El precio del petróleo sufre derrumbe histórico: cómo es la guerra de precios detrás de la debacle

La caída registrada previa al arranque de las operaciones fue la mayor desde la guerra de Estados Unidos en Irak en 1991. ¿Qué sucede con Vaca Muerta?
Por iProfesional
09/03/2020 - 13,39hs
El precio del petróleo sufre derrumbe histórico: cómo es la guerra de precios detrás de la debacle

El petróleo se derrumbó 25% este lunes en Nueva York y 24% en Londres, luego de que Arabia Saudita desatara una guerra de precios en un mercado con cotizaciones a la baja.

El barril de WTI para entrega en abril cerró a 31,13 dólares, 10,15 dólares por debajo de su cierre del viernes.

En Londres, el Brent del mar del Norte perdió 24% a 34,36 dólares el barril, en su peor jornada desde 1991.

La semana pasada la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP), liderada por Arabia Saudita, y sus socios petroleros, encabezados por Rusia, no lograron un acuerdo para reducir la producción, en un contexto de caída de la demanda por el coronavirus, y esto favoreció un desplome de los precios del crudo.

Rusia, el segundo productor mundial de petróleo y que no es miembro del cártel, se negó a una nueva reducción colectiva de esos 23 países (la llamada OPEP+) de 1,5 millones de barriles al día, como proponían los sauditas.

Como consecuencia, y tras el fracaso de las negociaciones, Arabia Saudita decidió el domingo el mayor recorte de sus precios del barril en 20 años.

El fracaso en las negociaciones de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) y Rusia para ponerse de acuerdo por los precios del petróleo, sumado a los efectos traumáticos del coronavirus en las economías del mundo, empujaban aún más para abajo los valores que el último viernes habían caído 10%.

Otro factor es la decisión de la petrolera estatal saudí Aramco de comenzar en abril próximo a bombear más barriles diarios después de que el actual acuerdo de la OPEP expire.

La firma ha estado produciendo 9,7 millones de barriles diarios en los dos últimos meses, pero cuenta con una capacidad de producción de hasta 12 millones, y ya comunicó a algunos participantes del mercado su intención de incrementar la producción, e incluso llegar a su máximo.

La semana pasada, la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP), liderada por Arabia Saudita, y sus socios petroleros, encabezados por Rusia, no lograron un acuerdo para reducir la producción y apoyar los precios, en un contexto de caída de la demanda por el coronavirus.

Tras el fracaso de las negociaciones, Arabia Saudita decidió el domingo el mayor recorte de sus precios del barril en 20 años, provocando además una tormenta en los mercados.

En Riad, la bolsa perdió más del 9% este lunes y las acciones de la petrolera nacional Aramco se desplomaron un 10%.

En paralelo, las bolsas europeas vivían un lunes negro con caídas de hasta el 12% en algunos índices.

El desplome de los precios del petróleo fue el mayor desde la guerra de Estados Unidos en Irak en 1991

Cómo es la guerra de precios que hunde al precio del petróleo

Esta agitación se produce después de la implosión de la alianza petrolera entre la OPEP y Rusia, que tiene en la mira a los productores estadounidenses. 

Rusia se negó a unirse a los esfuerzos de la OPEP para rescatar el mercado de petróleo afectado por el coronavirus cortando la producción. El fracaso de la reunión de Viena dejó a la industria petrolera conmocionada. Los precios del petróleo ya estaban estancados en un mercado bajista debido al brote de coronavirus que ha provocado una fuerte caída de la demanda de crudo.

Pero luego Arabia Saudita intensificó la situación durante el fin de semana. El reino recortó sus precios de venta oficiales de abril en u$s6 a u$s8, según los analistas, en un intento por recuperar la cuota de mercado y aumentar la presión sobre Rusia.

"La señal es que Arabia Saudita está buscando abrir el grifo y luchar por la cuota de mercado", dijo Matt Smith, director de investigación de productos básicos en ClipperData.

"Arabia Saudita se está subiendo las mangas para una guerra de precios", agergó. 

Analistas dijeron que la negativa de Rusia a reducir la producción en realidad era un golpe a los productores estadounidenses de petróleo, muchos de los cuales necesitan precios más altos para sobrevivir.

"Rusia ha estado dando indicios de que el objetivo real son los productores estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso, porque está harto de recortar la producción y simplemente dejarlos con espacio", escribieron analistas de la firma consultora de energía FGE en una nota a los clientes el domingo. 

Los analistas prevén que el desplome de los precios lleve el valor del Brent por debajo de los 20 dólares, tal y como han anticipado hoy Goldman o Citi. Una caída de esa magnitud va a poner a prueba la capacidad de producción de las petroleras que usan fracking en Estados Unidos, muchos de cuyos pozos dejarán de ser rentables. 

Para analistas, la caída del precio del petróleo es una noticia "casi terminal" para Vaca Muerta 

Petróleo en caída: alerta por Vaca Muerta 

En el caso de la Argentina, la preocupación tiene un motivo preponderante: de mantenerse el crudo en esos niveles de precios, los proyectos de producción en la formación Vaca Muerta serían inviables, ya que los costos de producción en la metodología no convencional son mayores.

Hace solo dos meses, el precio del barril del petróleo trepaba a casi u$s70 y el temor en la Argentina era la presión al alza que generaba en los precios de los combustibles en los surtidores.

El CEO de YPF, Daniel González, señaló en su reciente conferencia anual con inversores de Wall Street que con niveles del Brent por debajo de u$s50 el barril no hay espacio para desarrollar nuevos yacimientos de producción no convencional, como los que están en la formación de Vaca Muerta.

"Estamos teniendo breakevens bajos con las nuevas perforaciones en bloques ya desarrollados, pero es difícil hacer inversiones en nuevos bloques con precios internacionales menores a 50 dólares", indicó el ejecutivo de la petrolera estatal.

El periodista especializado en economía y finanzas Guillermo "Willy" Kohan habló sobre este lunes negro en los mercados tras el derrumbe del precio del petróleo. En ese contexto alertó que "la caída del precio del crudo es una noticia casi terminal para Vaca Muerta".

"Está arrancando la semana con un verdadero día de pánico en todos los mercados. Se está combinando una verdadera tormenta perfecta con la incertidumbre del coronavirus", sostuvo esta mañana Kohan.

Si algo le faltaba al mundo, sacudido por los efectos de la masiva epidemia de coronavirus, es que los conflictos de intereses particulares agraven aún más la situación y pongan en riesgo el rumbo de toda la economía global.

"Los inversores anticipan que las empresas a nivel global van a tener resultados muy malos en función de esta híper recesión que apareció de golpe. A esto se sumó el desacuerdo entre los saudíes y los rusos por el petróleo. La compañía estatal saudí anunció que no acepta los recortes a la producción petrolera que se había propuesto en la reunión de Viena de la OPEP. Además salió a ofrecer descuentos a todos los proveedores asiáticos", detalló.

En esa línea Kohan consideró que "los mercados hoy tuvieron un derrumbe que no tiene antecedentes. No solamente se están derrumbando las acciones, las bolsas de todo el mundo, también se están derrumbando los precios de los cereales, el precio del petróleo, hay una corrida financiera contra las monedas emergentes".

Expertos advierten que, con estos precios del petróleo, no hay espacio para desarrollar nuevos yacimientos

El lado B de la caída del precio del petróleo 

En el plano local, los precios de las naftas y el gasoil se encuentran congelados desde hace varios meses pese a que las petroleras denuncian un retraso cercano al 10 por ciento.

Esto implica que la situación actual le quita presión al Gobierno ya que en estas condiciones no sería necesario un aumento.

Ante la consulta sobre si pueden bajar los precios de los combustibles, los especialistas estiman que no sería así, ya que la actual cotización recorta los ingresos en las empresas productoras.

Sin embargo, distinto sería el escenario para aquellas que solo importan, aunque la baja aun no llega a reflejarse en los mercados de refinación. 

Temas relacionados