30.11.2021
DÓLAR
99.75 / 105.75 0.00%
BLUE
198.50 / 201.50 0.25%

El Gobierno relanza su pata sindical con un acto de apoyo a Macri, tras la embestida de un Moyano "recargado"

El Gobierno relanza su pata sindical con un acto de apoyo a Macri, tras la embestida de un Moyano "recargado"
El ministro de Trabajo participará de un acto en Entre Ríos junto a las 62 organizaciones. Buscan frenar avanzada de Barrionuevo y Moyano en CGT
Por Juan Manuel Barca
30.04.2018 08.00hs Política

El macrismo puso en marcha un operativo para relanzar su pata sindical y, a la vez, blindarla de un posible intento de copamiento por parte de Luis Barrionuevo y Hugo Moyano.

El lí­der camionero, en un acto en el microestadio del Club Ferrocarril Oeste, llamó a "luchar para consturir una unidad de los trabajadores" que "en las urnas derrote a este Gobierno que va en contra de todas nuestras conquistas". 

Con el objetivo de frenar esta avanzada, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, participará este martes de un acto por el Dí­a del Trabajador en la Sociedad Rural de Colón, en la provincia de Entre Rí­os, que estará comandado por las 62 organizaciones.

Se trata del sello más oficialista del mundo sindical, que es liderado por el titular de los peones rurales (Uatre), Ramón Ayala, sucesor de Gerónimo "Momo" Venegas.

La apuesta es exhibir un renovado apoyo gremial a las polí­ticas de Cambiemos, con una celebración "amarrilla" este 1 de Mayo.

Será la antí­tesis de los actos de tono opositor encabezados en los últimos dí­as por el lí­der camionero y la izquierda, así­como del viaje que realizó el triunvirato de la CGT a Brasil para apoyar a Lula, tras caer preso. 

Además de Triaca, se espera una delegación de diputados, concejales e intendentes macristas, nutrida por el partido peronista FE, fundado por Venegas y al que reporta el taxista José Ibarra, el otro hombre fuerte de las 62 y jefe del bloque oficialista de senadores en Salta.

"Seguimos bajo el lineamiento de Macri", aseguró Ibarra, en diálogo con iProfesional.

Pero la movida responde también a una preocupación: frenar la avanzada de Barrionuevo para copar el denominado brazo polí­tico del movimiento obrero, una maniobra que contarí­a con el respaldo de Moyano para retornar a la CGT.

El plan del ahora interventor del PJ es "recuperar" el agrupamiento de 80 gremios para ponerlo en su órbita polí­tica y sindical. Y, de ese modo, contrarrestar el peso del ala dialoguista en el rearmado de la central obrera, en donde "gordos" e "independientes" concentran la mayorí­a de votos y mantienen buen diálogo con el Gobierno.

En ese escenario, Macri pugna por ubicar a sus aliados de las 62 en la futura central obrera, manteniendo su impronta oficialista.

Con ese telón de fondo, el acto de este martes congregará a unos 80 gremios, entre ellos peones rurales, taxistas, petroquí­micos y plásticos, la organización que liderara el padre de Triaca antes de ser el ministro de Trabajo de Carlos Menem.

Ese paraguas heterogéneo integró la comitiva sindical que a fines de marzo pasado se reunió con el Presidente en Casa Rosada, tras acompañar a Triaca hijo en su gira por Europa para explorar modelos de diálogo social, nuevas modalidades de trabajo y los sistemas de seguridad social.

En una relación que denominan de "apoyo mutuo", los gremialistas convalidaron la pauta salarial del 15% y dieron su aval para avanzar en la discusión de cambios de las leyes laborales.

"Llegamos a mitad del rí­o y vamos a acompañarlo a cruzarlo", le dijo Ibarra a Macri en Casa de Gobierno.

Fracasada la reforma laboral, el Gobierno busca ahora un amplio respaldo que le permita sancionar su pack de proyectos sin afrontar una crisis polí­tica como la de diciembre pasado, cuando los sectores duros de la CGT se vieron arrastrados a una batalla campal en Congreso contra la reforma jubilatoria. Para evitarlo, Macri dosificará los cambios.

"Tenemos el compromiso de hacerlo por etapas y jamás voy a tomar una medida que atente contra el modelo sindical o los trabajadores", les aseguró el mandatario en marzo a la docena de sindicalistas que pisaron la Rosada.

El plan "blindaje" del Gobierno, sin embargo, enfrenta serios obstáculos. En las últimas semanas, la estructura sindical liderada por Ayala e Ibarra sufrió el desprendimiento de 27 asociaciones, encabezadas por recibidores de granos (URGARA), motoqueros (ASIMM), farmacéuticos y obreros de la industria del vidrio (SOIVA).

Se trata de un sector que cuestiona el apoyo "irrestricto" de las 62 al Gobierno -sello al que ahora denominan "62 Cambiemos"- y que decidió volver a la CGT y el peronismo, de la mano de Barrionuevo y Moyano.

La fractura hizo temblar a la propia Uatre, en donde algunas seccionales amenazan con seguir al gastronómico, avalado por la Justicia para estar ahora al frente del PJ.

El sindicato de los peones rurales es clave para el Gobierno. No solo por sus más de 600.000 afiliados, que lo ubican a nivel nacional en segundo lugar detrás de empleados de comercio.

Además, la organización que liderara Venegas antes de su muerte es el sostén del partido FE, la principal pata peronista de Cambiemos que tiene entre sus miembros a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Con la convocatoria de este martes, Ayala aspira a consolidar su liderazgo al frente de las 62 y de los peones rurales, siguiendo los pasos de su antecesor.

El año pasado, Venegas le organizó un acto peronista a Macri en Ferro, en una iniciativa destinada a opacar los festejos opositores de la CGT y la izquierda.

Esta vez, en cambio, el microestadio de Caballito quedó en manos de Moyano, quien se mostró junto a los titulares de las dos CTA, Pablo Micheli y Hugo Yasky, y el "triunvirato piquetero", mientras que el sindicalismo oficialista eligió el predio de los empresarios rurales.

Dura arremetida contra el Gobierno

Durante el acto, Moyano apeló a "construir la unidad para mantener la dignidad de los trabajadores".

"Les digo, compañeros, que tenemos que luchar para comenzar a construir una unidad que nos permita mantener la dignidad de los trabajadores, para en las urnas derrotar a este Gobierno que va contra todas nuestras conquistas", disparó el referente sindical. 

"No nos tenemos que equivocar a la hora de votar", advirtió Moyano, para luego agregar: "Pienso que cuando pase esta época y me pregunten porque estamos tan mal, yo y los compañeros no van a poder decir que no fue porque no luchamos; es por eso que tenemos que construir la unidad para seguir luchando".

El dirigente sindical y ex secretario general de la CGT utilizó parte de su discurso para referirse a la causa sindical que lo involucra, al asegurar que a los luchadores "siempre los persiguieron".

"Antes te tiraban con los fierros, ahora lo hacen con parte de la prensa y la Justicia", disparó Moyano

La demostración de fuerza impulsada por el camionero coincide con el reavivamiento del conflicto en OCA -el correo privado del que Moyano niega ser dueño pero donde opera como si lo fuera- y las causas judiciales que lo tienen en la mira.

Su gremio suspendió a último minuto el paro sorpresivo anunciado para el último jueves en la rama correos, una vez que el Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom) volvió a prorrogarle la licencia a la empresa postal que vencí­a ese mismo dí­a.

Desde el año pasado, el Gobierno renueva mes a mes la licencia de OCA para que siga operando. El principal correo privado mantiene una deuda con la AFIP por más de $1.400 millones. Cerca de Moyano, sin embargo, perciben un cambio de vientos, por el que ahora las autoridades estarí­an decididas a dar de baja la autorización para que funcione el principal correo privado.

Una de las señales que alertó al lí­der gremial fue la difusión previa de un video de febrero de 2017 que registra el momento en el que Moyano desalojó por la fuerza al dueño de la empresa, Patricio Farcuh.

Tras facilitar el video, el empresario acusó esta semana al sindicalista de vaciar OCA y amenazó con irse a vivir afuera del paí­s. "Tengo miedo de que me maten", advirtió.

En paralelo, la Justicia reactivó las investigaciones contra el jefe de Camioneros. Gendarmerí­a allanó este jueves oficinas de varias financieras en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires que estarí­an vinculadas con el sindicalista, actual presidente de Independiente, y con su familia.

La orden vino del juez del fuero Penal Económico Pablo Yardarola, que investiga la comisión de "maniobras de intermediación financiera no autorizadas" por el Estado.

Temas relacionados