenir de los gastos extraordinarios que se dieron este año, vinculados a la pandemia, y que van a depender de su evolución. También habrá una recuperación en los ingresos ya que la propia dinámica de la economía sin cuarentena hace a una parte de la corrección del déficit. Ahora, sí se va a tener que avanzar probablemente en otras partidas. Por ejemplo, los subsidios a la energía. Creo que ahí hay espacio para avanzar en una corrección teniendo en cuenta que gran parte de ellos terminan yendo a sectores medios y altos. Eso no va a los sectores más vulnerables. Y, después, el 60% del gasto termina siendo prestaciones sociales, jubilaciones y AUH. Hay margen para intentar que esa nominalidad vaya en línea con la inflación, sin perder pero sin que tampoco implique mayores gastos en términos reales para el presupuesto. 

Para el economista, el Gobierno tiene espacio para recortar subsidios a la energía el próximo año
Para el economista, el Gobierno tiene espacio para recortar subsidios a la energía el próximo año

-Esta semana el Gobierno hizo una colocación de bonos atados a la tasa de pases en la que no tuvo tan buenos resultados, ¿debería financiarse con ajuste por CER o dólar linked? 

-Hoy el mercado está demandando cobertura, eso lo vemos en la demanda de insumos para la construcción, en la de bienes durables y también en el interés por los bonos dólar linked. Finanzas vio esa demanda y por eso ofreció ese instrumento. Ahora bien, en la medida en que no se logre estabilizar la macro y el tipo de cambio se termine acelerando en forma significativa, estos instrumentos pueden terminar costando caros. Colocar deuda indexada es positivo si se utiliza como un puente financiero mientras se va generando credibilidad y confianza, mientras se revierten las expectativas y se prepara un programa económico consistente. Usado así, puede ser positivo porque descomprime vencimientos en el corto plazo y quita presión a la brecha. Ahora, si no se logra estabilizar la economía y termina habiendo una corrección abrupta del tipo de cambio, la deuda indexada puede terminar siendo muy costosa para el Gobierno. Ese es el riesgo. 

-Este lunes se hará el canje de bonos en pesos por bonos en dólares, ¿cuál es el dato a seguir? 

-Va a ser relevante para ver cuál es el tipo de cambio de contado con liquidación que se convalida en la operación. El mercado otorgará bonos en pesos a un determinado valor técnico y esa va a ser la deuda que el Gobierno va a cancelar. A cambio, el mercado recibirá una determinada cantidad de bonos a 2030 o 2035, que representará el aumento en la deuda del Tesoro. Hay un cierto dilema porque los bonos que se van a entregar hoy cotizan a paridades muy bajas, en precios de u$s35 o u$s37. Con lo cual, dependiendo de cuánto sea el precio que se termine convalidando, podría darse la situación donde termine aumentando significativamente la deuda del Gobierno. Cuanto más alto sea el valor técnico de los bonos que se entreguen, menor va a ser el aumento en el stock de deuda.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ