Bonos argentinos cierran el año a precios de default: ¿qué esperan los especialistas hacia adelante?

Bonos argentinos cierran el año a precios de default: ¿qué esperan los especialistas hacia adelante?
Los títulos que emitió Martín Guzmán rinden, en promedio, más del 15 por ciento. Cuáles son las perspectivas que se manejan en la City
Por Leandro Gabin
18.12.2020 07.00hs Finanzas

A pocas semanas de terminarse este 2020 tan particular, los bonos argentinos siguen sin levantar cabeza y cerrarán como una de las peores inversiones para los que apostaron al giro "menemista" de Alberto Fernández (algo que nunca llegó y que, se cree, tampoco llegará).

Los bonos tienen rendimientos de hasta 16% en dólares y superan en casi 350 puntos básicos a los de Ecuador, nación que también reestructuró su deuda en el mismo momento de la Argentina. 

Los títulos que emitió Martín Guzmán rinden -en promedio- más del 15% mientras que los ecuatorianos cotizan al 11,50%. Y en el mercado dicen que la película no cambiará en el corto plazo por el escaso atractivo que tienen estos instrumentos y la falta de políticas económicas que convenzan a los inversores.

El riesgo país, todavía en niveles altos

"El 2020 trajo la reestructuración de la deuda, que sacó a nuestro país de su noveno default de la historia. Se trató de un paso trascendental en pos de la sostenibilidad. Sin embargo, no fue condición suficiente para que el riesgo país bajara de los 1.400 puntos y que los nuevos bonos se lucieran con buenos resultados", afirmó GMA Capital. 

Los flamantes Globales, títulos internacionales emitidos bajo ley Nueva York, acusan pérdidas que promedian el 23%. El rendimiento de casi 16%, 400 puntos por encima de la tasa inicial de septiembre, dista muchísimo de la anhelada exit yield de 10%. "Con estas tasas, Argentina no solo se apartó de sus pares africanos (Angola y Congo, países CCC+ igual que nosotros, rinden 9,5% y 13% respectivamente) sino que está prácticamente fuera del mapa global", agrega. 

Sucede que hay varios desafíos para la Argentina hacia adelante que preocupa a los inversores.

"Si bien el contexto global es favorable para Argentina, por la apreciación de las monedas de nuestros principales socios comerciales y el alza en el precio de las materias primas, el escenario sigue siendo frágil y obliga a una posición de cautela. La prudencia es impuesta por una delicada situación social, especialmente en lo que respecta a la pobreza e indigencia", dice Martín Polo, estratega en Jefe de Cohen Asset Management. 

"En 2021, deberá encarar el desafío fiscal en un contexto político que obliga al gobierno a lograr consensos tanto en el seno del propio frente oficialista como con el resto de la sociedad. No será fácil, no lo vemos probable, pero tampoco es imposible", agrega.

Los bonos argentinos están a precio de remate.
Los bonos argentinos están a precio de remate.

De qué depende el rendimiento de los Globales

Hacia adelante, dice GMA, dos grandes aspectos pesan sobre la suerte de los Globales:

-El de carácter más técnico es que tienen una tasa de cupón despreciable. El hecho de que paguen muy poca renta en los próximos años (bajo current yield) provoca que la renta fija se parezca más al equity.

Por lo tanto, los fondos grandes y de largo plazo (real money y soberanos) no muestran interés por la deuda local. En cambio, Argentina sí sigue en el radar de fondos de distress y hedge funds, es decir, de manos menos estables y más cortoplacistas.

-La otra cuestión que afecta las valuaciones se relaciona con la falta de rumbo económico. La ausencia de una hoja de ruta sobre cómo se solucionarán los desequilibrios fiscales y monetarios, la dinámica cambiaria y la reducción dramática de reservas, entre otros problemas, resulta crítica.

La
La "falta de rumbo económico", uno de los problemas del país a los ojos de analistas.

Las conversaciones con el FMI sobre un acuerdo Extended Fund Facility para rollear los u$s44.000 millones que vencen entre 2022 y 2023 y la presentación de una agenda de reformas y mejoras institucionales también son drivers de peso. 

"De hecho, creemos que, de aparecer señales positivas por este lado en los próximos meses, las paridades actuales inferiores al 40% de los Globales difícilmente sean un mal trade a mediano plazo. Unas cuentas rápidas indican que, si Argentina se pareciera más a un país africano, el upside en bonos rondaría el 13% en dólares. Siendo aún más optimistas, una convergencia a tasas del 10%, como Ecuador, redundaría en ganancias de capital del orden del 34%", advierte GMA. 

Y Delphos Investment señala que los magros pagos en el corto plazo de los bonos (el bajo current yield) es la razón por la cual estos instrumentos no terminan de acoplarse al risk on global.

"Sin embargo, un escenario mundial distinto al observado hasta ahora, con una fuerte caída del dólar en el mundo y suba de commodities, podría afectar de forma directa la probabilidad de default en los bonos y así su potencial upside. En este sentido, todos los caminos conducen a indicar que lo conveniente sería una rotación desde los bonos cortos como AL30/AL29 hacia los títulos más largos, principalmente al AE38", aconsejan.  

"Por un lado, la curva soberana se encuentra invertida y aun así el AE38 se ubica en la misma línea que los bonos cortos, es decir, los ratios favorecen al largo. Por otro lado, la cuestión más importante radica en la tasa de cupones promedio anual, 4,44% para el 38 mientras para los cortos ese número se encuentra en 1% o menos", remarca Delphos.

Temas relacionados
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído