Más artículos

Hoteles alojamiento y cajas de seguridad: las polémicas medidas de Montoya, el exrecaudador que quiere "volver al ruedo"

Hoteles alojamiento y cajas de seguridad: las polémicas medidas de Montoya, el exrecaudador que quiere "volver al ruedo"
La sola mención de Santiago Montoya como posible titular de la AFIP, ya encendió las alarmas de los más reconocidos tributaristas de la Argentina
Por Hernán Gilardo
24.10.2019 08.08hs Impuestos

La sola mención de Santiago Montoya como posible titular de la AFIP, de ganar Alberto Fernández las elecciones del próximo domingo, ya encendió las alarmas en los escritorios de los más reconocidos tributaristas de la Argentina.

Hoteles alojamiento, cajas de seguridad y cartas a esposas de morosos; son sólo algunos de los ejemplos de polémicas medidas que el exrecaudador de ARBA implementó durante su gestión frente al fisco bonaerense.

Iván Sasosvky, CEO de Sasovsky & Asociados fue categórico al ser consultado ante el posible retorno del ex funcionario: "Montoya ha atropellado como administrador del fisco de la provincia de Buenos Aires los derechos básicos de los contribuyentes. Ha creado un sistema nefasto de cobros anticipados con la única finalidad de aumentar las arcas fiscales sin importar cómo".

"Cuando el Estado toma esas posturas totalitarias, estamos frente a terrorismo fiscal y las consecuencias inmediatas son un aumento de la informalidad y un mayor presión sobre quienes no pueden escapar de ese sistema perverso", agregó Sasovsky.

"Debemos tomar la cuestión fiscal y tributaria con la seriedad que se merece y no alentar el desarrollo de políticas tribuneras ridículas que van en desmedro de nuestros derechos y de nuestra relación como miembros de una sociedad amparados por la constitución con obligaciones importantes, pero también con derechos que nos resguardan de este tipo de personajes", agregó.

En tanto, Julián Ruiz, Socio de R&A Consultores Tributarios, expresó que "cuando estuvo a cargo de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires muchas de las conductas del Organismo resultaron cuestionables judicialmente".En su gestión se comenzó a configurar el engorroso sistema de recaudación que generó y continúa generando recurrentes saldos a a favor en la Provincia de Buenos Aires, en la mayoría de los casos, irrecuperables y que se terminan licuando por el efecto inflacionario constituyendo una exacción ilegal que implica un verdadero empréstito forzoso perpetuo a favor del Estado Provincial en detrimento de los contribuyentes que mes a mes, resignan capital de trabajo.

Cabe recordar al respecto que no sería viable la aplicación de una política tributaria nacional con dicho horizonte porque sería explícitamente contraria con las recomendaciones elevadas por los equipos técnicos del PJ a su candidato presidencial, quien pregona la homogenización y reducción de los diversos sistemas de recaudación.

"Resulta importante recordar que medidas tales como intentar confiscar la cajas de seguridad, el seguimiento de contribuyentes con deudas de Impuesto Automotor en la puerta de barrios cerrados, las fotos en hoteles alojamientos, las calcomanías en los autos con la leyenda deudor, entre tantas otras, pareciera que no tendrían lugar ante el eventual triunfo del candidato Alberto Fernández", señaló Ruiz.

Una por una, las polémicas medidas

Diego Andrés Colazo, Contador Público Nacional UNJu y especialista en Tributación, realizó un listado detallado de las medidas más polémicas que implementó Santiago Montoya:

- Operativos masivos de fiscalización "Tormenta de Verano" en la costa de la Provincia de Buenos Aires y "Tormenta de Invierno" en centros vacacionales de otras provincias (v.gr. Las Leñas en Mendoza, Bariloche en Río Negro, Villa La Angostura en Neuquén), con miles de inspectores recorriendo los lugares de concentración turística para informar deuda y cobrar in situ.

- Operativos selectivos de fiscalización en los accesos de hoteles alojamientos. Asimismo, dispuso fiscalizaciones específicas para estaciones de servicio, restaurantes, desfiles, espectáculos teatrales, entre otros.

- Utilización de inspectores vestidos como Papá Noel para controlar facturación de ventas en Navidad y como árbitros de futbol para controlar la situación fiscal de quienes viajaban al mundial de Alemania 2006 en el aeropuerto de Ezeiza.

- Control de situación fiscal de los bonaerenses que veraneaban en Punta del Este en la plataforma de embarque de Buquebus.

- Detección de deudores en los impuestos a los automotores y a las embarcaciones deportivas en estacionamientos y guarderías náuticas con posterior escrache a través de la pegatina de obleas de color rojo con leyendas "Moroso" o "vehículo con deuda" en automotores, embarcaciones, entre otros.

- Publicación de listados de contribuyentes deudores del impuesto automotor con vehículos de alta gama.

- Utilización de drones para relevamientos fotográficos de construcciones sin declarar en countries.- Circularización a bancos para que informen deudores de ARBA con cajas de seguridad y embargos posteriores.

- Campaña 2004 de intimación e inducción dirigidas a cónyuges de contribuyentes deudores y a familiares de contribuyentes fallecidos.

- Creación e implementación del Código de Operaciones de Traslado.

A Santiago Montoya se le atribuye también el endurecimiento de los sistemas de recaudación anticipada sobre cuentas bancarias mediante la implementación de aquel programa "Torniquete Fiscal" que comprendía un paquete de medidas para evitar que los contribuyentes eludan al sistema financiero regulado y canalicen dinero por vías informales. Asimismo, durante su gestión, se radicalizaron aún más los sistemas de retención y percepción basados en presunciones que luego, además, fueron replicados en otras provincias, motivando la intervención de la propia Comisión Arbitral a través del dictado de una resolución general que fue cuestionada.

"En su gestión Montoya sostuvo un perfil intransigente y netamente recaudatorio, lo que lo llevó a ser comparado por algunos especialistas con aquellos centuriones romanos que recaudaban tributos para el César a punta de espada", explicó Colazo.

No se puede ocultar que Argentina es un país castigado por la evasión fiscal, por una presión tributaria asfixiante, por el deterioro de la conciencia ciudadana y por la falta de transparencia gubernamental, cuestiones éstas que minan la conciencia y el cumplimiento de los contribuyentes.

"Si Montoya accede al cargo de Administrador Federal deberá reinventarse y replantear su modus operandi frente el rol del administrador tributario 5.0 que los contribuyentes requieren hoy en día en el vínculo jurídico tributario", concluyó Colazo.

Temas relacionados