Carrera entre dólar blue y oficial: qué puede pasar con la brecha, según reconocido economista

En un clima de alta inflación, dólar calmo y ruidos políticos, iProfesional dialogó con Andrés Borenstein, economista y director de la consultora Econviews
08/05/2022 - 08:38hs
Carrera entre dólar blue y oficial: qué puede pasar con la brecha, según reconocido economista

En un escenario volátil y de bajo crecimiento para el mundo y la Argentina, el foco en el que hoy ponen atención los analistas es qué ocurrirá a nivel local con la actual elevada inflación y con el precio del dólar.

Para poder analizar este panorama, iProfesional entrevistó a Andrés Borenstein, economista y director asociado de la consultora Econviews.

En la charla, desarrolla sus perspectivas y opiniones sobre reservas, el precio del dólar e inflación, y cómo puede impactar la compleja realidad internacional en el país.

-¿Qué opina de la situación económica actual en medio del acuerdo con el FMI y la incidencia de la invasión rusa en Ucrania?

-La situación actual está dominada a nivel interno por la crisis política de la coalición gobernante y la suba de la inflación. En sí, la suba de precios es, en parte, importada, y en buena otra porción es originada por fenómenos locales y apuntalada por la falta de credibilidad que genera el Gobierno.

El precio del dólar oficial se está devaluando a un ritmo mayor que el avance de la divisa libre, pero por debajo a la inflación.
El precio del dólar oficial se está devaluando a un ritmo mayor que el avance de la divisa libre, pero por debajo de la inflación.

-A todo esto, el precio del dólar oficial sigue moviéndose por debajo de la inflación: ¿qué panorama cree que seguirá al respecto?

-La devaluación va por debajo de la inflación, y eso sólo se sostiene con un cepo muy duro. Pero, en algún momento, eso cambia de sentido porque los sectores productivos necesitan más importaciones.

Entonces, no sé si se hará con una devaluación más rápida o con un salto en algún momento. Además, ahora el real de Brasil volvió a la zona de 5 unidades por dólar luego de haber estado a 4,6, de manera que ese handicap que daba la apreciación de esta moneda no está más para la Argentina.

-La brecha entre el dólar oficial solidario se achica respecto a la divisa libre, ¿qué considera que puede ocurrir?

-Vemos a la brecha cerca de un piso. De manera que si el dólar oficial sube a un ritmo de 4% mensual, el billete estadounidense que opera en el mercado bursátil y en la plaza informal debería subir, por lo menos, a ese ritmo.

La diferencia es que mientras el oficial es un "relojito", ya que va avanzando alrededor de 0,15% por día, el dólar del mercado libre tiene más volatilidad, por lo que hay días de subas y otros de bajas. Pero me parece que no hay credibilidad para que la brecha baje más.

Andrés Borenstein, economista y director asociado de la consultora Econviews
Andrés Borenstein, economista y director asociado de la consultora Econviews.

-En el marco del acuerdo con el FMI y con poco ingreso genuino de divisas, ¿qué puede pasar con las reservas?

-La impresión es que cumplir la meta de reservas no será para nada fácil. El partido no está terminado. Abril fue muy flojo en esta materia, mayo empezó mejor. Esta es otra razón por la que devaluar más rápido tiene sentido: intentar cumplir la meta. Pero no tengo claro cuál es el orden de prioridades del Banco Central o del Gobierno.

-Mencionaba los datos tan altos de la inflación como dato a seguir. ¿Puede comenzar a bajar en lo inmediato?

-La inflación tiene una dinámica propia. Ya lo estamos viendo en las negociaciones paritarias, que son cada vez más altas y cada vez más frecuentes.

Es decir, es una economía que perdió el concepto de "costo de menú" y se anima a cambiar los precios mucho más rápido. Por eso, se torna difícil que para todo el 2022 la cifra acumulada de inflación no empiece con "6" (60% o más) o, incluso, con "7" (70% o más).

Para Borenstein, la inflación ya tiene su propia dinámica y tenderá a ser más alta de lo pensado.
Para Borenstein, la inflación ya tiene su propia dinámica y tenderá a ser más alta de lo pensado.

-En este contexto económico, al que se le suman las peleas políticas dentro del oficialismo, ¿qué salidas le quedan al Gobierno para finalizar su mandato de la mejor manera posible?

-Lo ideal sería que el Gobierno pudiera encarar un plan de estabilización. Pero tengo la impresión de que eso no está en la pantalla del radar oficial. Creo que el oficialismo se va a recostar en el hecho de que los números de actividad, al menos en la comparación interanual, van a dar bien por unos meses, aunque se estanque.

-Y, con miras a futuro, ¿qué opina que puede ocurrir en los próximos meses para la economía?

-Creemos que la reactivación se irá quedando sin nafta. Mejor los servicios, más complicados los bienes. El mundo también es más hostil con las expectativas de crecimiento, debido a que vienen bajando. De hecho, nuestro principal socio, Brasil, crecerá menos de 1% este año.

Temas relacionados