Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

López cumplió 121 años: así producen sus clásicos vinos argentinos

López cumplió 121 años: así producen sus clásicos vinos argentinos
Eduardo López, presidente del directorio de la empresa familiar, habló con Vinos & Bodegas sobre el presente de la compañía que trasciende generaciones
Por Vinos & Bodegas
30.12.2019 12.21hs Vinos & Bodegas

¡Seguinos en Instagram!

Alcanzar una identidad propia y que dicha identidad sea reconocible por el consumidor es una de las metas que se traza cualquier compañía que opera con bienes de consumo, desde autos hasta tecnología, pasando por alimentos y bebidas.

Y en el terreno de los vinos, si una bodega logró acuñar su identidad propia, esa es López, que este año cumplió 121 años y que, dato a destacar, todavía continúa en manos de la familia fundadora.

"Nuestro bisabuelo fue quien la inició allá por 1898", rememora Eduardo López, presidente del directorio de la compañía, quien agrega que "actualmente la dirección ejecutiva y enológica de la bodega la llevamos adelante integrantes de la cuarta generación" y que la quinta generación (que ya cuenta nada menos que con 45 personas), "se va integrando de acuerdo a un protocolo familiar establecido".

La bodega produce unas 9 millones de botellas al año, con una capacidad de almacenamiento en bodega de 40 millones de litros. De ese total, 6 millones en toneles y cubas de roble francés y el resto en tanques de acero inoxidable y en piletas de hormigón.

"Podríamos decir que tenemos casi 1 litro de vino por argentino", afirma el directivo de esta bodega que logró que "López" sea una marca registrada en bodegones y restaurantes y una suerte de patrimonio de la cultura argentina.

Eduardo López. 

"El mercado interno consume entre el 90 y el 95% de lo que producimos. ¡Así que podemos decir que los mejores vinos de López se consumen en Argentina!", agrega con énfasis.

Pero la bodega es mucho más que el "López Clásico". De hecho, en la actualidad cuentan con 45 productos diferentes, conformando así un portfolio amplio y bastante diverso, si bien el estilo no se negocia.

A propósito de esto, ¿cómo definiría el estilo de los vinos uno de los propietarios de la mítica bodega?

"Buscamos obtener amabilidad en los taninos y redondez plena en el vino. El color de nuestros vinos no es tan intenso, influenciado por uvas de nuestros viñedos cosechadas en su punto óptimo de maduración y evitando la sobremaduración de las mismas. En síntesis: la idea siempre es lograr vinos armónicos, equilibrados, suaves, fáciles de beber y de maridar con distintos tipos y estilos de comidas", resume.

En este sentido, Eduardo hace una aclaración importante: "Nuestro estilo demanda más tiempo de guarda en tonel, de manera de lograr un añejamiento correcto y ese buen equilibrio entre vino y madera, dando prioridad a los descriptores de cada varietal".

"Ese estilo está basado en el uso de tonelería de gran tamaño de roble francés, incluyendo toneles y cubas de entre 5.000 y 35.000 litros de capacidad, para el añejamiento de nuestros vinos tintos. Esto nos diferencia de la gran mayoría de las bodegas argentinas, porque no utilizamos barricas de 220 litros", agrega.

 

¿Y cómo impacta esto en las características del producto final? Según explica, "en los toneles, la superficie de contacto entre el vino y la madera es mucho menor, con lo cual la transferencia de aromas y gustos del roble también es menor. A su vez, el tiempo que necesitan los vinos para su añejamiento es mayor".

"Un ejemplo claro esta dado con la cosecha que hoy estamos comercializando de nuestro Montchenot 10 años que es la 2009. Todos estos factores hacen que el resultado sea un vino de guarda con un Estilo bien distinto y particular", concluye.

"Hoy, cuando muchos redescubren el valor del añejamiento en tonelería grande, el consumidor reconoce nuestro estilo", asegura Eduardo.

 

En este sentido, el directivo plantea que en los últimos años lanzaron algunos productos en línea con la tendencia que apunta a vinos más frescos y sin madera, pero sin renunciar al "legado López".

"Tratamos de estar atentos y acompañar los cambios en los gustos, hábitos y situaciones de consumo, pero siempre fieles a nuestro estilo", remarca.

Así es como recientemente incorporaron un Montchenot Joven, o el Montchenot 5 años, además de la línea de varietales Xero, sin madera. En paralelo, en estos momentos están relanzando la línea Traful, con nueva etiqueta, así como los espumantes Montchenot Rosé y el López Dulce, con presentaciones diferentes a las habituales.

Sin embargo, Eduardo marca que una de las claves para que una bodega perdure es la consistencia a través del tiempo. Y en eso, López tiene un interesante patrimonio: "Las cosechas especiales o vinos de guarda de muchos años, es un diferencial que casi ninguna bodega tiene, y que nosotros podemos ofrecer con cosechas de casi todos los años desde el inicio de cada marca. Nuestro vino más antiguo es un Chateau Vieux de 1938, la primer botella de vidrio que embotellamos. Y desde ese año tenemos ejemplares casi todas las cosechas hasta la actualidad. Son vinos que no solo son de colección: se pueden tomar sin ningún problema ¡y están verdaderamente ricos!".

 

Para abastecerse, cuentan con unas 1.100 hectáreas de viñedos repartidas en doce fincas propias ubicadas en Maipú, Tupungato (Valle de Uco) y Luján de Cuyo. Allí producen variedades tintas tales como Malbec, Cabernet Sauvignon, Sangiovese, Merlot y Pinot Noir; así como Chardonnay, Semillón, Chenin Blanc y Sauvignon Blanc, considerando las variedades blancas.

"Todos estos cultivos están destinados a la elaboración de nuestros productos de mayor calidad. Tenemos además antiguos viñedos, como los de Finca La Marthita, que datan de 1940; o los Malbec de Lujan de Cuyo, del año 1920", agrega Eduardo, quien agrega que "por regla general y para mantener la trazabilidad de la uva, siempre privilegiamos las uvas de viñedos propios, la mejor forma de satisfacer nuestras exigencias, pero también en algunos casos necesitamos de alianzas con productores de uvas para proveernos de las uvas faltantes".

A toda esta estructura se suman 97 hectáreas de olivos, con las que producen un aceite de oliva extra virgen.

Eduardo señala que "si bien el director enológico es mi hermano Carlos", para manejar toda esta estructura "tenemos un equipo técnico de enólogos e ingenieros agrónomos bien formado y profesionales al momento de seleccionar los vinos a utilizar en cada corte".

¿Y es posible hablar de un perfil definido del consumidor de bodegas López?
"Podríamos sintetizar que son consumidores que reconocen una tradición de calidad, que valoran el estilo de nuestros vinos en los distintos perfiles, tanto de los vinos de corte como los varietales, probablemente se sientan también parte de nuestra historia, al haber visto incluso a sus padres tomar nuestros vinos por largos años", concluye.

Seguí Leyendo: 

Es descendiente de un prócer, vendió su auto para poder viajar y ahora triunfa como sommelier en París

Alerta por el cambio climático: así se verá alterado el negocio del vino a nivel mundial

Vinos argentinos en China: bodegas van a la conquista del mercado más codiciado

Vinos: ¿cuál es la bodega más premiada y el Malbec número uno de Argentina?

Cada vez más bodegas argentinas utilizan tapones sustentables y de origen vegetal en vinos de alta gama

Es de Puerto Rico, vivió en China y acaba de lanzar un vino de Mendoza que sorprende

Cinco vinos que sólo se consiguen en bodegas y que vale la pena probar

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar