El Bitcoin y una volatilidad infartante, ¿conviene comprar o vender?: esta es la "regla de oro" de expertos

El Bitcoin y una volatilidad infartante, ¿conviene comprar o vender?: esta es la "regla de oro" de expertos
Si bien es un mercado que funciona con sus propias reglas y controles, está sujeto a una serie de presiones que provienen del exterior y lo ponen a prueba
Por Ruben Ramallo
26.05.2021 17.52hs Finanzas

El Bitcoin volvió a operar por encima de los u$s40.000 el miércoles, por primera vez esta semana, afectado por una volatilidad que muestra pocos signos de desaceleración.

De hecho, ha bajado un 30% este mes y ha perdido más del 37% desde su de casi u$s65.000 alcanzados en abril. Sin embargo, ha ganado más del 40% este año. Una simple mirada al gráfico permite apreciar su gran volatilidad:

 

El Bitcoin, según su creador, el ignoto Satoshi Nakamoto, es un protocolo, "proyecto de código abierto y red entre iguales que se utiliza como criptomoneda, sistema de pago y mercancía", pero en su carta fundacional nada dice que sirva para ser utilizado como reserva de valor o como un activo destinado al ahorro o con fines especulativos.

El Bitcoin está muy volatil y preocupa a quienes entraron recientemente

Pero en la práctica, son estos dos últimos los verdaderos motores del mercado.

Se suele afirmar que por la forma en que se lo ha desarrollado, no existe manera de que su "ámbito natural" pueda ser manejado por una organización concreta, ya sea pública o privada.

No obstante, su evolución a través del tiempo demuestra claramente que está expuesto a lo que sucede "extramuros" y que obviamente cualquier medida o anuncio de peso que trascienda incide en su cotización.

Así por ejemplo, en varias ocasiones su precio se vio afectado por el descubrimiento de fraudes llevados a cabo por compañías o agencias que se dedicaban a la compra venta o custodia de Bitcoins a cuenta de terceros, como sucedió recientemente con una que operaba en Turquía.

También juegan un rol trascendente las opiniones que pueden efectuar bancos de alcance global, como JP Morgan, cuyos analistas lo ubican en u$s130.000 si la volatilidad decrece o inversores destacados como Warren Buffet, para quien directamente prefiere no opinar al respecto. Pero quien opinó fue su socio, Charlie Munger, quien afirmó que lo "detesta".

Pero quizás el ejemplo reciente más contundente al respecto es el impacto que produjeron algunos tuits de Elon Musk, el fundador de compañías como Tesla, PayPal o SpaceX, quien suele afirmar que "cada vez que habla sube el pan", y lo sabe.

Conocedor del "efecto Elon Musk", lo explota a su antojo para reflotar empresas en problemas o, como en este caso apuntarle a las criptomonedas.

A principios de febrero Tesla informó a la SEC (la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos) que había invertido u$s1.500 millones en Bitcoins a lo largo de enero. En cuestión de horas, el dato llegó a las redes sociales y medios de comunicación y el precio se disparó más de un 12%.

Apenas un par de semanas después, en otro tuit Musk anunciaba que su principal empresa cancelaba sus planes de aceptar esta criptomoneda como método de pago para la compra de sus autos.

"Tesla ha suspendido las compras de vehículos con Bitcoin. Nos preocupa el creciente uso de combustibles fósiles para el proceso de minado de las criptomonedas y transacciones de Bitcoins, especialmente el carbón, que tiene las peores emisiones de cualquier combustible", explicó.

En un comunicado emitido en forma simultánea se explicaba que para "minar" una de estas monedas se requiere utilizar instalaciones con miles de procesadores gráficos que trabajan las 24 horas del día con un enorme consumo de energía.

En tal sentido, el Centro para Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge estima que el proceso de minado actual consume cerca de 129,9 teravatios hora de energía, aproximadamente el 0,5% de toda la energía producida en el planeta y equivalente al consumo de Ucrania o Suecia. Es más, si Bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 que más energía consumen del mundo.

El efecto de su anuncio fue inmediato, pues la moneda llegó a caer más de un 9% aunque luego recuperó parte de la pérdida.

Por entonces, la divisa luchaba por sostener los 50.000 dólares al tiempo que los inversores intentaban encontrar una explicación al cambio de postura de la compañía en sólo tres meses.

Curiosamente, la afirmación de Musk está en línea con los reguladores chinos, que están comenzando a perseguir esa actividad de minado, a tal punto que el viceprimer ministro Liu He anunció que comenzarían a limitar el minado.

En la mira está la compañía Huobi, que más allá de dedicarse a la compraventa es el octavo "pool" de minería más importante del mundo, con el 4% del total.

Adicionalmente, el gigante asiático prohibió a las entidades financieras que den facilidades para operar con criptodivisas, lo cual también impactó fuertemente en este mercado, que debió enfrentar el peor momento de su corta historia, luego de perder más del 50% del total de su valor en las últimas dos semanas, al pasar de cerca de u$s2,5 billones a menos de u$s1,25 billones.

Finalmente, el 21 de mayo en otra aparición en la página del pajarito Musk afirmó que "Hablé con los mineros norteamericanos de Bitcoin. Se comprometieron a hacer público el uso actual y previsto de las energías renovables y a pedir a los mineros de todo el mundo que lo hagan. Potencialmente prometedor".

Con este último tuit, el magnate de 49 años hizo repuntar casi 5% la criptomoneda en cuestión de minutos.

Los grandes inversores tienen una regla de oro al apostar por criptomonedas

Más allá de estas circunstancias, existe una cuestión más de fondo que es explicada por Mike Bucella, socio general de Blocktower Capital: "Bitcoin se ha establecido claramente como una nueva forma de valor, pero el valor terminal aún no está definido". En tal sentido, Bucella añade que "esa brecha de información se presta a un impulso, o un mercado impulsado técnicamente, en ausencia de nueva información".

La regla de oro al invertir en Bitcoin

Ante esta realidad, que puede hacer el ahorrista: ¿comprar, vender o dedicarse a otra cosa? En términos generales, los analistas independientes coinciden en afirmar que más allá del valor de cada momento, lo que debe tenerse en cuenta es que se trata de una inversión de largo plazo.

De ser así, puede convertirse en una opción interesante, pero si se pretende obtener ganancias de corto plazo, aconsejan abstenerse, salvo que se dediquen al "trading".

En todo caso, conviene recordar una de las máximas de Warren Buffet: "Solo invierte en aquello que conozcas", y en el caso del Bitcoin, es poco lo que se sabe.

Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído