Sin dólares para la industria: se agiganta el peligro de que sectores clave entren en parálisis

El Gobierno no afloja el cepo que rige sobre el acceso a las divisas y segmentos que generan miles de empleo transitan una crisis grave. Los detalles
Por Patricio Eleisegui
09/05/2022 - 15,32hs
Sin dólares para la industria: se agiganta el peligro de que sectores clave entren en parálisis

Sigue sin flexibilizarse el acceso a las divisas y la industria ya opera con todas las luces de emergencia encendidas. A pesar de las promesas acercadas por representantes del Ministerio de Desarrollo Productivo y el Banco Central (BCRA) a los distintos sectores, lo cierto es que la disponibilidad de dólares es por demás de acotada y nichos como la producción automotriz y la fabricación de electrónica están a un paso de entrar en parálisis.

Entidades como la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) volvieron a reclamar soluciones en el corto plazo y expusieron que existen faltantes de vehículos por efecto de una producción que perdió velocidad a partir de la escasez de insumos y componentes.

El mercado interno "viene mostrando una leve contracción producto de la falta de oferta", expresó Martín Galdeano, presidente de la organización. Destacó que en este escenario "se hace necesario encontrar una solución rápida frente a la Comunicación A 7466 del Central que, como venimos alertado, impactará en la producción del sector".

Las ventas, por efecto de la falta de unidades, cayó 3,3 por ciento en las concesionarias. El titular de ADEFA expuso la falta de determinadas piezas como una de las variables que redundó en esa estadística negativa.

A tono con Galdeano, esta semana Pablo Di Si, presidente ejecutivo regional de Volkswagen, pidió resolver cuanto antes el problema de los insumos que faltan a raíz de las trabas existentes. El directivo elevó ese pedido en simultáneo al anunció de inversiones en Argentina por 250 millones de dólares para los próximos años.

Las automotrices advirtieron que habrá paradas de planta y suspensiones si no se agilizan las importaciones.
Automotrices advirtieron que habrá paradas de planta y suspensiones si no se agilizan las importaciones.

Cepo a los dólares para importar: las automotrices se paralizan

Lo expuesto por Di Si se condice con lo informado por las terminales en estos últimos días. Las compañías del sector dan por descontado que, si hay flexibilización en la disponibilidad de divisas, durante mayo se paralizará la producción por la falta de abastecimiento de autopartes y materiales clave para la labor en las plantas nacionales.

A fines de abril advirtieron, además, que si cae el ritmo de fabricación el resultado será la suspensión de cuanto menos 80.000 personas.

"Varias empresas autopartistas nos han informado que no podrán continuar abasteciendo a las empresas terminales al no haber sido aceptado por parte de sus proveedores del exterior los cambios en las condiciones comerciales que tenían previamente a la comunicación A 74612", precisaron ADEFA, AFAC y el gremio SMATA en un comunicado reciente firmado en conjunto.

"Como alertamos oportunamente y en reiteradas ocasiones, esta situación continuará agravándose en los sucesivos meses ya que alcanzará progresivamente al resto de las empresas autopartistas y terminales, teniendo como resultado paradas de producción, suspensión del personal de toda la cadena productiva (aproximadamente unos 80 mil), como así también un impacto negativo muy significativo en las exportaciones y en el índice de la actividad industrial (IPI)", añadieron.

El bloque anticipó que, si no hay una solución política en el corto plazo, los planes de producción deberán aplazarse así como también las inversiones previstas para este año.

s
En las pequeñas y medianas empresas industriales las restricciones están generando un "parate productivo"

Pymes industriales, complicadas por las restricciones

Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), señaló  que en el caso de las pequeñas y medianas empresas industriales las restricciones están generando un "parate productivo" debido al desabastecimiento de materias primas.

"Las pymes están sufriendo la falta de materia prima que no se produce en el país. Y si bien existe un sistema para garantizar el consumo histórico de cada fábrica, que busca evitar un salto en las compras externas ante la escasez de dólares, la comparación con la casi nula actividad en pandemia y con el año pasado muestra un panorama que no se ajusta a las necesidades de la reactivación", expuso recientemente a iProfesional.

Sin rodeos, el titular de IPA aportó un ejemplo que grafica la situación: "Tenemos un socio que casi no pudo importar en 2020 debido a las restricciones del comercio mundial. Y el año pasado tuvo diez meses la planta parada. Hoy, tiene compromisos que no puede atender, porque el cupo que le corresponde es muy bajo. Esos casos se están multiplicando ante la reactivación de la actividad productiva".

Asimismo, Rosato alertó que la situación también está generando un efecto no deseado por el Gobierno. El directivo sostuvo que el proceso de sustitución de importaciones motorizado por el oficialismo "quedó virtualmente interrumpido ante las restricciones al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) debido al desbalance en importaciones de insumos versus productos terminados".

"Las importaciones de insumos para la actividad están en el listado de Licencias Automáticas, mientras que los productos terminados cuentan con Licencias No Automáticas (LNA). Ante las restricciones y la aplicación del cupo para importar, se está dando una dinámica de autorizaciones más ágiles de LNA que de LA, lo que provocó involuntariamente un ciclo de importación de valor agregado", acotó.

Por la falta de insumos, la entrega de emprendimientos terminados se alargó 4 meses.
Por la falta de insumos, la entrega de emprendimientos terminados se alargó un semestre.

Faltantes: qué pasa en el ámbito de la construcción

En el ámbito del ladrillo, la falta de acceso a insumos importados ya genera demora en la conclusión de proyectos y la entrega de unidades. En diálogo con iProfesional, Darío López, presidente de la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) y socio en Arquitectonika, sostuvo que los plazos de terminación de proyectos pasaron de un promedio de 24 meses a los actuales 30.

El directivo brindó detalles de los productos y piezas más afectados por el desabastecimiento. Y comentó que los proveedores apenas si pueden mantener por una semana los presupuestos que generan.

"Estamos en un momento por demás de complicado. Si bien en la construcción hay mucho componente nacional, lo cierto es que el stock es mínimo y eso se ve agravado por un consumo de materiales cada vez más elevado", dijo.

"Revestimientos y pisos tienen demoras de ingreso de por lo menos 60 días. En lo que tiene que ver con calefones y calderas pasa algo parecido: te venden ahora para entregarte en dos meses. La mayoría de las cerraduras son importadas, por lo que tampoco están entrando. Todo se ha ido complicando a gran velocidad", agregó.

López señaló, además, que faltan piezas para la instalación de ascensores y también hay complicaciones para dar con ladrillos y grifería. El dólar que prima en las cotizaciones, indicó, es el paralelo.

"Las partes para los ascensores, la electrónica, tiene una demora de por lo menos 4 meses. Normalmente se los encarga unos 6 meses antes de concluir la obra. Ahora tenés que pedir todo ni bien iniciás, pero con el inconveniente de que no sabés si luego el ascensor va a quedar bien porque no tenés el hormigón construido. No hay forma de medir. Es una combinación de problemas que se traduce en demoras en la conclusión de viviendas y emprendimientos que podría pararse", concluyó.