Estados Unidos reabre las puertas a inversores argentinos

Estados Unidos reabre las puertas a inversores argentinos
Gradualmente se reiniciarán los procesos para poder obtener visas de intercambio comercial y de inversión en el país norteamericano
Por iProfesional
06.09.2021 07.36hs Management

El Departamento de Estado Americano anunció la reapertura gradual de los procesos para obtener las visas por el tratado con la República Argentina. Se trata de las visas E-1 de intercambio comercial y E-2 de inversión.

La noticia, que se dio a conocer luego de un año y medio de la suspensión de estos servicios por el contexto pandémico, posibilitará a los argentinos presentar sus solicitudes ante el consulado para su procesamiento y entrevista consular.

La reapertura de estos procesos se realizará de forma gradual, según las directivas del Departamento de Estado, publicadas el pasado 30 de agosto de 2021. Las mismas, que describen el orden en el cual los consulados reorganizarán los turnos y entrevistas, reconocen que habrá que enfrentar demoras debido a los retrasos de los casos pendientes.

Algunos estudios de abogados sugieren preparar con anticipación el material para el envío digital al consulado: "Muchos clientes nos han confiado su caso para tenerlo listo al momento de poder aplicar. Si bien las demoras son previsibles, es recomendable que aquellos clientes decididos a invertir en Estados Unidos, comiencen a preparar los casos para evitar así la extensión de ese tiempo de espera para la entrevista consular", afirmó a Infobae Inés Bloch, titular del estudio jurídico Inés Bloch Law PA.

Requisitos de la Visa de Inversión E-2

Cuáles son los requisitos para obtener una visa de inversor en Estados Unidos
Cuáles son los requisitos para obtener una visa de inversor en Estados Unidos

Para obtener una visa de inversor es recomendable que el solicitante invierta entre 180.000 y 200.000 dólares en un negocio operativo en Estados Unidos, con dos empleados en nómina, y que proyecte utilidades a cinco años.

"Aquellos negocios que ofrecen una atención diaria al cliente y que requieren mayor cantidad de empleados son mejor vistos por los oficiales consulares", agregó Solange Muleiro Matouk, miembro del mencionado estudio jurídico.

La Visa E-2 es renovable de manera indefinida, siempre que el negocio se encuentre operativo y cumpla con los requisitos de la ley. Además, la inversión no debe ser marginal: se deben obtener más ingresos de los necesarios para que el inversor y su familia puedan vivir en Estados Unidos.

Finalmente, es necesario viajar a Estados Unidos para dirigir y desarrollar el negocio. Si la persona que aplica no es el principal inversor, deberá ser empleado en una posición ejecutiva, gerencial, o altamente especializada.

"Es una visa relativamente flexible, y por esa razón algunos clientes optan por ella para conseguir un plan alternativo que les permita obtener utilidades en otra moneda y, a la vez, tener la oportunidad de una experiencia laboral y de vida en Estados Unidos", manifiestan los integrantes de la firma.

Por otra parte, si el inversor desea obtener una "green card" -tarjeta verde para vivir y trabajar en Estados Unidos como extranjero- y residir permanentemente en EE.UU., debe invertir dinero y generar por lo menos 10 puestos de trabajo mediante esa inversión.

Se trata del programa EB-5 de Inversor, para el cual es necesario tener en cuenta la decisión Behring: un caso judicial que define que la inversión debe ser como mínimo de 500.000 dólares. El programa EB-5 cuenta con dos partes: las inversiones en centros regionales, y las inversiones directas.

La inversión en un centro regional consiste en invertir dinero en el proyecto de un tercero, a modo de préstamo, por cinco años. Este préstamo permite al inversor obtener una "green card", siempre que preste el dinero y el proyecto genere 10 puestos de trabajo. En el curso de este proceso, el inversor deberá demostrar, transcurridos dos años, que el dinero continúa invertido y los 10 puestos de trabajo han sido creados. Durante los dos primeros años, se obtiene una "green card" condicional y, una vez transcurrido ese tiempo, se puede acceder a la definitiva por un plazo de 10 años.

En el programa de inversión directa, se puede estar a cargo de todo el proyecto, o ser un accionista minoritario de un proyecto. Se obtiene la green card de igual manera pero, a diferencia del préstamo al centro regional, se trata de una inversión de capital.

"Se pueden construir desde hoteles, hasta estaciones de servicio para obtener la 'green card'. Además, el clima es ideal para los inversores directos, ya que se espera un recorte de los tiempos de procesamiento, mientras que no se puedan presentar aplicaciones de centros regionales", explicó Muleiro Matouk a Infobae.