Tras el cambio de embajador en China, Xi Jinping le envió una carta a Alberto Fernández

Tras el cambio de embajador en China, Xi Jinping le envió una carta a Alberto Fernández
El mandatario chino propuso profundizar la cooperación en la investigación sobre el COVID-19. Los detalles de la nueva vacuna china que fue aprobada
Por iProfesional
04.01.2021 07.43hs Política

El presidente de China, Xi Jinping, aseguró que su país está dispuesto a trabajar con Argentina para promover la cooperación de alta calidad en la iniciativa de la Franja y la Ruta, y avanzar en la construcción de una comunidad de futuro compartido para la humanidad.

China concede gran importancia a los lazos bilaterales, dijo Xi en un reciente intercambio de cartas con su par argentino, el presidente Alberto Fernández, en el cual pidió esfuerzos concertados para mantener y potenciar el desarrollo de la asociación estratégica integral entre los dos países.

Desde que Fernández llegase al poder, según informó la agencia estatal china Xinhua, ambos mandatarios han hablado vía telefónica y han intercambiado cartas en multitud de ocasiones, llegando así a un importante consenso sobre el fortalecimiento de las relaciones bilaterales y el fomento de la cooperación en campos como la lucha contra la pandemia de COVID-19.

"La pandemia sanitaria es una prueba seria para todo el mundo", apuntó Xi en su misiva, e indicó que frente a la enfermedad del nuevo coronavirus, los dos países han estado unidos y se han ayudado, con lo cual su larga amistad se ha estrechado en este combate conjunto.

Según afirmó, China está lista para reforzar la cooperación con Argentina en la investigación, desarrollo y aplicación de vacunas contra el COVID-19, y continuará ofreciéndole al país sudamericano apoyo y ayudas dentro de su capacidad en la lucha antipandémica.

Fernández, por su parte, elogió el desarrollo de las relaciones bilaterales y los logros de China a la hora de contener la pandemia, al tiempo que agradeció al país asiático su apoyo al combate argentino contra el COVID-19.

"Para encarar el impacto de la enfermedad, los países deberían mostrar solidaridad, así como respeto y apoyo mutuos, y comprometerse a construir una comunidad de futuro compartido para la humanidad", una idea propuesta por Xi, recordó.

El presidente argentino subrayó que China consiguió su objetivo en cuanto a la reducción de la pobreza según lo programado y cosechó logros notables en la ciencia y la tecnología, lo que ha generado beneficios para el pueblo chino y el mundo en su conjunto.

Señaló también que tanto Argentina como China defienden el multilateralismo, apoyan los diálogos interestatales y potencian los diálogos regionales a fin de alcanzar un desarrollo armonioso.

La iniciativa de la Franja y la Ruta conduce al refuerzo de la conectividad y la comprensión entre los dos países, dijo Fernández, y agregó que Argentina está preparada para fortalecer la cooperación con China en varios sectores, entre ellos el de las vacunas, e impulsar de forma conjunta el desarrollo de su asociación estratégica integral.

Embajadores en China

Sabino Vaca Narvaja junto al presidente Alberto Fernández.
Sabino Vaca Narvaja junto al presidente Alberto Fernández.

En medio de la polémica por las dificultades que tuvo Argentina para acceder a las vacunas chinas contra el coronavirus, el Gobierno decidió desplazar a Luis Kreckler y designar al frente de la Embajada en Beijing a Sabino Vaca Narvaja, quien hasta el momento se desempeñaba como representante especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones en la citada sede diplomática.

El funcionario es hijo de Fernando Vaca Narvaja, uno de los fundadores de Montoneros, y hermano de Camilo, ex pareja de Florencia Kirchner y padre de Helena, la nieta de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Sabino Vaca Narvaja, de 45 años, es un apasionado de China y desde hace años trabaja y estudia las relaciones políticas y bilaterales con Argentina del gigante asiático.

Antes de llegar a ese país como funcionario había creado un programa de cooperación y vinculación Chino-Argentino, dependiente del Departamento de Planificación y Políticas Públicas de la Universidad de Lanús.

Arribó a China el 29 de mayo pasado, en uno de los vuelos especiales que Aerolíneas Argentinas realizó en el marco de la denominada "Operación Shanghai" a través de la que trasladaron equipamiento e insumos médicos al país para luchar contra el coronavirus.

Sabino Vaca Narvaja se desempeñaba como Representante Especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones en China.

A poco de su arribo comenzó a trabajar junto a Kreckler para intentar "reorientar el diálogo político y a la vez establecer un plan de cooperación económica".

El desplazamiento de Kreckler le abrió la puerta a Vaca Narvaja para quedar al frente de la sede diplomática en medio de una negociación abierta del Gobierno para comprar millones de dosis de la vacuna Sinovac.

Entre sus trabajos vinculados a las relaciones con el gigante asiático, Vaca Narvaja publicó dos libros: "¿Por qué China? Miradas sobre la Asociación Estratégica Integral", y "China, América Latina y la geopolítica de la nueva ruta de la seda".

El licenciado en Ciencias Políticas llega a la embajada china con aval político del presidente Alberto Fernández pero el impulso determinante de la vicepresidenta, Cristina Kirchner.

"Necesitamos recuperar la senda de desarrollo sobre la base del crecimiento económico, la creación de empleo, la inclusión social, el desarrollo científico-tecnológico y el progreso federal, y China será muy importante en ese proceso", dijo Vaca Narvaja en una entrevista que le concedió tiempo atrás a la agencia Télam.

Y sumó: "En cuanto a los planes de cooperación e inversiones provenientes de China, apostamos a que se orienten principalmente hacia rubros que interesan a la Argentina como infraestructura, energías convencionales y renovables, minería, manufactura, innovación tecnológica, agricultura y tecnología de la información. En este proceso será clave promover la transferencia de conocimiento y tecnología entre los sectores científico y productivo de ambos países".

La vacuna china

China aprobó su primera vacuna contra el COVID-19 la semana pasada
China aprobó su primera vacuna contra el COVID-19 la semana pasada

Casa Rosada está negociando la adquisición de vacunas producidas por diferentes laboratorios: luego de firmar un acuerdo con la Federación Rusa, que ya entregó 300 mil dosis de la Sputnik V, comenzaron las tratativas con Sinopharm, que elaboró una propia junto al Instituto de Productos Biológicos de Beijing, la cual tiene una eficacia del 79 por ciento, inferior a otras que hay en el mercado.

China anunció este jueves la aprobación de esa primera vacuna de origen chino contra el nuevo coronavirus, aunque las autoridades precisaron que unas 3 millones de personas en grupos de riesgo ya fueron inmunizadas.

Esta primera vacuna, producida por Sinopharm con el Instituto de Productos Biológicos de Beijing, tiene una eficacia del 79%, había indicado un día antes el grupo farmacéutico.

Con estos resultados, la "Administración Nacional de Productos Médicos aprobó la solicitud de inscripción de la vacuna inactivada de Sinopharm de forma condicional", anunció en conferencia de prensa un alto responsable de este organismo, Chen Shifei, que precisó que el laboratorio debería proseguir los ensayos clínicos.

Este tipo de comercialización condicional permite ofrecer la vacuna al público cuando los análisis de los ensayos clínicos aún no están terminados pero indican que el producto es eficaz, precisó la agencia de noticias AFP.

En la misma conferencia de prensa, el ministro adjunto de Salud, Zeng Yixin, informó que la autorización permite generalizar la vacunación de los grupos de riesgo, como las personas mayores y la que tienen otras enfermedades crónicas. "La tercera etapa será vacunar a toda la población", aseguró.

Según el funcionario, una vacunación "de 60% a 70%" de los 1.400 millones de ciudadanos chinos será necesaria para garantizar "la protección del conjunto de la población" del país.

China realiza los ensayos clínicos de 14 potenciales vacunas, cinco en fase final de ensayos (fase 3), incluida la que acaba de ser aprobada.

En ese sentido, el ministro Zeng indicó que 3 millones de personas de riesgo fueron inoculadas desde el 15 de diciembre, sin precisar qué vacunas se utilizaron.

El presidente, Xi Jinping, prometió convertir las vacunas chinas en "bien público mundial" y ya empezó a entregar dosis a países como Indonesia o los Emiratos Árabes Unidos.