Más artículos
Coronavirus y el golpe al turismo del vino: bodegas entran en modo cuarentena

Coronavirus y el golpe al turismo del vino: bodegas entran en modo cuarentena

Coronavirus y el golpe al turismo del vino: bodegas entran en modo cuarentena
El aislamiento y el temor mundial ante el avance del virus afectó una de las unidades de negocios más importantes para este sector
Por Juan Diego Wasilevsky
20.03.2020 13.51hs Vinos & Bodegas

La Argentina y el mundo están en alerta a causa del coronavirus. Y así como un sinfín de industrias están bajando sus persianas hasta nuevo aviso, el sector vitivinícola debió suspender una de sus unidades de negocios más redituables: el enoturismo.

Las visitas de turistas no solo son importantes para ayudar a cada bodega a construir una imagen de marca. Los contingentes también son importantes a la hora de incrementar la facturación. Sucede que los visitantes, sobre todo los del exterior, además de almorzar en los restaurantes que tienen los establecimientos, suelen comprar allí los vinos de más alta gama.

De hecho, para algunas bodegas, la venta directa a turistas puede ser el principal canal comercial en los segmentos tope de gama, especialmente en los vinos ícono.

Sin embargo, el aislamiento y las medidas que tomaron en su momento provincias como Mendoza, de cerrar sus fronteras y de enviar a cuarentena obligatoria a toda persona (sea extranjera o argentina) que ingresa al territorio, sumado al lógico temor de la gente, cortó este importante canal comercial.

El consultor Javier Merino, director de Area del Vino, ya había adelantado en diálogo con iProfesional que la pérdida de ingresos en concepto de enoturismo es uno de los tres grandes impactos que sufrirán las bodegas, a los que sumó el desplome del consumo en China y la caída de la economía en general, que está provocando un marcado bajón de las exportaciones nacionales.

Respecto del primer punto, un reciente informe del Ente de Turismo de Mendoza reveló que las casi 150 bodegas abiertas a visitantes que hay en esa provincia suelen recibir a más de 1,1 millón de personas cada año, siendo los fines de semana XL, el feriado de Pascuas y las vacaciones de invierno (que se comienzan a planificar desde ahora) algunos de los momentos de mayor afluencia de visitantes.

De acuerdo con el relevamiento, San Rafael se posicionó en el primer lugar, captando más de 332.000 turistas. Le siguieron Maipú (casi 326.600) y Luján de Cuyo (con cerca de 320.000). En tanto que el Valle de Uco en su conjunto alcanzó los 158.000.

Además, a nivel internacional, el ranking fue liderado por los brasileños, que explicaron nada menos que 38% del total. Estados Unidos, Canadá e Inglaterra fueron otros orígenes de relevancia.

"La gran pregunta es si este año vendrán, justo para el invierno, tantos brasileños como en los últimos años si se agrava el problema del coronavirus", advierte Merino.

Puertas cerradas

Desde Bodegas de Argentina, entidad que nuclea a la mayor parte de las empresas del sector, informaron días atrás que, "como parte de las medidas que se deben tomar por el tema de público conocimiento, el Coronavirus COVID-19", se decidió "unánimemente cerrar las áreas de turismo en bodega hasta el 31 de marzo del corriente".

Además, adelantaron que se hará seguimiento de la situación y "se evaluará en una próxima reunión –que tendrá lugar el jueves 26 de marzo- la continuidad de esta medida u otras a adoptar en función de la evolución de la situación".

Entre las empresas que asistieron y definieron cerrar las puertas al turismo figuran Altavista, Andeluna, Budeguer, Cruzat, Kaiken, Dante Robino, Las Perdices, Luigi Bosca, Alfredo Roca, Salentein, Séptima, Susana Balbo Wines, Tapiz, Trapiche y Trivento.

La reacción de las bodegas frente al "efecto coronavirus"

En diálogo con iProfesional, María Barale, directora de Relaciones Institucionales de Andeluna, ubicada en Gualtallary, Valle de Uco, explicó que "entre el último viernes y sábado tuvimos cerca de 500 cancelaciones de reservas para las próximas semanas. El 90% de nuestros visitantes son extranjeros. Si bien tuvimos cancelaciones y existe un protocolo en el momento de la llegada de los extranjeros el aeropuerto, el viernes recibimos turistas americanos que vinieron directo del aeropuerto, fueron atendidas tomando todas las medidas de prevención".

"El lunes decidimos cerrar desde el 17 al 31 de Marzo y que nuestros empleados de turismo trabajen desde sus casas durante estos días, haciendo capacitaciones o revisando procedimientos, por ejemplo", agregó.

Respecto del impacto en el negocio, Barale afirmó que "para nosotros es pésima la situación: tenemos una estructura de salarios que mantener y estamos con las puertas cerradas, pero siempre priorizamos la salud de nuestros empleados y no vamos a arriesgar a nadie al contagio".

Bodega Andeluna

"Los brasileños también entraron en zona de riesgo y explican más de un 50% de nuestras visitas. Esperamos puedan reprogramar sus viajes y volver en unos meses, cuando todo esté más claro. Hay algunos turistas que pudieron reprogramar para septiembre-noviembre", agregó.

También en el Valle de Uco se encuentra Domaine Bousquet. Marianela Novello Arranz, respondable de Hospitalidad, aseguró que "nuestra primera medida fue reforzar inmediatamente el protocolo de seguridad e higiene acode a las medidas de prevención de propagación del virus. Luego del cierre de actividades turísticas hemos reasignado a todo el personal de turismo a distintas tareas dentro de la empresa".

Bodega Domaine Bousquet

En lo que respecta al impacto sobre la actividad de la bodega, explicó que "desde la semana pasada a hoy hemos recibido cancelaciones o tenido que cancelar reservas por más de 1000 personas sólo para el mes de marzo". Además, detalló que están recibiendo cancelaciones para abril e incluso para mayo.

"Sabemos que los próximos meses van a ser difíciles. Estamos trabajando en el desarrollo de estrategias que nos permitan afrontar los meses que vienen, enfocándonos en la venta de vino online y el desarrollo de un club de vino", sostuvo.

Desde Viña Las Perdices, ubicada en Agrelo, Luján de Cuyo, también confirmaron que suspendieron la atención al turismo.

"Fue importante que estuvieran todas las bodegas en sintonía para dar un claro mensaje. Por mucho que esta medida afecte la actividad turística, teniendo en cuenta que se estaba por recibir una gran afluencia durante el próximo fin de semana largo y en la Semana Santa que también está próxima, fue unánime la idea de priorizar por encima de todo el resguardo de la salud tanto de los visitantes como del personal que trabaja en las bodegas", señalaron, para luego agregar que "una vez que haya pasado la tormenta no tenemos dudas de que Mendoza volverá a brillar como destino turístico y podrá recuperarse de esta baja temporal".

Bodega Viña Las Perdices

En el caso de Susana Balbo Wines, Claudia Ortiz, responsable de Turismo y Hospitalidad, explicó que "cerramos las puertas al turismo al instante, para evitar recibir turistas de zonas de riesgo".

La bodega suspendió todas las bodas que tenía agendas para abril y las está reprogramando para diciembre. También están reprogramando todas las reservas de visitas y almuerzos pautadas para marzo y abril.

Bodega Susana Balbo Wines

"Se está tomando mucha conciencia en Mendoza, las bodegas están prácticamente todas cerradas", sostuvo.

En cuanto a cómo pasó a operar la bodega, Ortiz señaló que "decidimos entrar en cuarentena las 20 personas que conforman el área turismo y comercial y hacer home office. Nadie está yendo a la bodega, salvo el equipo de enología".