// FIX 26-5 .block-container > .contents-admin-bar { z-index: 999999 !important; }

iProfesionaliProfesional

Qué riesgo tiene invertir en obligaciones negociables en Argentina

Si bien invertir en obligaciones negociables puede ser muy atractivo, es importante recalcar que se deben asumir una serie de riesgos
27/01/2024 - 08:25hs
Qué riesgo tiene invertir en obligaciones negociables en Argentina

Invertir en obligaciones negociables puede ser muy atractivo, especialmente en contextos de incertidumbre económica y rendimientos financieros negativos como el que está ocurriendo en la actualidad. Sin embargo, tiene algunos riesgos asociados, por lo que desde iProfesional te contamos los detalles.

¿Cuáles son los riesgos de invertir en obligaciones negociables?

Todos los activos financieros tienen riesgos asociados. Uno de los más señalados por los especialistas es su baja liquidez. Esto se debe, en gran parte, a que las personas que suelen invertir en esta clase de activo lo hacen con una orientación a largo plazo. Es decir, no tienen incentivos para retirar su capital, por lo que suelen esperar a cobrar la rentabilidad que otorgan cada 6 meses y el capital más los intereses al finalizar el "préstamo".

Además, existe el riesgo de default de la empresa, ya que es una deuda que se "ata" a una compañía en particular y su desempeño, sumado al riesgo de que el Banco Central no entregue los dólares a estas y las obligue a refinanciar sus deudas, panorama que, con el cambio de gobierno, parecería estar descartado.

¿Cómo puedo invertir en obligaciones negociables?

Si querés invertir dinero en obligaciones negociables es necesario que cuentes con una caja de ahorro o cuenta corriente en un banco, debido a que, para ingresar dinero al bróker o hacer la adquisición a través de un banco deberás contar con los fondos en una cuenta propia.

A su vez, si la adquisición la hacés a través de un agente de bolsa, también deberás tener una cuenta en el bróker o banco. Con respecto a las entidades bancarias, es importante aclarar que, si bien el procedimiento suele ser más simple, las comisiones, por lo general, son mucho más elevadas.

Sin embargo, es importante distinguir la emisión primaria con la secundaria. Es decir, la primaria es aquella en la que la empresa pide directamente el financiamiento y los brokers suelen aplicar algunas condiciones como, por ejemplo, establecer montos mínimos de inversión.

En estos casos, el procedimiento es sumamente variable, por lo que es aconsejable comunicarse con el bróker o banco directamente para conocer cómo participar de la oferta pública.

Por otra parte, se encuentran las ONs de los mercados secundarios, es decir, aquellos títulos de deuda que se negocian, al igual que cualquier otro activo financiero como los bonos, y son vendidas inicialmente por inversores que ingresaron a la oferta pública, pero, por algún motivo, necesitan obtener su capital más parte de los intereses (aunque todo depende del valor de mercado) de forma anticipada.

En este último caso, los pasos a seguir son los siguientes:

  • Contar con una cuenta en un bróker e ingresar dinero a la cuenta. Es importante aclarar que únicamente se puede ingresar dinero mediante una transferencia bancaria de tu titularidad
  • Dirigirte a la sección de "compra" de activos e ir al apartado de obligaciones negociables
  • Buscar la obligación negociable a través de su abreviatura
  • Ingresar la cantidad y el plazo de ejecución (contado inmediato, 24 o 48 horas) y confirmar la operación

Cabe recordar que el presente instructivo es habitual en la mayoría de los brokers, pero pueden existir variaciones dependiendo el bróker con el que operes.

¿Cuáles son los beneficios de invertir en obligaciones negociables?

Este tipo de activo cuenta con una gran variedad de beneficios. Entre ellos se destaca la posibilidad de cobrar una renta en dólares, la cual puede ser trimestral o semestral, contando con un buen flujo de fondos, además de poderse suscribir tanto en pesos como en dólares.

De esta forma, podés acceder a una dolarización implícita. Además, en el caso de tener dólares previamente adquiridos, se pueden poner a "trabajar", generando intereses de hasta el 10% anual aproximadamente, obteniendo una renta en moneda extranjera.

Asimismo, al poder negociarse en el mercado secundario, se pueden comprar a un buen precio, incluso más bajo que en la emisión primaria, logrando que la TIR (tasa interna de retorno) se eleve considerablemente. De esta manera, se posiciona como una opción superadora al atesoramiento de dólares.