Alberto Fernández en la ONU: entre el atentado a Cristina Kirchner y la oferta de Argentina como "proveedor"

El Gobierno lleva al auditorio internacional más importante la condena a la "violencia política", pero la prioridad sigue estando en los dólares
Por Pablo Sieira
20/09/2022 - 11,00hs
Alberto Fernández en la ONU: entre el atentado a Cristina Kirchner y la oferta de Argentina como "proveedor"

En el segundo día de su visita a Estados Unidos, el presidente Alberto Fernández llevará a la Asamblea General de Naciones Unidas una condena a la "violencia política" con el atentado a la vicepresidenta Cristina Kirchner como caso testigo, mientras por otro lado procura cuidar el objetivo de instalar entre países y empresas la idea de la Argentina como "proveedor estable" de alimentos y energía.

El ataque sufrido por la vicepresidenta el 1 de septiembre pasado tuvo una amplia repercusión internacional y recibió incluso una condena explícita del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que acompañó el "rechazo a la violencia y el odio". En ese contexto, Fernández reforzará la posición del Gobierno ante el auditorio de la sede de la ONU en Nueva York.

La primera participación presencial de Fernández en la Asamblea de Naciones Unidas será entre las 18:00 y las 19:00 (hora argentina) y se destacará por una "condena a la violencia política" en la que hará referencia directa al intento de asesinato contra Cristina Kirchner, en paralelo a una mención sobre los 40 años que cumplirá la democracia argentina el año próximo.

De esta manera el Presidente buscará darle volumen internacional a la línea discursiva que el Gobierno empezó a plantear fronteras adentro tras el atentado fallido, con un convite al diálogo político con la oposición para proteger el "acuerdo democrático" de 1983.

El marco de esa mención estará dado en el discurso presidencial por una mención al atentado contra la AMIA de 1994 y un nuevo reclamo de negociación con el Reino Unido por la soberanía de las Islas Malvinas, temas infaltables para la Argentina en las Naciones Unidas, además de un llamado al diálogo para el cese de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Alberto Fernández en la ONU: entre Cristina Kirchner y la crisis económica

Más allá de los detalles escabrosos y por momentos bizarros que arroja la investigación sobre los imputados por el atentado contra Cristina Kirchner y de su impacto en la política local, el hecho revistió una gravedad institucional tan contemplada a nivel internacional que no podía ser obviado en la exposición del Presidente ante la ONU.

Alberto Fernández hará referencia ante la ONU al ataque contra Cristina Kirchner y la "violencia política"

No obstante, la participación de Fernández en el evento no fue pensada para priorizar este planteo, si bien puede encontrar eco en países que tienen problemas incluso mayores en términos de "violencia política". La prioridad sigue siendo, pese a todo, conseguir apoyo para solucionar la escasez de dólares y aliviar en lo que se pueda la crisis económica del país.

Fuentes oficiales señalaron a iProfesional que el viaje del Presidente es para el Gobierno otra oportunidad de transmitir en el plano internacional "la potencialidad argentina de constituirse como proveedor estable y creciente de alimentos y energía" en medio de la crisis desatada por la guerra que elevó los precios internacionales de estos dos rubros.

"El viaje a la ONU conceptualmente es una oportunidad para que la Argentina reafirme lo que viene sosteniendo: que la pandemia y la guerra puso en riesgo las cadenas de suministros de toda la economía internacional", evalúan en la Cancillería que encabeza Santiago Cafiero, miembro de la comitiva oficial que acompaña al jefe de Estado en Nueva York.

En esa clave se interpretan las reuniones de Fernández con el presidente de España, Pedro Sánchez, antes de su discurso ante la Asamblea, y con el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, en una cena prevista para después de la presentación central.

Con Sánchez el mandatario argentino se verá en el marco de un encuentro centrado en la "seguridad alimentaria" organizado por el español. Por la noche, participará de una cena patrocinada por Macron con el fin de conversar sobre energía y alimentos, según confirmaron fuentes de la comitiva presidencial.

La reunión más esperada y el eje de la "oferta" argentina

La "potencialidad argentina" que el Gobierno transmite a sus interlocutores internacionales está enfocada centralmente en la materia energética. El gas natural licuado, el petróleo y las energías renovables son los sectores desde los que buscan seducir inversores, con el acento en Vaca Muerta y el desarrollo del gasoducto Néstor Kirchner.

El objetivo central del viaje es profundizar la línea que trazó Massa para potenciar inversiones en energía

En esa clave se inscribe la visita que el Presidente realizará este miércoles a Houston, la llamada "capital petrolera" de Estados Unidos, donde también aterrizó la semana pasada el ministro de Economía, Sergio Massa.

Cerca de Fernández descatan que, mientras que Massa estuvo con las empresas que ya tienen inversiones en la Argentina, el Presidente se reunirán con compañías que no están en el país. Esperan que haya alrededor de 80 firmas en la exposición y el almuerzo que se realizará ese día.

El otro eje central en materia económica del punteo realizado por el equipo que rodea a Fernández en este viaje es el del crecimiento de las exportaciones de trigo y de maíz y la apertura de mercados como el de la India. "Argentina ya juega como proveedor pero hay que potenciarlo", consideran en la Cancillería, según supo este medio.

El otro objetivo de la misión argentina se cumplió el pasado lunes, con la reunión que el Presidente mantuvo con la directora del FMI, Kristalina Georgieva, quien dejó un gesto de apoyo para el Gobierno.

A pesar de las reuniones que tiene programadas el jefe de Estado, la más esperada es la postergada cita con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que todavía no tiene fecha.

La esperanza de que se concretara en el marco de este viaje quedó trunca debido al histórico funeral de la reina Isabel II del Reino Unido, que convoca por estos días a numerosos mandatarios, entre ellos el norteamericano, en Londres. Por ese motivo las bilaterales en esta edición de la Asamblea de Naciones Unidas son pocas, explicaron en el Gobierno.