iProfesional

El nuevo salario mínimo versus la suba de precios de productos básicos: ¿cuál gana la carrera?

La explosión inflacionaria de los últimos meses disparó los precios de los alimentos y puso a sectores de clase media al borde de caer en la pobreza
Por Fabián Rojo
23/08/2022 - 06:59hs
El nuevo salario mínimo versus la suba de precios de productos básicos: ¿cuál gana la carrera?

El Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) resolvió elevar el sueldo de referencia a $57.900 en tres etapas pero la medida lejos está de aliviar la situación de los trabajadores que deben afrontar la suba de precios diaria con remuneraciones que quedaron totalmente desfasadas.

El cronograma fijado establece que a partir del 1° de septiembre el SMVM será de: $51.200, en octubre subirá a $54.550 y en noviembre se incrementará a $57.900. Además, en este mes habrá una nueva revisión.

La explosión inflacionaria de los últimos meses disparó los precios de los alimentos esenciales y puso a amplios sectores de la clase media al borde de caer en la pobreza.

Durante las marchas piqueteras de la semana pasada los manifestantes graficaron la situación de manera directa: un ataúd con las siglas SMVM que simbolizaba la "muerte" del salario básico.

Si bien el 1° de agosto operó un aumento que elevó el SMVM a $47.850 –que se cobrará en septiembre- en estos días los trabajadores sufren en su bolsillo la inflación pasada con sueldos "viejos". Y los nuevos ajustes que se anunciarán se percibirán en meses posteriores.

Qué pasa con los salarios frente a la escalada de los precios

El SMVM es una referencia para fijar salarios pero también dispara el valor de una serie de beneficios que otorga el Estado con lo cual su determinación resulta clave para la subsistencia de un amplio conjunto de familias.

Qué pasa con el salario frente a la suba de precios generada por la inflación

A mediados de año y a partir de la escalada inflacionaria, el Consejo decidió adelantar el cronograma de ajustes previstos pero el comportamiento de los precios se lo llevó por delante.

Para dar una idea concreta de cómo fue el deterioro basta con comparar cuántos kilos de determinados alimentos se podían comprar en julio de 2022 con respecto a un año atrás (últimos datos disponibles y comparables), teniendo en cuenta que en julio de 2021 los trabajadores tuvieron en sus bolsillos un SMVM de $27.216, mientras que el mes pasado obtuvieron $45.540.

Tomando como referencia los precios con los que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) elabora el Indice de Precios al Consumidor (IPC), la comparación de una canasta de 20 productos revela que sobre 12 de ellos se pueden adquirir menos unidades, en tres la misma cantidad y en sólo cinco se pudo aumentar el volumen.

Del conjunto sobresale la fuerte caída del poder de compra en azúcar, huevos fideos y harinas. En cambio, se observa una mejora, por ejemplo, en asado, yerba, galletitas dulces y especialmente en arroz.

Comparación de cuántos kilos de un producto se podía comprar con un sueldo básico con un año de diferencia

Salario versus precios: una batalla sin fin

El desglose no hace más que poner sobre la mesa una situación de deterioro que, si bien necesita una respuesta por parte de los ingresos, revela que resulta muchísimo más imprescindible ponerle freno a la inflación, dado que la proclama oficial de que "los precios le ganen a la inflación" por el momento es una mera expresión voluntarista.

El gobierno buscó con el programa "Precios Cuidados" forzar una reducción en los precios de los alimentos básicos y en parte ese programa tiene impacto en los números oficiales que publica el INDEC. Esto implica que si este mismo análisis se haría con los precios libres, la magnitud de la destrucción del poder adquisitivo de los trabajadores sería mayor.

Por otro lado, si la comparación se hiciera con los salarios de bolsillo surgidos de las paritarias las conclusiones tampoco serían diferentes porque los ajustes pactados durante el primer semestre del año estuvieron por debajo del índice inflacionario y la mayoría de los gremios ya están comenzando a presionar para la ejecución de las cláusulas de revisión.

Los datos privados confirman las consecuencias y revelan una fuerte caída del consumo. Datos de la consultora Scanntech indicó que en julio las ventas de productos masivos cayeron 6,7% contra junio acumulando una contracción de 2,2% en el acumulado del año.

Temas relacionados