Más artículos

¿Llega la "era de hielo" para los gigantes tecnológicos?: por qué Trump los tiene en la mira

¿Llega la "era de hielo" para los gigantes tecnológicos?: por qué Trump los tiene en la mira
Mientras Zuckerberg pide mayor regulación sobre las "Big Tech", se abrió una investigación estatal sobre las fusiones y adquisiciones de estas compañías
Por Cesar Dergarabedian
17.02.2020 18.00hs Tecnología

Más vale prevenir que curar. Eso es lo que dejó traslucir Mark Zuckerberg, el fundador y CEO de Facebook, cuando reconoció este lunes que las grandes empresas tecnológicas necesitan más regulación para desarrollar sus actividades sin perjudicar a la democracia.

El creador de un conglomerado que tiene a las mayores redes sociales del mundo (Facebook e Instagram) y a la aplicación de mensajería instantánea más usada del globo (WhatsApp) admitió en una nota de opinión en el Financial Times: "No creo que las compañías privadas deban tomar tantas decisiones por su cuenta cuando afectan a valores democráticos".

El pedido público de Zuckerberg se conoció menos de una semana después de que la Comisión Federal de Comercio (FTC, sigla en inglés) estadounidense anunciara que examinará adquisiciones anteriores de Alphabet (matriz de Google), Amazon, Apple, Facebook y Microsoft.

Las órdenes especiales anunciadas por esta comisión gubernamental sugieren que se está enfocando en la cuestión de cómo las compañías tecnológicas usan las adquisiciones para acumular poder y cómo se usan los datos de las compañías adquiridas.

En el caso que la FTC establezca nuevas reglas para las próximas fusiones, o incluso desautorice las ya realizadas, se abriría una "era de hielo" para los gigantes tecnológicos, que desde 2015 tienen una relación problemática con el presidente Donald Trump.

Un anticipo de esa posibilidad se registró en junio de 2019 cuando las acciones de Amazon, Alphabet y Facebook cayeron en forma estrepitosa por investigaciones judiciales en los Estados Unidos.

El jefe de la Casa Blanca tiene mejores vínculos con jugadores tecnológicos tradicionales, como son las empresas de telecomunicaciones.  Por ejemplo, aprobó el fin de la neutralidad de la red, que había sancionado su antecesor Barack Obama, una medida que favoreció a las "telcos".

Guardia en alto

En su nota, Zuckerberg asegura que trabajó en colaboración con algunos gobiernos y cree que los principales desafíos que la legislación sobre las grandes tecnológicas debe abordar son los siguientes:

- La transparencia.

- El contenido político.

- La portabilidad de los datos.

- La responsabilidad de las compañías.

Zuckerberg aseguró que Facebook publica informes detallados sobre el contenido perjudicial en la red social y el funcionamiento de su plataforma.  También reveló que explora la posibilidad de someter su "sistema de moderación de contenido a un auditor externo".

Además, admitió el problema de identificar el contenido que se clasifica como propaganda política, aunque señaló que Facebook tiene un sistema que permite saber quién ha pagado por la difusión de un contenido y a cuántos usuarios ha llegado.

En cuanto a la posibilidad de establecer sistemas abiertos que permitan compartir datos entre ellos, advirtió que es complicado saber cuándo un dato pertenece al usuario y cuando se puede compartir.

Zuckerberg:
Zuckerberg: "Las empresas como la mía también necesitan una mejor supervisión".

"Tenemos que encontrar un equilibrio entre promover la innovación y la investigación, y proteger la privacidad y la seguridad de las personas", aseguró Zuckerberg, cuya empresa recibió una histórica multa de la FTC en 2019 por afectar la privacidad de los usuarios

Ante la duda, el CEO de la mayor red social del mundo señaló que "las estrictas leyes de privacidad" apuestan siempre por no compartir los datos del usuario. Para Zuckerberg, el último gran desafío tiene que ver con garantizar que las compañías se hagan responsables de lo que ocurre en sus plataformas.

El CEO de la red social dijo creer que los usuarios necesitan saber que los gigantes tecnológicos responden ante alguien cuando cometen un error. "Las empresas como la mía también necesitan una mejor supervisión al momento de tomar decisiones, por lo que estamos creando una Junta de Supervisión independiente para que la gente pueda apelar las decisiones de Facebook", reveló Zuckerberg.

El creador de Facebook también reconoció que la legislación puede afectar a su negocio a corto plazo, pero será beneficioso para todos en el futuro. "En vez de confiar en que las empresas individuales establezcan sus propios criterios, nos beneficiaríamos de un proceso más democrático. Por eso estamos presionando por una nueva legislación", concluyó.

Las fusiones, bajo revisión

Zuckerberg salió a pedir regulación luego de que la FTC anunciara que examinará adquisiciones anteriores de Alphabet, Amazon, Apple, Microsoft y la propia red social. La FTC exigirá a las compañías que proporcionen información sobre adquisiciones no reportadas previamente a las agencias antimonopolio bajo la Ley Hart-Scott-Rodino y consumadas entre el 1 de enero de 2010 y el 31 de diciembre de 2019.

Las empresas deben presentar en forma periódica propuestas de fusiones y adquisiciones que excedan un cierto tamaño para su revisión por parte de la FTC y el Departamento de Justicia, generalmente cuando un acuerdo está valorado en más de 90 millones de dólares.

El umbral ha cambiado con los años. Eso significa que los pedidos especiales se dirigirán a adquisiciones más pequeñas y adquisiciones que podrían haberse realizado de manera silenciosa, en lugar de ofertas de gran éxito como las adquisiciones que hizo Facebook de Instagram y WhatsApp, que fueron revisadas de manera formal por las agencias antimonopolio.

La movida es dirigida por la Oficina de Planificación de Políticas de la FTC bajo la autoridad otorgada por la Sección 6 (b) de la ley que creó este organismo, que permite a la agencia realizar estudios de gran alcance sin el propósito de hacer cumplir la ley.

El presidente de la comisión, Joe Simons, dijo que el estudio es principalmente una forma de ver lo que podrían haber aprendido de las adquisiciones que las empresas tecnológicas no estaban obligadas a revelar a las agencias antimonopolio.

"Queremos, al menos, ser conscientes de lo que nos faltaba", dijo Simons. En el futuro, la FTC podría decidir cambiar las reglas para hacer que más fusiones sean reportables a la agencia o ajustar sus requisitos de informes bajo su autoridad, lo que no requeriría un cambio en las reglas.

La revisión "definitivamente podría informar la aplicación", evaluó Simons, quien agregó: "Si durante este estudio vemos que hay transacciones que resultan problemáticas, todas nuestras opciones están sobre la mesa".

Compras como la que hizo Facebook sobre Instagram podría revisarse.
Compras como la que hizo Facebook sobre Instagram podría revisarse.

Simons agregó que las posibles acciones de cumplimiento podrían incluir disolver fusiones pasadas, ordenar a las compañías desinvertir y crear una organización comercial separada o imponer correctivos conductuales.

La FTC también ordenó a las compañías que revelen "información y documentos sobre sus estrategias de adquisición corporativa, acuerdos de votación y nombramiento de la junta, acuerdos para contratar personal clave de otras compañías y pactos laborales para no competir".

Las órdenes también solicitan a las compañías que compartan información sobre "cómo se integraron los activos adquiridos y cómo se trataron los datos adquiridos". El comisionado de la FTC, Rohit Chopra, advirtió que "las compañías de toda la economía están en una carrera armamentista para absorber cada fuente de datos y monetizarla".

"Muchas de estas fusiones vuelan por debajo del radar. Las órdenes de la FTC proporcionarán claridad sobre por qué las salas de juntas están invirtiendo miles de millones para nuestros datos personales", explicó.

¿Mayor poder para Trump?

Ante la probable reelección de Trump en los comicios de noviembre, cobra relevancia un proyecto presentado este mes por un senador republicano que propone revisar la FTC y hacer que sea parte de la Casa Blanca.

El senador republicano Josh Hawley propuso poner bajo la lupa esta comisión, una de las principales agencias que regula a los gigantes tecnológicos en materia de privacidad y antimonopolio.

El legislador sugiere poner a la Comisión Federal de Comercio bajo el Departamento de Justicia, que es parte del Poder Ejecutivo. El senador republicano del estado de Missouri sugiere que la Comisión Federal de Comercio opere dentro del Departamento de Justicia, eliminando por completo la estructura de la comisión.

Es probable que la propuesta genere alarmas sobre la eliminación de la independencia de un organismo regulador clave, especialmente cuando los demócratas han especulado sobre la cercanía del fiscal general William Barr con Trump.

Una propuesta legislativa daría mayor poder a Trump sobre los gigantes tecnológicos.
Una propuesta legislativa daría mayor poder a Trump sobre los gigantes tecnológicos.

La FTC opera actualmente como una agencia independiente encargada de regular los problemas de protección del consumidor y hacer cumplir la ley antimonopolio federal. Está dirigida por cinco comisionados que votan sobre reglas y casos. No más de tres comisionados pueden ser de la misma parte.

El Departamento de Justicia, por otro lado, es parte del poder ejecutivo, por lo que es responsable ante el Presidente. La propuesta de Hawley volaría esa estructura, relegando a la FTC a convertirse en una división del Departamento de Justicia y transfiriendo toda la autoridad antimonopolio y de revisión de fusiones a la División Antimonopolio del Departamento de Justicia.

En lugar de cinco comisionados, la FTC tendría un solo director que necesitaría ser confirmado por el Senado cada cinco años e informaría directamente al fiscal general. "La FTC no está funcionando", dijo Hawley en un comunicado. "Pierde el tiempo en guerras territoriales con el Departamento de Justicia, nadie es responsable de las decisiones y carece de los ‘dientes’ para enfrentar los abusos desenfrenados de los gigantes tecnológicos".

Bajo la actual estructura de aplicación de la ley antimonopolio, la FTC y la División Antimonopolio del Departamento de Justicia pasan por un proceso conocido como autorización en el que cada agencia firma la otra en un caso particular.

Pero los negocios en expansión de las compañías tecnológicas han desafiado algunas de las áreas convencionales de experiencia de cada agencia, y su naturaleza de alto perfil los ha convertido en el tema de discusión.

El año pasado, los jefes de la FTC y la División Antimonopolio del Departamento de Justicia admitieron ante el Congreso que habían discutido sobre qué agencia debería estar a cargo de las investigaciones de los gigantes tecnológicas.

Tanto Simons, el titular de la FTC, como el fiscal general adjunto, Makan Delrahim, acordaron que si se les da una lista en blanco, es probable que pongan la aplicación antimonopolio bajo un mismo techo. "Sería difícil imaginar un sistema diseñado en primera instancia como lo tenemos hoy", dijo Delrahim. "No es el mejor modelo de eficiencia".

En su propuesta, Hawley cita la decisión de la FTC de cerrar su investigación anterior sobre Google sin tomar medidas contra la compañía como un ejemplo de su presunta aplicación insuficiente.

"La inacción de la FTC permitió a Google afianzar su participación de mercado durante años utilizando el engaño", acusó Hawley, quien también criticó el acuerdo de 5 mil millones de dólares de la FTC con Facebook por preocupaciones de privacidad y la autorización de la agencia de adquisiciones que les han ayudado a crecer en tamaño y poder.

En el caso de Google, desde septiembre enfrenta una investigación de 50 fiscales generales de los Estados Unidos sobre su poder en Internet y una posible violación de las leyes antimonopolio del país en la red. 

Además de ayudar a la División Antimonopolio en la revisión de fusiones y casos de conducta, el plan de Hawley le daría a la FTC una nueva responsabilidad de revisar los mercados digitales a través de una nueva "Sección de Investigación del Mercado Digital" compuesta por "tecnólogos, economistas y especialistas del mercado".  Se espera que la sección genere estudios para ayudar a los litigios de cumplimiento del Departamento de Justicia e informar al Congreso.

Una nueva FTC se enfocaría en cómo las empresas usan los datos para aprender sobre posibles rivales.
Una nueva FTC se enfocaría en cómo las empresas usan los datos para aprender sobre posibles rivales.

El plan de Hawley sugiere que la división podría estudiar cómo las empresas usan los datos para aprender sobre posibles rivales, cómo usan la psicología del comportamiento para influir en las elecciones de los consumidores y la "aplicación selectiva de los términos de servicio", entre otros temas.

El senador republicano también quiere endurecer las leyes de ética para evitar que el personal de la FTC y la División Antimonopolio trabajen o representen a empresas con más de 30 mil millones de dólares en ingresos anuales durante dos años después de abandonar esas secciones.

Las leyes de ética actualmente requieren que los altos funcionarios de la FTC se abstengan de representar a una empresa frente a la agencia durante un año después de irse y se abstengan de trabajar en un asunto en el que tuvieron un papel en la FTC.