NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Coimas en la obra pública

Por un voto, se cayó el debate por los allanamientos a Cristina: el PJ se mostró muy dividido y no hubo quórum

Por un voto, se cayó el debate por los allanamientos a Cristina: el PJ se mostró muy dividido y no hubo quórum
El tratamiento se postergó para el próximo miércoles a las 14. No se alcanzaron los 37 senadores necesarios para iniciar la sesión como se había acordado
15.08.2018 09.26hs Política

La imagen del bloque peronista en el Senado lo decía todo. El jefe de la bancada, Miguel Ángel Pichetto estaba casi en soledad. Se destacaban las bancas vacías a su alrededor. El PJ fue el gran responsable de que no avanzara la sesión de este miércoles en que se iba a tratar el allanamiento a los domicilios de Cristina solicitados por el juez Claudio Bonadio en el marco del "cuadernogate". No se alcanzaron los 37 legisladores que se habían acordado en comisión para iniciar el debate. Pero no se alcanzó el quorum. 

Hubo 36 senadores presentes y la vicepresidenta y titular del Senado, Gabriela Michetti, tras consultar a los jefes de bloque decidió levantar la sesión a las 14.30. Volvió a pasar a un cuarto intermedio. Esta sesión ya venía de un impasse similar del último jueves.

Si bien no se requería el quórum de los 37, por la importancia institucional de la medida los distintos sectores habían acordado el último martes por la noche comenzar a sesionar solo si había esa cantidad de legisladores en sus bancas.

Por eso, Michetti consultó cerca de las 14.30 si estaban de acuerdo y tanto Pichetto como el jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, coincidieron en avalr la nueva postergación.

"El Senado tiene que dar los debates de cara a la sociedad", aseguró que el presidente de bloque del PJ en la Cámara Alta. 

"Es el allanamiento más publicado de la historia judicial argentina. El juez no va a encontrar nada pero tiene derecho a allanar", afirmó Pichetto.

A su turno, Naidenoff, afirmó: "Teníamos la oportunidad de enviar una señal muy fuerte a la sociedad desde la política y consistía simplemente en cumplir un oficio judicial".

"Los senadores que no están presentes cometen un gran error. Fortalecer al Senado requiere de fuertes gestos", agregó el formoseño.

PJ dividido

El peronismo se mostró muy dividido. El golpe lo recibió sin dudas Pichetto, quien decidió avanzar con esta medida a sabiendas de que su bloque no lo acompañaba de forma homogénea.

De los 24 integrantes de la bancada, 16 estuvieron ausentes. Sólo lo acompañaron Rodolfo Urtubey, Carlos Caserio, Carlos "Camau" Espínola, Dalmacio Mera, Omar Perotti, Eduardo Aguilar y Mario Pais. 

Era cantado que el kirchnerismo se abroquelaría en el apoyo irrestricto a su líder y que Cambiemos estaba decidido a ir a fondo en apoyo de la medida judicial de Bonadio. La gran duda era el PJ. Y la imagen de ese bloque en la cámara fue contundente.

Los procedimientos que pidió el magistrado incluían las viviendas que la senadora posee en las localidades de Río Gallegos y El Calafate en la provincia de Chubut y el departamento ubicado en el barrio porteño de Recoleta.

De acuerdo a la Ley de Fueros (25.320) el Senado debe votar si autoriza al juez a realizar los allanamientos. Ese debate debía comenzar a las 14.

"Ratifico la posición que públicamente he planteado en el sentido de que el pedido de allanamiento, una vez que el juez amplió sus fundamentos resolutivos, no debe ser trabado toda vez que se trata de una medida de prueba y no se puede impedir la prosecución de la investigación", había expresado Miguel Angel Pichetto en un comunicado. Lo respaldaron Rodolfo Urtubey (Salta) y Dalmacio Mera (Catamarca).

Pero dentro del peronismo, no todos opinaban igual. Tal es el caso de José Mayans (Formosa), Rubén Uñac (San Juan) y Pedro Guastavino (Entre Ríos).

Para Mayans, la requisitoria de Bonadio "tiende a dar un golpe mediático" y esconde la intención de "humillar" a la senadora a la que consideró como la persona "que tiene intención de voto muy fuerte", incluso superando en la actualidad al presidente Mauricio Macri.

En cuanto al Interbloque Federal de peronistas díscolos y las bancadas provinciales, concurrieron únicamente la neuquina Lucila Crexell, el santafesino Carlos Ruetemann, la misionera Magdalena Solari, la salteña Cristina Fiore y el porteño Fernando "Pino" Solanas. 

Por supuesto, en el FpV, no existían dudas; cerraron filas en torno a su jefa.

En tanto que desde el bloque de Cambiemos, necesitado de los votos del peronismo dialoguista, no mostraban fisuras respecto a avalar la petición de Bonadio, aunque hubo deserciones inocentes, pensando que se tenían los números para habilitar el debate. De los 25 senadores, hubo 23. Solo se asuentaron Esteban Bullrich y Miriam Boyadjian.

En la misma sesión, el Senado debía tratar el proyecto de extinción de dominio, una figura jurídica que permite al Estado recuperar los bienes obtenidos y usados por el delito, incluida la corrupción.

Qué dijo Cristina

La expresidenta se presentó el lunes ante Bonadio en los tribunales de Comodoro Py para declarar y entregó un escrito donde lo acusó de "juez enemigo" y denunció "una persecución".

"Desde el 10 de diciembre de 2015 me armaron seis causas penales y todas ellas fueron radicadas en Comodoro Py. De las seis, cinco fueron iniciadas e impulsadas por Bonadio. ¿Milagro? No. ¿Forum shopping?", dijo.

La exmandataria aseguró que existe una "decisión política del Poder Judicial -en su más alta expresión- en coordinación con el Poder Ejecutivo y los medios hegemónicos, para ungir a Bonadío como brazo de persecución contra mi persona".

La expresidenta continúa a la espera de la decisión del Senado mientras varios funcionarios de alto rango de su gobierno y ejecutivos corporativos ya están detenidos.

"Es la nueva estrategia regional para proscribir dirigentes, movimientos y fuerzas políticas que ampliaron derechos y permitieron salir de la pobreza a millones de personas durante la primera década y media del siglo XXI", escribió la expresidenta en Twitter. 

Te puede interesar