Ampliación de la Corte Suprema se empieza a tratar en el Senado: la negociación que viene y los votos que necesita el sector K

El Senado define el cronograma para el debate de tres proyectos. La cantidad de miembros sería objeto de negociaciones para que el kirchnerismo logre apoyo
Por Pablo Sieira
26/04/2022 - 21,22hs
Ampliación de la Corte Suprema se empieza a tratar en el Senado: la negociación que viene y los votos que necesita el sector K

El kirchnerismo inicia el tratamiento de la reforma y ampliación de la Corte Suprema de Justicia en el Senado como parte de su pelea con el máximo tribunal, pero abrirá una negociación en torno a la redacción final del proyecto para lograr el apoyo que necesita.

Las Comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia de la Cámara alta se reúnen este miércoles para dar comienzo al debate. Según supo iProfesional, la idea del oficialismo -que encabeza y tiene mayoría en ambas- es definir un cronograma y una lista de invitados a exponer sobre el tema para las próximas semanas.

La agenda del plenario de comisiones consta de tres proyectos, de los cuales uno solo pertenece al interbloque del Frente de Todos. Se trata de la iniciativa del puntano Adolfo Rodríguez Saá que propone llevar de 5 a 9 la cantidad de jueces de la Corte.

Las otras dos corresponden al rionegrino Alberto Weretilneck, quien suele negociar su apoyo al oficialismo desde el bloque independiente Juntos Somos Rio Negro y propone llevar la integración de la Corte a 16 miembros; y a la riojana Clara Vega, del bloque "Hay Futuro Argentina", que solo establece la paridad de género en el máximo tribunal.

La intención del kirchnerismo es ampliar la Corte, hoy de 5 miembros. El número final, sujeto a negociación

Por estas horas, la hipótesis que se maneja en el Senado es que el proyecto final combinará el contenido de los tres proyectos y contemplará especialmente al de Weretilneck. El rionegrino y su socia en el Senado, la misionera Magdalena Solari Quintana, son dos apoyos clave para el oficialismo, que no tiene quórum propio.

Reforma de la Corte y la negociación que se viene en el Senado

Si bien la designación de un juez de la Corte Suprema requiere de una mayoría calificada de dos tercios de los presentes en el recinto, un proyecto para reformar el Decreto Ley 1285/58 que dispone la integración del máximo tribunal puede aprobarse con simple mayoría de la mitad más uno.

La bancada oficialista reúne 35 votos entre el bloque Frente Nacional y Popular y el de Unidad Ciudadana (división gestada por la presidenta del Senado, Cristina Kirchner, para ganar un lugar en el Consejo de la Magistratura) pero para tener quórum y sesionar necesita 37. En ese sentido, Weretilneck y Solari Quintana son fundamentales para el oficialismo desde diciembre pasado, cuando perdió la mayoría.

Por ello, el hecho de que el rionegrino presentara su propio proyecto de reforma de la Corte Suprema abrió de par en par las puertas a una negociación con el Frente de Todos. Hay un antecedente fresco: el proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura se vio demorado una semana más de lo que preveía el oficialismo porque el rionegrino reclamaba cambios que, finalmente, debieron concederle.

Alberto Weretilneck presentó un proyecto propio que abre las negociaciones en el Senado

En los últimos días Weretilneck dio una señal sobre cómo podría ser la discusión en torno a la ampliación de la Corte al afirmar que su proyecto no fue conversado previamente con Cristina Kirchner, impulsora del tema.

"No lo hablé con ella ni con ningún integrante del Frente de Todos. Es el país que necesita esto. Yo lo había presentado hace un año y medio", afirmó el rionegrino en declaraciones radiales. Además, subrayó que "para designar un juez de la Corte se necesitan las dos terceras partes" y, por ello, suu propuesta de llevarlos a 16 "no se acomoda a favor de nadie".

Los principales proyectos

La bancada oficialista defenderá el proyecto de Rodríguez Saá. Esta iniciativa fue presentada en 2020 y perdió estado parlamentario, por lo que el puntano volvió a ingresarla por mesa de entradas. Propone una Corte de 9 miembros que deberán representar a "las distintas regiones del país": Patagonia, Cuyo, región Centro y el Norte Grande Argentino.

También deberá estar conformado por representantes del derecho "civil, comercial, penal, trabajo, seguridad social, constitucional, contencioso administrativo y cualquier otra rama del derecho público y/o privado" y "no podrá integrarse por más de cinco (5) jueces del mismo género".

El Senado define un cronograma para tratar el tema y podría llevar alrededor de un mes

El proyecto de Weretilneck es similar en cuanto a la intención de "federalizar" el máximo tribunal, pero es más taxativo. Entre los 16 miembros que propone para la Corte, deberá haber "al menos tres miembros por cada región", establecidas como "Ciudad de Buenos Aires; Provincia de Buenos Aires; Norte; Centro y Sur".

Además, señala que la presidencia de la Corte la definirán sus miembros por voto mayoritario y que será de un año, no pudiendo ser elegido dos veces consecutivas un representante de la misma región.

Los 16 jueces, de acuerdo al proyecto de Weretilneck, solo actuarán en plenarios "en los asuntos en que tiene competencia originaria" mientras que "para el resto de los casos funcionará en cinco Salas integradas por tres magistrados" elegidos por sorteo.

Puntos en común

Ambos proyectos, el de Rodríguez Saá y el de Weretilneck tiene en común el carácter federal que quieren darle al máximo tribunal. La principal diferencia es la cantidad de miembros y el apartado sobre las Salas. Esto podría convertirse en el punto clave para las negociaciones.

Actualmente la Corte tiene vacante el lugar que dejó Elena Highton de Nolasco al renunciar

Por otro lado está también el proyecto de Vega, que dispone que "los miembros del mismo sexo" de la Corte "no podrán superar en más de uno a los miembros del otro sexo" cuando sea un número par de jueces, y agrega que "en caso de modificarse" la composición con un número par, "deberá integrarse con un 50% de mujeres y un 50% de hombres".

La paridad de género también está contemplada en el proyecto de Rodríguez Saá, por lo que será un punto que con toda seguridad quedará reflejado en el proyecto que finalmente avance en el Senado.

Un acuerdo con Weretilneck y Vega le garantizaría al oficialismo la aprobación de la iniciativa en el Senado, pero en la oposición ven muy pocas posibilidades de que el proyecto, sea cual sea su letra final, pase el filtro de la Cámara de Diputados, donde los números para el Frente de Todos son mucho más ajustados.

Incluso en el caso de que se aprobara una ley para ampliar la Corte, el acuerdo político para ello debería ser extremadamente amplio como para poder cubrir todos los lugares del máximo tribunal. Y es que todavía la Corte tiene vacante el lugar que dejó Elena Highton de Nolasco con su renuncia el año pasado. El Gobierno no tiene candidatos para reemplazarla y el Senado no tiene los acuerdos para lograr los dos tercios.