Biden alertó que podría haber un nuevo ataque a Estados Unidos en Afganistán en 24 o 36 horas

Biden alertó que podría haber un nuevo ataque a Estados Unidos en Afganistán en 24 o 36 horas
Las tropas de Estados Unidos tienen programada la evacuación final el martes próximo, pero temen que ocurra un nuevo atentado antes de la fecha
Por iProfesional
28.08.2021 21.28hs Actualidad

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, alertó que "es muy probable" que sus tropas en Afganistán sufran un nuevo ataque antes de su retirada del próximo martes. "La situación en el terreno continúa siendo extremadamente peligrosa".

La comunicación se dio a dos días del doble atentado en el que Estado Islámico mató a más de 100 personas en la capital afgana, entre ellas 13 militares norteamericanos.

"La situación en el terreno continúa siendo extremadamente peligrosa y la amenaza de ataques terroristas contra el aeropuerto (de Kabul) sigue siendo alta. Nuestros comandantes me informaron que un ataque es muy probable en las próximas 24 a 36 horas", señaló Biden en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

Estados Unidos señaló esta semana que más de 110.000 personas ya fueron evacuadas

A pesar de la advertencia, el mandatario aseguró que continuará con el plan de evacuación de personas, tanto para ciudadanos estadounidenses como afganos o de naciones aliadas.

La fecha límite para estas partidas es el martes, día en que se hará completamente efectiva la salida de Estados Unidos de Afganistán a través del aeropuerto de Kabul.

Sin embargo, las milicias talibanes realizan un fuerte control en los alrededores y los accesos del aeropuerto al que sólo pueden acceder los colectivos autorizados. A pesar de esto, persiste el temor a un nuevo ataque del Estado Islámico, enemigo tanto de Estados Unidos como de los talibanes.

El regreso de los talibanes

La reconquista del poder por los talibanes en Afganistán de este mes llegó 20 años después de que su anterior Gobierno fuera derrocado por una invasión internacional liderada por Estados Unidos en el marco de la guerra "contra el terrorismo" lanzada luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en ese país.

Su regreso aterrorizó a muchos afganos que temen represalias por haber colaborado o trabajado para las fuerzas extranjeros o que los talibanes vuelvan a imponer las draconianas medidas que caracterizaron su anterior Gobierno, cuando practicaron ejecuciones extrajudiciales y privaron de todo derecho a las mujeres.

Estados Unidos señaló esta semana que más de 110.000 personas ya fueron evacuadas de Kabul, pero que unos 1.000 estadounidenses y decenas de miles de afganos todavía pugnaban por salir del país en uno de los puentes aéreos más grandes de la historia, señaló BAE Negocios.

El atentado de los últimos días sembró el caos y la desolación entre los miles de afganos que se agolpan en el aeropuerto.

Operación castigo

Estados Unidos ha lanzado este sábado su primera operación de castigo contra objetivos de la rama local del Estado Islámico en Afganistán (ISIS-K, en sus siglas inglesas).

El ataque, en represalia por el brutal atentado perpetrado el jueves por el grupo yihadista en Kabul, que costó la vida a decenas de personas, se ha realizado mediante un dron y ha tenido como objetivo una base de operaciones del grupo terrorista en el este de Afganistán, según ha confirmado el Pentágono.

El capitán Bill Urban, portavoz del Comando Central, ha explicado: "Fuerzas militares de Estados Unidos han llevado a cabo una operación antiterrorista contra un organizador del ISIS-K". El ataque ha tenido lugar en la provincia de Nangarhar, al este de Kabul. "Las primeras indicaciones señalan que hemos matado al objetivo. No hay constancia de víctimas civiles", ha añadido el portavoz. El ataque estaba dirigido contra un miembro del ISIS-K que, según Estados Unidos, planeaba las actividades del grupo, sin precisar de inmediato si se trataba del cerebro del ataque del jueves.

Mapa del atentado.
Mapa del atentado.

La acción de castigo se sustancia 24 horas después de que el presidente, Joe Biden, prometiera dar caza a los autores del atentado de Kabul, que ha costado la vida a 13 militares estadounidenses y heridas a casi una veintena. "No vamos a perdonar ni olvidar. Perseguiremos a los terroristas y les haremos pagar por esto", anunció Biden. Su propósito de vengar la muerte de los soldados fue confirmado este viernes por la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki: "El presidente no quiere que [los terroristas] vuelvan a pisar la faz de la tierra".

Un funcionario estadounidense, citado por la agencia Reuters bajo condición de anonimato, detalló que el dron despegó de Oriente Próximo y atacó al militante mientras se encontraba en un coche con otro miembro del Estado Islámico. Se cree que ambos han muerto, según esta fuente. En Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, un anciano de la comunidad, Malik Adib, dijo que tres personas murieron y cuatro resultaron heridas en el ataque aéreo de la medianoche del viernes. "Entre las víctimas hay mujeres y niños", dijo Adib a Reuters, aunque no tenía información concreta sobre la identidad de las personas que sufrieron las graves consecuencias.

Siguen los ataques en Afganistan.
Siguen los ataques en Afganistán.

La respuesta de EE UU se produce el mismo día que el Pentágono ha difundido una alerta ante la posibilidad de un nuevo ataque contra el aeropuerto de Kabul. El portavoz de los militares, John Kirby, dijo a los periodistas: "Estamos preparados, a la expectativa de futuros ataques". "Seguimos muy de cerca esas amenazas, concretas, en tiempo real. Nuestras tropas están en peligro", afirmó, sobre los 5.800 soldados desplegados en el aeropuerto para garantizar las operaciones de evacuación, que concluirán oficialmente el próximo martes.

Por otro lado, en la reunión con los miembros del consejo de seguridad nacional, el presidente de Estados Unidos Biden fue informado de los planes en curso y totalmente establecidos para identificar los posibles objetivos del ISIS, según informó Psaki en su comparecencia.