El Salario Universal pierde terreno y el kirchnerismo prepara proyecto alternativo: cómo influye el factor Massa

La iniciativa se trabaja en el Senado y la idea es consensuarla con Economía. Los cambios en el Gobierno abren nuevo panorama para la negociación
Por Pablo Sieira
29/07/2022 - 19,06hs
El Salario Universal pierde terreno y el kirchnerismo prepara proyecto alternativo: cómo influye el factor Massa

El proyecto para implementar un Salario Básico Universal empezó a perder vuelo en el Congreso, donde los senadores que responden directamente a la vicepresidenta Cristina Kirchner decidieron avanzar en una propuesta alternativa, más acotada que la original, aunque la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía da lugar a una nueva negociación interna en el oficialismo.

Uno de los objetivos del proyecto de "ingreso complementario" en el que trabaja la senadora Juliana di Tullio, muy cercana a Cristina Kirchner, era pasar el filtro del ajuste fiscal que había anunciado Silvina Batakis, pero su abrupto reemplazo por Massa al frente de un "súper ministerio" económico que todavía tiene que definir su hoja de ruta abre un compás de espera.

La intención de presentar esta iniciativa en el transcurso de agosto, en principio, se mantiene, según supo iProfesional de fuentes de la bancada oficialista del Senado, solo que ahora quedaron a la expectativa de los primeros pasos del nuevo ministro, más allá de que su desembarco en el Gabinete tuvo aval de Cristina Kirchner.

Como había anticipado iProfesional, en el Senado un sector del bloque Frente de Todos conversaba desde inicios de julio sobre la posibilidad de redactar un proyecto distinto, a medida que crecían las dudas en torno al avance de la iniciativa original de Salario Universal que presentó el diputado oficialista Itaí Hagman, cercano al dirigente social Juan Grabois.

La llegada de Massa a Economía abre nuevo escenario en la discusión sobre Salario Universal o Ingreso complementario 

Finalmente, Di Tullio confirmó a un diario porteño que presentará un proyecto de ley distinto para establecer un ingreso que cubra el valor de la canasta básica alimentaria (alrededor de $15.000) y que alcance solo a las personas que están por debajo de la línea de indigencia, al tiempo que había adelantado que buscaría consensuarlo con Batakis, principalmente en lo referido al financiamiento de la medida.

Con ese mismo espíritu, ahora la conversación se daría con Massa, quien se propone mantener la línea general que había trazado su antecesora respecto de las cuentas públicas, aunque con un manejo político de la cuestión. Esto le permite suponer a los senadores que la negociación podría ser incluso más cómoda con él que con Batakis y que la iniciativa podría empezar a moverse.

¿De qué se trata el proyecto alternativo al Salario Universal y qué puede cambiar con Massa?

La idea del kirchnerismo de consensuar con el área económica del Gobierno una medida alternativa pero similar al Salario Universal Básico marca un contraste notable con lo que había sido la presentación del proyecto original en Diputados, que se dio en medio de las críticas públicas del kirchnerismo al ex ministro de Economía Martín Guzmán y sin consultarlo.

La búsqueda de un acuerdo entre los senadores del Frente de Todos y el Ministerio de Economía para avanzar con este proyecto alternativo se había vuelto necesaria para no volver a tensionar a la alianza oficialista, en un momento de alta incertidumbre económica y política.

La idea de Di Tullio, impulsora de la nueva iniciativa, es conversar los detalles con Economía

En el Senado confían por el momento en que el cambio de Batakis por Massa no alterará demasiado los planes. No obstante, la definición del equipo que rodeará al nuevo ministro podría influir en los detalles técnicos del proyecto de ingreso complementario que plantea el kirchnerismo.

La iniciativa apuntaría a otorgar un beneficio a las personas que se encuentran por debajo de la línea de indigencia y que, de acuerdo a los datos del INDEC, son alrededor de 4,2 millones. El monto que cobrarían sería equivalente a la canasta básica alimentaria de un adulto, que en junio se ubicó en $15.076,75. La negociación pasará por cómo se financiará, según supo este medio.

La diferencia con el proyecto de Salario Universal es que aquel proponía una cobertura por un monto similar pero para todas las personas desocupadas o que trabajaran en la informalidad, lo que se estimaba en alrededor de 7,5 millones de argentinos (los mismos que a principios de año cobraron el bono extraordinario o "nuevo IFE"), un número sensiblemente mayor al de la nueva propuesta.

Además, la idea de Di Tullio sería que este ingreso especial se aplique de manera progresiva y que la Anses y el Ministerio de Desarrollo Social crucen datos para determinar quiénes estarían efectivamente en condiciones de percibir el beneficio.

Salario Universal: menos chances en el Congreso, mismo reclamo

La negativa del Gobierno a implementar un Salario Básico Universal en un momento sumamente delicado para las cuentas públicas, con una corrida cambiaria que puso en peligrosa tensión las reservas del Banco Central, obligó al kirchnerismo a recalcular y pensar en un proyecto alternativo.

El proyecto de Ingreso complementario alcanzaría a un universo de personas menor que el Salario Universal 

La semana pasada se había hecho sentir nuevamente el reclamo de distintos movimientos sociales y dirigentes afines al kirchnerismo por la implementación del Salario Universal. Hubo pegatinas en distintos barrios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) para reclamar esta medida, coronadas por una manifestación de Grabois.

"Te pusimos ahí para que haya menos pobreza, no para que haya más. Si no te gusta el salario universal, inventá otra cosa", había expresado Grabois en un encendido discurso. Fuentes con acceso a la vida interna de los movimientos sociales deslizaron a iProfesional en ese momento que esas expresiones tenían que ver con que "Grabois ya sabe que el Salario Universal no sale".

De todas formas, el dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) reavivó el reclamo tras la llegada de Massa a Economía. "Igual que a Batakis y Guzmán, le exigimos a Massa medidas urgentes para frenar la pobreza y la indigencia: Salario Básico Universal para informales y aumento general de sueldos y jubilaciones", tuiteó Grabois en la noche del jueves.

Sin embargo, la conclusión de que "el Salario Universal no sale" circula en el Congreso desde hace días. En la última sesión de la Cámara de Diputados los legisladores que promovían esta medida repartieron volantes con la consigna "Salario Básico Universal Ya" pero solo una parte minoritaria del bloque exhibió ese papel en sus bancas. El proyecto ya empezaba a perder terreno.

Atentos a esa situación y a la complejidad que tomó el panorama económico, el sector de Cristina Kirchner decidió plantear una alternativa, más suave desde el punto de vista fiscal, y avanzar en el Senado donde tienen grandes posibilidades de aprobarlo con el apoyo de aliados de bloques provinciales. El futuro de la iniciativa en Diputados, con números mucho más justos, es otro tema.