Se define el futuro de los entes y empresas públicas tras la crisis que estalló en el Gobierno

Se define el futuro de los entes y empresas públicas tras la crisis que estalló en el Gobierno
Organismos y compañías estatales loteadas entre Cristina Kirchner, Alberto Fernández y Sergio Massa también quedaron en el foco del conflicto
Por Andrés Sanguinetti
15.09.2021 20.16hs Negocios

El espiral de conflicto político interno entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner generó un fuerte temblor no sólo en los mayores estamentos ministeriales, sino también en los organismos y empresas estatales que los integrantes del Frente de Todos se repartieron tras llegar a la Casa Rosada en diciembre del 2019.

Es decir, entre el kirchnerismo, el albertismo y el massismo, que no sólo se distribuyeron los principales cargos dentro del esquema político oficialista sino que también lotearon el control de entes y compañías púbicas que manejan, y operan millonarias cajas.

La tensa reunión mantenida entre CFK y Alberto Fernández en la Quinta de Olivos fue trascendente para entender las renuncias masivas presentadas por los referentes K y que, de sostenerse esas decisiones, también podrían derivar en más cambios de mando en esos entes y compañías públicas.

Como ejemplos se pueden citar los casos de Anses, el PAMI y Aerolíneas Argentinas que hasta este miércoles 15 de septiembre estaban bajo el radar de referentes kirchneristas como Luana Volnovich, Fernanda Raverta y Pablo Ceriani.

Los tres decidieron hacer caso al mandato de su jefa política y presentar sus renuncias, como también lo hizo Paula Español a la Secretaría de Comercio Interior que depende del Ministerio de Desarrollo Productivo.

Se trata de la funcionaria bajo la cual se generaron los principales planes de control de precios y programas de fomento de consumo que impulsó desde su puesto casi como segunda del ministro Matías Kulfas.

Fernanda Raverta, titular de Anses, una de las que presentó su renuncia a Fernández.
Fernanda Raverta, titular de Anses, una de las que presentó su renuncia a Fernández.

Incertidumbre en organismos oficiales

Por otra parte, aparece como incierto el futuro de otros funcionarios del mismo sector kirchnerista al frente de otros organismos oficiales de importancia como la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), y los entes reguladores de servicios públicos como la electricidad, el gas y las telecomunicaciones.

En el primer caso, el organismo tiene como titular a Martín Cosentino, hombre del sciolismo y titular del PJ de Vicente López, pero como segundo se encuentra Juan Agustín Debandi, un representante camporista que en las últimas elecciones perdió la intendencia de Tres de Febrero en manos de Diego Valenzuela.

En cuanto al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) y el Ente Nacional de las Comunicaciones (ENACOM), sus puestos principales también se lotearon entre funcionarios kirchneristas y massistas, quienes por ahora se mantienen dentro de la órbita gubernamental.

Lo mismo ocurre con los titulares de otras empresas con participación estatal de color kirchnerista como la petrolera YPF o su par encargada de operar el yacimiento de Río Turbio, así como sociedades vinculadas a las operaciones portuarias y de transporte que son gerenciadas por referentes del titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Su futuro también es por estas horas dudoso, con versiones tan dispares que lo ubican como renunciando a su cargo o reclamando más espacio de poder.

Sergio Massa, una figura que gana relevancia en medio de la crisis del Frente de Todos.
Sergio Massa, una figura que gana relevancia en medio de la crisis del Frente de Todos.

De todos modos, Massa ya tiene delegados en el Ministerio de Transporte, con Alexis Guerrera ocupando el mayor cargo en esa dependencia y con Martín Marinucci en Trenes Argentinos, que tiene bajo su órbita las líneas Belgrano Sur, Mitre, Roca, San Martín, Sarmiento y Tren de la Costa, además de ramales en el interior e interurbanos.

A esto le suma el cargo de su esposa, Malena Galmarini, en AySA, la empresa estatal de agua, y los lazos que tiene con Gabriel Katopodis, ministro de Obras Públicas que también presentó su renuncia pero le fue rechaza por el Presidente.

Durante los últimos años de gobierno de Cristina Kirchner se acercó a Sergio Massa y fue uno de los miembros fundadores del Frente Renovador para luego volver al Frente para la Victoria y en el 2015 revalidar su cargo como jefe comunal.

Bajo su control se encuentra Corredores Viales, conformada por capital social íntegramente estatal, cuyos accionistas son: el Ministerio de Obras Públicas que posee el 51% y Vialidad Nacional con el 49%.

En la actualidad opera la totalidad de las autopistas con peaje en el país que fueron estatizadas en los últimos años, con excepción de los accesos Norte y Oeste que todavía están bajo orbita privada con las operaciones de Autopistas del Sol (Ausol) y Grupo Concesionario del Oeste (GCO).

El propio Massa, si no renuncia, ya avisó sobre su afán de sumar más poder interno con una propuesta para armar un Ministerio de Economía ampliado que absorba también al de Desarrollo Productivo, y deje a Martin Guzmán y Matías Kulfas sin trabajo.

La jugada del ex intendente de Tigre estaría vinculada con el acuerdo con el FMI que el país todavía no cerró y del cual podría ser el artífice del éxito gracias a su llegada a la Casa Blanca y al establishment empresario.

Sin sangre

Con este panorama de fondo, entre los referentes oficialistas consultados por iProfesional entienden que "la sangre no va a llegar al río" y que habrá una negociación que permitirá oxigenar la gestión y los planes que la coalición oficialista deberá encarar para intentar revertir la contundente derrota electoral de las PASO del pasado domingo 12 de septiembre.

Gabriel Katopodis, ministro de Obras Públicas que se mantiene al frente de su cargo
Gabriel Katopodis, ministro de Obras Públicas que se mantiene al frente de su cargo a pesar de haber presentado su renuncia

En ese contexto, habrá que esperar para ver si las renuncias en el mapa de poder dentro del Gobierno nacional se mantienen, si se van solamente algunos o se quedan todos.

La decisión parece estar en manos de Alberto Fernández o en el rumbo que tomará para oxigenar su gobierno, con la crisis de gobernabilidad abierta partir de la jugada del kirchnerismo en donde entienden ser los dueños de los votos que el Frente de Todos sacó en las PASO y por eso le piden al Jefe de Estado que tome las iniciativas que CFK le llevó a la Olivos para encarar los próximos meses.

Si el Presidente decide atrincherarse junto a los suyos se quedará sin respaldo político interno y seguramente habrá más renuncias en los entes, organismos y empresas públicas todavía controladas por La Cámpora y el Instituto Patria.

La única posibilidad cierta de que este escenario no ocurra está dado porque el Presidente se deje ayudar por los mismos socios que le acaban de informar que se van del gobierno y se haga eco de las medidas que CFK pretende que se tomen entendiendo que son las adecuadas para dar vuelta la elección y que incluye a la vez la salida de varios ministros y funcionarios cercanos a Alberto Fernández.

Temas relacionados