Por la elevada inflación, los plazos fijos tradicionales pierden por goleada: ¿se viene suba de tasas?

Por la elevada inflación, los plazos fijos tradicionales pierden por goleada: ¿se viene suba de tasas?
Las tasas de interés de los plazos fijos pierden frente a la inflación, y esto enciende las alarmas de los ahorristas y del Gobierno por temor al dólar
Por Mariano Jaimovich
22.04.2021 13.00hs Finanzas

El congelamiento que sufren, hasta el momento, las tasas de interés que pagan los plazos fijos tradicionales, en un escenario en el que la inflación tocó el mes pasado el nivel más alto del año, encendió las alarmas de los ahorristas.

Sobre todo porque en todo el año estas colocaciones pierden frente a la "realidad" económica.

La dinámica inflacionaria, con el IPC de marzo en 4,8%, no sólo refleja la inercia de los precios al alza y la pérdida del poder adquisitivo del peso, sino el posible pasaje de la inflación al tipo de cambio libre desde los dólares financieros. Un hecho que pone en alerta a todo tipo de inversores.

En este contexto, nuevamente vuelve a ganar terreno el debate en torno a la disyuntiva de tasas versus inflación, y cuáles son los costos y beneficios que tendría en Gobierno en caso de optar por ofrecerle un mejor rendimiento a aquellos que colocan sus pesos a plazo fijo a 30 o más días.

Al respecto, iProfesional consultó a economistas para conocer su postura frente al panorama actual, en que la renta de una colocación tradicional ofrece 37% al año, mientras que las proyecciones para la inflación para el mismo período ya llegan a tocar el 50%.

De hecho, en el primer trimestre, lo plazos fijos ofrecieron alrededor del 10% de renta, pero los precios acumularon en ese tiempo un incremento de 13%.

La inflación está perforando la tasa de interés que brindan los plazos fijos tradicionales, algo que preocupa a los ahorristas.
La inflación está perforando la tasa de interés que brindan los plazos fijos tradicionales, algo que preocupa a los ahorristas.

Beneficios de subir tasas

Desde el punto de vista macroeconómico, "subir tasas casi se está volviendo algo que, obviamente, es recomendable desde varios puntos de vista", dice a iProfesional el economista Roberto Geretto, portfolio manager de Fundcorp.

Por un lado, este experto sostiene que uno de los beneficios es que "ayuda al Tesoro a rollear (renovar) todos los vencimientos de deuda en pesos".

Un hecho que tuvo trascendencia y se reflejó días atrás, ya que el Gobierno no logró renovar la mitad de deuda que intentaba colocar en Letras del Tesoro en pesos.

Es decir, sólo pudo obtener renovaciones por casi $38.000 millones, cuando debía afrontar vencimientos por $74.000 millones.

"Por lo tanto, muy probablemente el Banco Central deba asistir al Tesoro. Así, dado el contexto de alta inflación, agregar una nueva fuente de emisión monetaria no es para nada aconsejable", detalla Geretto.

Adicionalmente, agrega que una suba de tasas ayudaría a contener la brecha cambiaria y mejoraría la liquidación del campo en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), "al aumentar el incentivo a posicionarse en activos en pesos".

Por último, y junto con todo lo anterior, este economista destaca que un alza en los rendimientos bancarios ayuda a bajar la alta inflación.

Para los economistas es necesario una suba de tasa de interés, pero tiene costos para el Gobierno.
Para los economistas, es necesario una suba de la tasa de interés para los ahorristas, pero esto tiene costos para el Gobierno.

Costos de subir tasas

A pesar que la suba de las tasas de interés tiene sus beneficios, también el preciso aclarar que "no es algo gratis". Es decir, tiene sus costos y consecuencias.

"En primer lugar, aumenta el déficit del costo cuasi-fiscal, ya que obligaría al Banco Central a pagar más tasa por los aproximadamente $2 billones que tiene en Leliqs. De todos modos, dada la tasa real negativa de la cual se parte, este riesgo es acotado", describe Geretto.

Por su parte, agrega que siempre una suba de tasas tiene "efectos" en la actividad económica.  

"Pero, nuevamente, este riesgo luce acotado, ya que se parten de tasas reales negativas, y también la penetración del sistema financiero en Argentina es más bajo que en otro países", afirma el economista.

De hecho, considera que una suba de tasas que baje la brecha cambiaria y contenga la inflación, disminuyendo la incertidumbre macroeconómica, "hasta podría ser beneficioso para la actividad".

"Por supuesto, para que esto último ocurra, la suba en las tasas debe ocurrir dentro de un programa macro creíble. Pero aun así, el incremento de los intereses tiene menos costos en términos de actividad que en otras ocasiones, como por ejemplo cuando no había cepo cambiario", analiza Geretto.

Finalmente, dada la baja base estadística de comparación respecto a los mismos meses del año 2020, el economista considera que el arrastre estadístico "ayuda" a que se pueda mostrar una recuperación económica en términos interanuales.

El temor de que las tasas pierdan frente a la inflación es que los ahorristas se empiecen a volcar al dólar libre y esto impulse el precio del tipo de cambio
El temor de la pérdida de las tasas frente a la inflación es que los ahorristas se empiecen a volcar al dólar libre y esto agrande la brecha

Más allá de estas recomendaciones, en el Banco Central analizan el tema y ya tienen una definición, al menos para lo que respecta a este segundo trimestre: la política es la de no avanzar con una mejora de la tasa que reciben los ahorristas por un plazo fijo tradicional

¿Cuál es el razonamiento entre los técnicos de la entidad? Que si bien las colocaciones van a perder contra el aumento del costo de vida, igualmente estarán por encima del dólar oficial. Además, apuestan a que, hacia fin de año, los plazos fijos "comunes" le terminen ganando la pulseada al IPC.

Además, si hay algo que no quiere este Gobierno es demostrar debilidad en el manejo de los precios. Y subir la tasa es sinónimo de elevar la expectativa de inflación

Por eso, la apuesta más elegida entre los ahorristas que buscan inversiones más conservadoras es el plazo fijo UVA.

Perspectivas para el plazo fijo UVA

En cuanto a las inversiones personales, el debate de tasas versus inflación también está más vigente que nunca.

Un plazo fijo minorista tradicional otorga como tasa nominal anual (TNA) un 37%, lo cual, claramente, se ubica por debajo de las expectativas de inflación.

"A efectos comparativos, una inflación en 37% anual implica un nivel mensual de aproximadamente 2,66%, lo cual, teniendo en cuenta el incremento de precios de marzo (4,8%), se está lejos de lograr" alcanzar a lo que brinda una colocación bancaria.

De ese modo, este experto afirma que se tiene como "opción natural" un plazo fijo UVA, debido a que ofrece como garantía una cobertura respecto a la inflación.

"Suponiendo que resulta un escenario de 50% de inflación para el 2021, el retorno medido en tasa anual para el plazo fijo UVA sería del 51,5%, muy superior al plazo fijo tradicional", resalta Geretto.

Y agrega que, "adicionalmente, el plazo fijo UVA otorga mejor rendimiento que los bonos CER con vencimiento en 2021, ya que estos rinden en negativo frente a la inflación. Es decir, no llegan a cubrirla en su totalidad".

La contracara de esta colocación bancaria que brinda un premio del avance de la inflación más 1% de premio, es que solicita como necesario dejar un mínimo de 90 días el dinero encajado.

Finalmente, suponiendo que se da una situación de suba de tasas por parte del Banco Central, la forma que el inversor minorista puede resolver eso es pre-cancelar el plazo fijo UVA, para pasarse a la opción del plazo fijo tradicional.

Aunque, si rescata los fondos en un período menor a los tres meses de haberlos colocado para pasarse a otra opción de ahorro, no obtendrá el rendimiento UVA prometido.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Temas relacionados