¿Cuánto cuesta remodelar un baño?: precios de materiales, artefactos y mano de obra

¿Cuánto cuesta remodelar un baño?: precios de materiales, artefactos y mano de obra
La suba del precio en insumos y el retroceso que tuvo la divisa paralela, hacen que construir no sea tan conveniente para quienes tienen ahorros en dólares
Por Andrés Iglesias
17.04.2021 08.11hs Economía

La calma que mostró el dólar en los últimos meses y el alza sostenida de los precios en los materiales, hizo que construir sea una opción que necesita más cautela para quienes cuentan con un ahorro en la divisa norteamericana. De hecho, según señalaron desde el sector, los valores para llevar a cabo una remodelación se incrementaron en torno al 30% en los últimos seis meses.

Es en ese contexto que, destacaron, muchos prefieren aguardar para llevar adelante remodelaciones o ampliaciones en sus hogares, atentos lo que pueda ocurrir con las cotizaciones alternativas del dólar. Es así que el boom de obras de este tipo que tuvo lugar durante buena parte del año pasado, parece haberse amesetado en 2021.

"Hay que poner en contexto que el dólar viene retrocediendo y el hierro, por ejemplo, sigue avanzando. No era lo mismo hablar de este tema en octubre del año pasado, cuando teníamos una gran cantidad de contratos, que ahora que la clase media ve devaluado su ahorro en otra moneda y no lo quiere cambiar", señaló a iProfesional Federico De Rosso, gerente general de remodelatucasa, una constructora dirigida por arquitectos que hace remodelaciones llave en mano.

"Todo el mundo sospecha que el precio del dólar paralelo actual es artificial. Sumado al inicio de ciclos lectivos y la vuelta de las vacaciones, hay gente que prefiere esperar", subrayó.

Durante el último semestre, aclaró el arquitecto, los precios de los materiales siguieron creciendo mientras el dólar "retrocedió y se planchó". Las consultas y los contratos para llevar a cabo remodelaciones o refacciones, entonces, fluctúan en espejo con las noticias del mercado cambiario.

Editar un metro cuadrado a la salida de la cuarentena costaba entre u$s400 y u$s450

"Editar un metro cuadrado a la salida de la cuarentena costaba entre u$s400 y u$s450, con la salvedad de que el tipo de inmueble influye estos números: si es casa, PH o departamento, entre otras cosas. Y hoy ya está tocando los u$s520, principalmente porque el dólar está anclado o en retroceso y la inflación no cesa", señaló De Rosso. Así, actualmente "reciclar" un baño de medidas mínimas (sin materiales lujosos) puede costar desde u$s 7.000.

Precios, para todos los gustos y bolsillos

Al desagregar los valores según cada elemento que compone el baño, hay una amplia variedad para todos los gustos y bolsillos. Pero, si se toman en cuenta productos de gama media y una línea moderna, se puede encontrar que por ejemplo un vanitory con mesada y dos cajones sale $52.990. La grifería para lavatorio, en torno a los $22.000. Mientras que la grifería para la bañera o la ducha, un juego completo que incluye la flor y canilla, cuesta $37.000.

En tanto, un inodoro cuesta $51.830. El depósito de la misma marca sale $14.210 y la tabla, $4.700. Un bidet a juego, sale $39.459 y la grifería (en sintonía con la del lavamanos) cuesta $24.950.

En tanto, el resto de los accesorios (toalleros, portarrollo, jabonera para la ducha y porta cepillo de dientes), cuestan unos $14.415. Si también fuera necesario cambiarla, una bañera de acrílico ronda los $24.000 y una mampara rebatible, otros $20.000.

Un porcelanato de 60 cm por 60 cm, cotiza a $2.730 el metro cuadrado. Si se toma como ejemplo el mismo porcelanato para el piso y las paredes, para un baño de 2 x 3 metros, se necesitarían unos 27 metros cuadrados, lo que arroja un costo de $73.710.

Es decir que, sólo en los artefactos y una parte de los materiales de baño, debería desembolsarse, aproximadamente, unos $305.000.

Al desagregar los valores, hay una amplia variedad para todos los gustos y bolsillos

Cómo fue el aumento

Para graficar lo que ocurre con el incremento de los precios en distintos insumos, De Rosso remarcó: "Por ejemplo, los cables suben entre el 4% y el 7% mensual. Hubo un bimestre que algunas piezas de hierro subieron 15%. Con el dólar quieto, la gente tiene que cambiar cada vez más divisas para hacer lo mismo. Quizá mañana, el dólar sube, y se renueva el furor por remodelar. Pero sin duda, lo mejor para todos es la estabilidad del dólar y los precios. Porque si el dólar sube hay un pequeño momento de brecha favorable pero luego los precios también lo acompañan y es otra vez lo mismo".

En el caso de querer llevar a cabo una ampliación, "inventar un metro cuadrado", para agrandar una cocina hacia el patio o una nueva habitación en azotea, el precio entonces se acerca a los u$s800 por metros cuadrados.

"Es difícil pensar en la ‘edición’ de metros cuadrados como si fuera ‘fabricación’ de metros cuadrados para emprendimientos de pozo. Porque el precio que calcula la cámara de la construcción, por ejemplo, es en base a hacer un metro cuadrado desde cero, estándar y a repetición. Eso es más fácil de estipular. Cuando tenés que ‘editar’ un metro cuadrado existente según el gusto de cada cliente, la dispersión que tenés es muy alta: no es lo mismo un metro cuadrado de una casa de 1920 que de un departamento de tres ambientes en Caballito", remarcó.

De Rosso aclaró, en tanto, que los precios que manejan desde la constructora se elaboran tarea por tarea para cada cliente y contemplan "desde los volquetes hasta la limpieza, con plazo cierto, un monto fijo de contrato, la supervisión de un arquitecto durante toda la obra y un año de garantía".

Un porcelanato de 60cm por 60cm, cotiza a $2.730 el metro cuadrado

Tipos de obras e insumos

Hay dos tipos de obra en la remodelación. La que se hace por gusto y la que se hace por necesidad. Durante el último tiempo, pandemia y crisis mediante, tomó mucha fuerza la segunda de estas variantes. Es que, según explicaron, mucha gente busca maximizar el espacio en sus hogares.

En la pandemia también se vio una revalorización de los espacios exteriores y se repararon muchos "detalles y defectos" que durante la vida cotidiana previa a la cuarentena por ahí se pasaban por alto.

"El 53% de las obras de remodelaciones que ejecutamos son baños y cocinas. Porque la cocina es el lugar que más se vive y además los baños hoy son lugares "aspiracionales" sometidos a evaluación estética, pero además tienen todos los gremios de la construcción en 3 metros cuadrados. Entonces, la posibilidad de fallo es alta: si no hay un problema de electricidad, hay un problema de agua, uno de cloaca, de desagüe o de revestimientos", finalizó De Rosso.

El Índice Construya, elaborado por las empresas que venden materiales para construcciones privadas, puede ser un reflejo del amesetamiento que pudo percibirse en las últimas semanas. El indicador registró una baja en marzo del 5,1% en relación a febrero. En tanto, en el primer trimestre del año, el registro acumula una suba del 44,6% en relación al mismo periodo de 2020 (con la salvedad de que en marzo pasado, producto de la cuarentena, la demanda se desplomó).

"Con los datos de marzo se afianza el amesetamiento de las ventas luego de la recuperación del sector de los materiales de la construcción post cuarentena, hecho que acompañó de alguna manera el aumento de construcción empujado por la baja reflejada en dólares de los costos", destacaron desde Grupo Construya.

Temas relacionados