iProfesionaliProfesional

Tras confirmarse el fin del Impuesto PAIS, crece presión del FMI para que se elimine el cepo

El mercado observa una fuerte pulseada entre el equipo económico y el FMI, que presiona cada vez más para resolver la salida del cepo cambiario
03/07/2024 - 17:27hs
Tras confirmarse el fin del Impuesto PAIS, crece presión del FMI para que se elimine el cepo

La suba del dólar blue, que el martes llegó al récord de $1430, y de los financieros, junto a un riesgo país por encima de los 1.500 puntos básicos mostraron una situación inesperada para el Gobierno luego de la aprobación definitiva de la Ley Bases el jueves pasado.

Para comenzar a entender el por qué de este comportamiento de la mayoría de los activos financieros argentinos en pesos y en dólares deberíamos preguntarnos si lo ocurrido esta semana es consecuencia de un mal anuncio del equipo económico, de un mercado que no entiende lo que quieren hacer Luis Caputo y Santiago Bausili, de una mala comunicación del equipo económico o si se trata de un momento en que el mercado observa una importante pulseada entre el equipo económico y el FMI, que presiona inexplicablemente para resolver la salida del cepo cambiario.

Entre las frases más  escuchadas en los operadores del mercado financiero local, y de Wall Street luego del mensaje del viernes realizado por el ministro de Economía y el presidente del BCRA se destacan: "Los anuncios no cumplieron con las expectativas", "el canje de pasivos monetarios es un golpe a los balances de los bancos", "con este tipo de cambio el sector agroexportador no le va a vender dólares al BCRA", "el FMI quiere que Caputo devalúe el peso y levante el cepo cambiario lo más rápido posible".

En realidad, y de una manera casi inexplicable, en el staff report del FMI que se conoció hace dos semanas, entre otras cosas le solicita al Gobierno que libere el tipo de cambio y vaya a un esquema de libre flotación cambiaria para poder eliminar el cepo lo más rápido posible.

Esto se contradice con la posición del equipo económico. En sus declaraciones del viernes pasado, Caputo habló del comienzo de una segunda etapa para cerrar la canilla de los pases pasivos remunerados del BCRA y de una tercera etapa que sería el levantamiento del cepo cambiario que el Gobierno de Mauricio Macri puso luego que Caputo dejara la presidencia del Banco Central, con su reemplazante Guido Sandleris. La primera etapa fue cerrar la primera canilla con el freno de la emisión monetaria para bajar la inflación y eliminar el déficit fiscal, que ya se cumplió. 

Al parecer los anuncios no despejaron las dudas de los operadores del mercado financiero local y de Wall Street que esperaban una devaluación del peso, una reducción del Impuesto PAIS del 17,5 % al 7,5 %, el fin del dólar blend que solicita el FMI, una renegociación del  acuerdo con el FMI para lograr un nuevo préstamo del FMI de unos 10.000 millones de dólares y una rápida solución de los pasivos monetarios remunerados y puts del BCRA, entre ambos suman unos 40 billones de pesos, para limpiar el balance del organismo y poder acelerar la salida del cepo cambiario. 

El FMI presiona de manera inexplicable para que el Gobierno levante el cepo cambiario lo más rápido posible 
El FMI presiona de manera inexplicable para que el Gobierno levante el cepo cambiario lo más rápido posible 

La diferencia está en que el FMI pide una salida rápida y Caputo dice que no hay fecha para salir del cepo.

Lo único que anunciaron Caputo y Bausili fueron el mantenimiento del actual esquema cambiario, una negociación con los bancos para solucionar el problema de los pasivos monetarios remunerados del BCRA al reemplazarlo por pasivos que se regularán a través de nuevas letras de regulación monetaria (LREMO).

Qué piensan los bancos sobre la propuesta de Caputo y Bausili

Al respecto desde las 3 asociaciones de bancos - ABA, ADEBA, y ABAPPRA-, de acuerdo a lo que pudo saber iProfesional, consideran el cambio en los pasivos monetarios del BCRA que se propone al pasar de las LELIQ emitidas  por el BCRA a una nueva letra de remuneración monetaria ( LREMO) emitida por el Tesoro no implicará un golpe en el balance de los bancos como algunos consultores privados han analizado.

"Este nuevo canje mejorará los balances y la rentabilidad de los bancos porque de movida dejarán de pagar el impuesto de ingresos brutos que pagan por las Leliq donde en algunas jurisdicciones como por ejemplo en CABA y Provincia de Buenos Aires  donde se realizan más del 80 por ciento de las operaciones llega hasta el 8 %. Las nuevas letras no pagarán este impuesto y a diferencia de las Lequiq no se renovarán totalmente sino que los bancos deberán informar si renuevan un monto mayor o menor en función de lo que compren o se desprendan lo que agilizará el sistema" explicó a Iprofesional una fuente cercana a una de esas asociaciones.

Pero lo que generó  preocupación en los operadores y analistas económicos y financieros fue que no se anunciará algo relacionado con una negociación con el FMI para empezar a salir del cepo cambiario tal como había anunciado Caputo en el evento del Cato Institute. 

Tras confirmarse el fin del Impuesto PAIS, crece presión del FMI para que se elimine el cepo

La decepción de los operadores del mercado

Por lo tanto, se podría decir que el equipo económico anunció poco de lo que esperaba el mercado y habría generado una sensación de decepción en los operadores. Al respecto el último informe de la consultora Consultatio Plus explica que: "la inquietud sobre la salida del cepo sigue dominando la atención del mercado y la forma en la que el gobierno planea salir y lo que plantea el FMI no termina de quedar clara".

El informe agrega que a esas diferencias entre visión oficial y la que el FMI manifestó recientemente en el staff report de la octava revisión del acuerdo se les agrega la de mercado donde los precios de acciones y bonos la semana pasada  se movieron hacia la baja en sentido opuesto al discurso oficial.

En ese aspecto, hay que señalar que el  timing de la preocupación de mercado no debería sorprender por la antesala de un segundo semestre que es históricamente desafiante en materia cambiaria y de acumulación de reservas y la  dinámica de la brecha es quizás la evidencia más clara: en los últimos días alcanzó un nivel cercano al 50 % que la alejó de los mínimos de mediados de mayo del 20 %.

En el staff report de la octava revisión del acuerdo, el FMI reiteró que las autoridades se comprometieron a eliminar el esquema de mezcla 80-20 para finales de junio, suprimir el Impuesto PAÍS a fin de año y diseñar un plan para levantar las restricciones cambiarias de manera progresiva.

Para Caputo, el  el esquema 80-20 es inamovible por ahora

No obstante, Caputo se encargó de desmentir que se eliminará el esquema 80-20 y ratificó que no se modificará el ritmo de devaluación controlada ni se realizará un ajuste abrupto del tipo de cambio. Los contratos futuros de Rofex indican que el mercado no coincide con esta visión: los precios descuentan un ritmo de devaluación del 5,0% hasta diciembre.

De hecho, en medio de la tensión en los mercados financieros y la presión sobre el dólar oficial, el Gobierno envió un anticipo del Presupuesto 2025 al Congreso, en el que los principales ejes que se plantean es el control de la inflación y el déficit cero. En ese escenario, el ministro de Economía  planteó un tipo de cambio oficial a $1.016,1 para diciembre de este año, lo que confirma un crawling peg del 2%. 

"La realidad muestra que el tipo de cambio real hoy se encuentra un 7% por debajo del nivel previo a la devaluación post PASO en agosto 2023, con términos del intercambio que son 8,0% menores. Con la progresiva normalización de los pagos de importaciones, una moderada recuperación de la actividad económica y el fin de la cosecha gruesa, sostener el esquema actual podría dificultar aún más la acumulación de reservas", describe el informe. 

 el equipo económico anunció poco de lo que esperaba el mercado y habría generado una sensación de decepción en los operadores
El equipo económico anunció poco de lo que esperaba el mercado y habría generado una sensación de decepción en los operadores

De hecho, en junio, el BCRA ha sido vendedor neto de u$s47 millones, una cifra anormal para la época de cosecha gruesa. Aunque la oferta de los exportadores se aceleró respecto a los primeros días del mes, el mayor acceso de importadores viene marcando principalmente esta dinámica.

Lo concreto es que después de la victoria política que supuso la aprobación en el Congreso de la Ley Bases y el paquete fiscal, la gestión entró en una segunda fase marcada por señales negativas del mercado: una caída fuerte en la cotización de bonos y acciones y la combinación con un salto en el dólar y en el índice de riesgo país. 

La escalada del dólar blue y la inquietud del mercado

El dólar blue acumula desde el cierre de abril un aumento de 390 pesos o un 37,5%, una tasa muy superior a la inflación del período, que rompió con la tendencia de atraso relativo que había exhibido en los primeros cinco meses de gestión del libertario Javier Milei.

La mayoría de los operadores consultados por iProfesional señalaron que son  varias las razones y las causas que han generado esta especie de mal humor en el mercado financiero que no se condice con la mejora macroeconómica donde se pueden destacar la fuerte baja de la inflación mensual y los superávit fiscales primarios y financieros logrados en los primeros cinco meses de este año.

La más evidente y contundente es tal vez la baja de la tasa de interés para colocaciones en pesos. Los plazos fijos pasaron a rendir en el promedio de bancos cerca de 30% nominal anual, en torno al 2,5% de tasa efectiva mensual que, hoy por hoy, es la mitad de la inflación. Esto implica menos incentivo para quedarse invertido en pesos y empuja a una mayor demanda de divisas por las vías alternativas.

Otra causa podría ser el aumento de la oferta monetaria por los pesos que genera el BCRA para comprar dólares. Hay más pesos en circulación y, como es habitual, una parte se canaliza hacia la demanda de dólares. 

El dólar blue acumula desde el cierre de abril un aumento de 390 pesos o un 37,5%, una tasa muy superior a la inflación del período
El dólar blue acumula desde el cierre de abril un aumento de 390 pesos o un 37,5%, una tasa muy superior a la inflación del período

En ese sentido hay que destacar que Base Monetaria que es la cantidad de dinero con la que funciona la economía, alcanzaba los $15 billones al cierre de abril en tanto que el 26 de junio llegó a los $18,6 billones, lo que significa un aumento de 25 % en poco más de dos meses. 

La debilidad de las reservas internacionales es otro aspecto a tener en consideración ya que esos activos brutos del BCRA se vienen estancando debajo de los u$s30.000 millones hace dos meses, mientras que las reservas netas - descontados depósitos privados y préstamos- son prácticamente neutras.

Temas relacionados