En medio de la tensión financiera, ¿cómo le fue a Guzmán con el canje de letras del Tesoro?

Economía logró a través de este canje reducir en $358.000 millones los vencimientos por $605.886 millones que tenía a fin de mes
Por Mirta Fernández
22/06/2022 - 18,20hs
En medio de la tensión financiera, ¿cómo le fue a Guzmán con el canje de letras del Tesoro?

En un escenario de incertidumbre financiera, con el riesgo país tocando un pico de 2.235 puntos -máximo valor desde la reestructuración de la deuda- y con el dólar blue alcanzando un nuevo récord de $224, el Gobierno consiguió este miércoles canjear letras del Tesoro en pesos (LEDEs y LECERs) que vencen a fin de mes por un valor efectivo de $357.836 millones.

El canje se anunció sorpresivamente, con poco tiempo, y fuera de las fechas previstas en el calendario de operaciones de deuda. Buscaba descomprimir los vencimientos de casi $600.000 millones de la licitación que se realizará el 28 de junio en un clima de inestabilidad financiera que se desencadenó tras el fuerte derrumbe que sufrieron los títulos CER (ajustan por inflación) hace dos semanas.

La operación de conversión se llevó adelante en momentos en que el ministro de Economía Martín Guzmán mantiene reuniones con las cámaras que nuclean a las entidades bancarias para pedir a los banqueros que ayuden a conseguir el roll over necesario.

Fue, además, el primer test en el mercado de capital local después de la suba de tasas del Banco Central del jueves 16 de junio, en la cual la novedad fue que por primera vez la tasa de Leliq quedó 1 punto por debajo del rendimiento de los plazos fijos minoristas, y los analistas vislumbraron que esa decisión se orientó a que los bancos encontrasen mayores incentivos a posicionarse en deuda del Tesoro en lugar de deuda de la entidad monetaria.

"Hay que tener en cuenta que las Leliqs pagan ingresos brutos, lo cual reduce el margen todavía más. Y que los depósitos tienen un costo implícito en los encajes. Lo que busca esta medida es que los bancos vean con mejores ojos la deuda del Tesoro, que rinde un poco más que el BCRA y, además, no está alcanzada por el impuesto a los ingresos brutos", evaluaron los analistas de EconViews.

El canje se concretó en medio de las reuniones que mantiene Guzmán con bancos para pedirles que ayuden a renovar los vencimientos de deuda en las licitaciones
El canje se concretó en medio de las reuniones que mantiene Guzmán con bancos para pedirle ayuda en las licitaciones

Canje: ¿cuál fue el objetivo?

En este contexto, el Tesoro ofreció a los tenedores de LEDEs con vencimiento 30 de junio de 2022 (S30J2) canjearla por dos canastas: una integrada por tres LEDEs, que caducan en octubre (S31O2), noviembre (S30N2) y diciembre (S30D2) de este año; y la otra conformada por tres LEDEs, que expiran en agosto (S31G2), octubre (S31O2) y noviembre (S30N2) próximos.

Y para el canje de la LECER X30J2 incluyó también dos alternativas: tres LECERs que vencen en octubre (X30J2), diciembre (X16D2) de este año y enero de 2023 (X20E3), o tres LECERs, correspondientes a agosto (X16G2), octubre (X21O2) y diciembre de 2022 (X16D2).

Tobías Pejkovich, analista de Facimex Valores señaló que "la impresión es que se trata de una operación diseñada específicamente para anticipar el roll-over de los entes públicos, que según nuestras estimaciones poseen un 28% de los vencimientos de fines de mes".

Y es que el desplome de los bonos CER se logró calmar a partir de que el BCRA salió a comprar esos títulos para sostener los precios, y según estimaciones de la consultora 181 adquirió unos $300.000 millones.

Ante este panorama, Tomás Ruiz Palacios, de Consultatio Plus, también juzgó que "el canje fue hecho bastante a medida para el BCRA que no puede participar de las licitaciones primarias y había hecho compras tanto en la LEDE como en la LECER que vencen ahora (se estima por $65.000 millones)".

"Es algo que ya había sucedido esto de hacer canjes para en esos casos permitirle rollear", resaltó.

En el mercado ven que el canje está hecho para que el BCRA pueda canjear los títulos CER que estuvo comprando
En el mercado ven que el canje está hecho para que el BCRA pueda canjear los títulos CER que estuvo comprando

Pedro Siaba Serrate, estratega de PPI, concordó que "dado que por carta orgánica el BCRA no puede acceder a las licitaciones primarias, la entidad no puede rollear normalmente sus posiciones en bonos/letras soberanas, por lo que requiere de esta clase de operaciones para ir refinanciando sus tenencias de títulos públicos". Y estimó: "Es probable que nos acostumbremos a ver incluso más seguido este tipo de conversiones por adhesión tras las participaciones del BCRA en el mercado secundario de las últimas semanas".

Prueba superada

En el canje de este miércoles se recibieron 143 ofertas: 97 correspondieron a la LEDE S30J2 por un total de valor nominal de $128.196 millones y 46 a la LECER X30J2 por un total de  $145.775 millones.

"Dichas ofertas representaron un total de VNO $273.972 millones, lo que equivale a un valor efectivo de $ 357.836 millones", detalló la cartera económica.

El Palacio de Hacienda destacó que "el próximo 30 de junio el Tesoro Nacional debía afrontar vencimientos por $605.886 millones y luego de esta operación logró reducir los vencimientos proyectados a $248.000 millones". 

 Pejkovich manifestó a iProfesional que "el canje tuvo una adhesión del 63%, la cifra estuvo por encima de lo que esperábamos debido a que los entes públicos tenían en cartera una mayor tenencia con respecto a nuestras estimaciones".

"De hecho, Bloomberg reportó que dos fuentes con conocimiento directo en el asunto indicaron que el BCRA y el FGS tenían el 50% de las tenencias. Por lo tanto, estos resultados sugieren una baja participación de los tenedores privados y la verdadera prueba será en la próxima licitación del 28 de junio", aseguró.

Tesoro
La adhesión al canje sorpresivo de Guzmán estuvo por encima de lo esperado por algunos analistas.

Por su parte, Siaba Serrate puntualizó que "el Tesoro finalmente canjeó el 66.1% de la LECER (X30J2) y 57.5% de la LEDE (S30J2), superando la expectativa previa que poseía el mercado, con lo cual disminuyó en $358.000 millones los vencimientos de la semana que viene".

El analista también remarcó: "según rumores que corrieron durante el día, el mercado habría subestimado la tenencia del sector público (ANSES +BCRA) en ambos instrumentos, en especial, del BCRA; al parecer durante las intervenciones de las últimas semanas, habría incorporado una cifra significativa de ambas letras".

"De acuerdo con el premio escaso del canje con respecto a los precios del mercado secundario, tiene sentido que la mayor parte de este nivel de aceptación provenga de manos públicas. En tanto, observamos una gran participación -BCRA, con alta probabilidad- en las letras que se entregaban en el canje durante toda la rueda. Como referencia, se operaron más de $85.000 en la LECER de enero y poco más de $20.000 en la de diciembre. ¿El próximo test? El martes que viene (28 de junio) y esperamos las condiciones seguramente este viernes", comentó.

A su vez, Juan Delich, economista de Eco Go, afirmó que "el Tesoro logro una significativa baja en los vencimientos de la semana que viene, pero queda aún la duda de que porcentaje es privado" y recalcó que  "esto será fundamental para la licitación del 28 de junio porque determinará la tasa de rollover y la tasa que ofrecerá el Tesoro"

"Aunque logró reducir vencimientos y estirar plazos la licitación de la semana que viene será difícil ya que el Tesoro tiene menos instrumentos atractivos que en licitaciones anteriores" advirtió.

Temas relacionados