Obras por impuestos: cómo es el plan para impulsar la construcción bajando la presión impositiva

El proyecto copia a otros países de Latinoamérica en donde ya se está aplicando. Es una alternativa ante la situación coyuntural de la pandemia
Por Dolores Olveira
18/08/2020 - 17,30hs
Obras por impuestos: cómo es el plan para impulsar la construcción bajando la presión impositiva

Mientras el oficialismo busca crear más impuestos para financiarse, los expertos impulsan crear el anti impuesto a la riqueza con la propuesta "obras por impuestos".

Se trata de una alternativa de financiamiento que ya se aplica en otros países de la región, como Colombia y Perú.

Esta iniciativa consiste en que los empresarios financien las obras púbicas de infraestructura, gasoductos, rutas, hospitales y que, a cambio, puedan aplicar la inversión al pago de impuestos contra el avance de la construcción.

"El proyecto se presenta como una alternativa ante la situación coyuntural dada por la pandemia y propuesta de solución creativa que los gobiernos nacional, provinciales y municipales pueden implementar sin un gran esfuerzo financiero, haciendo énfasis en la contribución de 3 actores: empresas, estado y personas", explicó Guillermo Poch, socio de BDO Argentina.

"Es una propuesta para dinamizar la actividad económica mediante la participación activa del Estado y las empresas. En la práctica, el mecanismo consiste en que el sector privado cancele sus impuestos a través de la realización de obras que previamente son autorizadas por el Estado", indicó Poch.

ccc
Es una alternativa de financiamiento para la construcción de obras públicas de infraestructura

Obras por impuesto: ¿cómo funciona?

Las compañías canalizarían el costo de los impuestos en obras que necesitan para su actividad o la comunidad que integran. "Esto contribuye a que las empresas le den un uso al costo de los impuestos inmediato y ajustado a sus realidades", enfatizó Poch.

Mediante leyes nacionales, provinciales y municipales se regulan los mecanismos para que el sector privado financie las obras públicas que los gobiernos no pueden encarar por falta de presupuesto.

Los gobiernos reciben así un financiamiento gratuito en un momento en que el Estado tiene problemas financieros por falta de actividad económica, entre otras cuestiones, y se motoriza la obra pública.

Por otra parte, se puede reconvertir la alta presión tributaria con impuestos que no se sabe bien a dónde van, redireccionándola hacia obras de infraestructura concreta, comentó Poch.

De esta manera, el financiamiento estatal es costo cero porque la recaudación que cae es futura, cuando ya está hecha la obra, y mientras tanto el Estado obtuvo diversos ahorros en sus gastos.

implementar obras por impuestos es especialmente necesario frente a la pandemia
Implementar obras por impuestos es especialmente necesario frente a la pandemia

Los beneficiados: personas, empresas y Estado

Para el experto, la iniciativa beneficia a las personas, a través del cobro de salarios por la reactivación de las fuentes de trabajo y el desarrollo de obras que pueden usufructuar

También a las empresas, ya que se transforma el costo de los impuestos en obras que muchas veces necesitan para su actividad, así como al Estado, a partir de concretar obras a través del sector privado, fomentar la transparencia y eliminar riesgos en la ejecución de proyectos.

Por otra parte, la medida de política macroeconómica conocida como obras por impuesto, según Poch, es mejor alternativa que seguir insistiendo en las conocidas moratorias impositivas, subsidios directos, financiamiento a tasas subsidiadas y otros beneficios impositivos que tienen altos costos.

Implementar obras por impuestos es especialmente necesario frente a la pandemia, a raíz de la manifiesta paralización de las actividades, un exacerbado gasto público (intentando proveer de asistencia a aquellos que perdieron o vieron disminuidas sus fuentes de ingresos), más la alta presión tributaria.

Esta última llegó en 2019 a 33,4% del PBI, considerando los tributos a nivel nacional, provincial y municipal, según un cálculo del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

Tomando en cuenta lo dispuesto en el Presupuesto 2019, Iaraf entendió que la presión impositiva a nivel nacional sería de 25,3%, a nivel provincial de 7% y a nivel municipal de 1,1%.

"El aumento de la presión tributaria indica que se está comiendo del ingreso disponible de las empresas y familias para inversión y consumo, para financiar al Estado", declaró Juan Luis Bour, de la consultora FIEL.

Obras por impuestos sería otra forma de financiar al Estado pero con una baja de la imposición a los privados.