El BCRA ya compró u$s2.400 millones en septiembre, pero el resultado del trimestre pasado enciende una luz de alerta

El FMI aprobó la revisión del 2° semestre, en el que el BCRA no llegó a cumplir la meta de reservas, aunque por muy poco. Las debilidades de cara a octubre
Por Pilar Wolffelt
19/09/2022 - 18,50hs
El BCRA ya compró u$s2.400 millones en septiembre, pero el resultado del trimestre pasado enciende una luz de alerta

Este lunes, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) cumplió la décima jornada seguida de compra de dólares en el mercado oficial de cambios con un embolso de más de u$s211 millones. Alcanza, así, un acumulado de casi u$s2.400 millones en el mes, en una jornada en la que el Fondo Monetario aprobó la revisión del segundo trimestre presentada por la Argentina. Si bien es un buen dato y confirma la tendencia positiva que se viene observando, el BCRA tiene aún un fuerte desafío por delante. 

El resultado en el mercado de cambios es un dato positivo y se debe al incremento que se observó en las últimas dos semanas de los volúmenes de soja liquidados, que reportaron hasta ahora casi u$s3.000 millones en el marco del programa que lanzó el Gobierno que le reconoce a ese sector productivo un valor de $200 por cada dólar en el proceso de exportación.

Gracias a esta iniciativa, que durará hasta fin de mes, el BCRA logró dar vuelta el resultado del tercer trimestre, ya que venía con saldo negativo en el mercado de cambio y lo puso positivo en más de u$s2.300 millones. Eso lo perfila muy bien de cara a la evaluación del período, cuyo resultado se conocerá entre noviembre y diciembre. 

Reservas: cómo le fue con las metas del segundo trimestre

Por otro lado, en lo que respecta al cumplimiento de la meta de reservas del segundo trimestre establecida por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Central informó que fue prácticamente cumplida.

Según informó el vocero del banco, faltaron u$s296 millones para alcanzar el objetivo fijado y señaló que "esta pequeña diferencia se explica en su totalidad por la demora en los desembolsos de organismos multilaterales (fundamentalmente BID y Banco Mundial), que se esperaban fueran por más de u$s1.000 millones e ingresaron sólo u$s127 millones".

Así, destacó que, "por parte del BCRA, se registró un  cumplimiento adecuado de la meta" y dio a entender que, si hubiera ingresado el total esperado por esos créditos, el objetivo de acumulación se hubiera incluso superado.

El BCRA esperaba desembolsos de organismos internacionales que no se cumplieron.
El BCRA esperaba desembolsos de organismos internacionales que no se cumplieron.

Recordemos que ese período cerró el 30 de junio y ese mismo día el Banco central (BCRA) compró u$s536 millones. Así, logró terminar ese mes con adquisiciones por u$s950 millones e informó en ese momento que había alcanzado la meta del primer semestre de acumulación de reservas establecida por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El BCRA logró comprar hasta junio más de u$s1.800 millones, lo que le permitió alcanzar los objetivos fijados por el organismo internacional, en contra de la mirada pesimista que había predominado en el mercado respecto de que pudiera lograr este cometido hasta la semana pasada. Dicho objetivo de acumulación de reservas incluye los aportes de organismos internacionales, de bancos de fomento y del FMI, mientras que otra parte corresponde a la compra de divisas en el mercado, por lo que, según estimaban en el mercado, lo que debía comprar el Banco Central equivalía, aproximadamente, a la mitad del total, que es de u$s4.100 millones.

Esto fue posible gracias a las medidas que tomó una semana antes de terminar junio el BCRA, cuando aplicó un refuerzo al cepo a las importaciones. Lo que se hizo fue que, a través de la Comunicación "A" 7532, se reforzaron los controles a las importaciones con el objetivo de empezar a poner un freno la pérdida de reservas que genera el crecimiento del volumen de este tipo de operaciones. En consecuencia, se incluyó dentro del tratamiento de la categoría "A" (que otorga el BCRA a ciertos importadores) a las Licencias No Automáticas, que, hasta ahora, estaban exceptuadas de tener que obtener alguna de las categorías.

Otra de las medidas que tomó el BCRA es prohibió adelantar un 20% del cupo anual de la categoría A otorgada a los exportadores, que hasta ese momento sí se podía hacer, y se revió el cupo para empresas chicas que importaron menos de u$s1 millón en 2021. Así, se dispuso que a aquellas pequeñas y medianas empresas que en el año 2021 importaron menos de ese monto se les habilita un 15% más. También se estableció que las SIMI B correspondientes a las Licencias No Automáticas podrán acceder al mercado a partir de 180 días del despacho a plaza y se resolvió ampliar las posiciones arancelarias de bienes equivalentes a los producidos en el país que tendrán acceso al mercado a partir de 180 días y la de bienes suntuarios, que podrán acceder a partir de los 360 días.

En tanto, para las importaciones de servicios, se equiparó el tratamiento al de bienes por el plazo señalado, permitiendo el acceso al mercado por el mismo monto que en 2021 y en caso de superar el importe el saldo a 180 días. Todas estas medidas trabaron el proceso de importaciones, que entró unos días de parate hasta que logró adecuarse todo el sistema y eso le dió el "changüí" al BCRA para comprar lo que le faltaba, ya que no había operaciones que demandaran dólares por esos días. Así, logró cumplir con el objetivo en ese momento. 

Dólares: lo que viene para el BCRA 

En esta nueva etapa, tal como se observa, el proceso de liquidación fuerte ha sido una medida sirvió para fortalecer el piso de las reservas del BCRA y es, a la vez un gesto de compromiso importante hacia los organismos internacionales que ayuda a desalentar los riesgos de un default. Sin embargo, de cara a octubre, será clave que se logre generar otros flujos de dólares para las reservas del BCRA. Uno de ellos serán, sin dudas, los desembolsos que se vayan registrando por parte de distintos organismo internacionales.

El gobierno logró dinamizar la liquidación de exportaciones en septiembre.
El gobierno logró dinamizar la liquidación de exportaciones en septiembre.

Es por este motivo que uno de los fines principales del ministro de Economía, Sergio Massa, y el equipo en la gira por el exterior que concluyó la semana pasada era lograr agilizar los desembolsos por parte de los organismos internacionales de crédito. Cabe recordar que Massa y el presidente del BID, Mauricio Claver-Carone, acordaron destrabar créditos del organismo internacional por casi u$s3.000 millones para la Argentina para este año, de los cuales u$s1.200 millones se destinarán a las reservas BCRA.

También el Banco Mundial confirmó que en los próximos seis meses otorgará al país un préstamo por US$ 900 millones, que se sumarán a los más de u$s1.000 millones ya aprobados. 

Organismos de crédito: una pata muy necesaria

En la City consideran que sería ideal que el Gobierno consiguiera financiamiento externo y señalan que, dado que estamos en el marco de un acuerdo con el FMI sería deseable que ese capital proviniera de ese organismo de crédito en estos momentos.

De hecho, Massa anunció el día de su asunción como ministro un plan de recuperación de las reservas que prevé adelantos de exportaciones de las cadenas de valor de la pesca, el agro, la minería y otros sectores  por un total de u$s5.000 millones en un plazo de 60 días.

Asimismo, espera desembolsos por u$s1.200 millones por parte de organismos internacionales; un nuevo programa con el Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, con aportes por u$s750 millones; y el avance de los desembolsos previstos por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Pero, a la vez, anticipó que pondría la lupa sobre los procesos de importaciones para evitar abusos por parte de empresas. Así, es esperable que en las próximas semanas lleguen nuevas restricciones al dólar, tal como vimos recientemente con el cepo a los beneficiarios de los subsidios a las tarifas y como trascendió que sucederá con el dólar tarjeta.

Temas relacionados