Más artículos

Una pregunta fundamental, ¿fumar aumenta el riesgo de contraer coronavirus?

Una pregunta fundamental, ¿fumar aumenta el riesgo de contraer coronavirus?
Una de las preguntas que actualmente se hacen los especialistas es el impacto que tiene el hábito de fumar como factor de riesgo de contagio
Por iProfesional
26.03.2020 14.12hs Health & Tech

El coronavirus que actualmente azota al mundo y ha colapsado los sistemas sanitarios de muchos países es todavía una incógnita en muchos aspectos. Una gran cantidad de científicos alrededor del mundo están investigando en detalle las características del virus, su capacidad de mutación, de adaptación y de sobrevida, entre otros elementos. Asimismo, muchos especialistas se han concentrado en entender cómo impacta en el cuerpo humano y cómo interactúa con las variables que trae la persona -enfermedades, afecciones previas, hábitos, formas de vida, entre otras-.

Así, hoy es posible decir que las afecciones respiratorias empeoran, en función de su gravedad, el diagnóstico de una persona contagiada por coronavirus. Más específicamente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el humo del tabaco provoca que los fumadores "tengan un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves de Covid-19". Cabe mencionar que en el mundo hay cerca de 1300 millones de fumadores y el 84% de ellos se encuentra en los países de mayor desarrollo y de economías más favorables.

"La investigación en 55.924 casos confirmados por laboratorio en China muestra que la tasa bruta de mortalidad para pacientes [con coronavirus] es mucho más alta entre aquellos con enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión, enfermedad respiratoria crónica o cáncer que aquellos sin condiciones médicas crónicas preexistentes", expone la OMS.

El tabaquismo, expresa el organismo, también puede contribuir a la aparición de la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), que provoca la inflamación y/o ruptura de los alvéolos en los pulmones, dificultando la absorción de oxígeno y la expulsión de dióxido de carbono, lo que provoca tos con dolor y dificultades respiratorias.

Las afecciones respiratorias aumentan el riesgo de contraer coronavirus
Las afecciones respiratorias aumentan el riesgo de contraer coronavirus

"Fumar se considera un factor de riesgo para cualquier infección del tracto respiratorio inferior y el virus afecta principalmente a este sistema, a menudo provocando que un daño respiratorio leve sea severo", asegura la entidad sanitaria mundial. El virus se ha presentado con síntomas más severos en los adultos de más edad y en personas con problemas médicos como diabetes, enfermedades del corazón y males pulmonares. Sin embargo, los fumadores están en igual o mayor riesgo que estos enfermos.

Pero, además de los fumadores, quienes pueden enfrentar un riesgo superior si resultan contagiados por coronavirus son los asmáticos. La Fundación de Asma y Alergia de América recomienda extremar la precaución "cuando se propague cualquier tipo de enfermedad respiratoria en su entorno". El asma, aclaran los especialistas, no aumenta las probabilidades de contagio del virus, pero sí puede —no siempre sucede— provocar que sus consecuencias sean más graves para el paciente, ya que es posible que aumente las dificultades respiratorias que estas personas ya padecen.

Qué otras personas tienen más riesgo de contraer y enfermar por coronavirus

Las personas mayores de 60 años con patologías crónicas sobre todo de tipo cardiovascular, o bien con factores de riesgo cardiovascular, como son hipertensos, diabéticos y fumadores, y también el riesgo sería mayor en personas con cáncer o con problemas respiratorios crónicos.Es importante aclarar que en las mujeres el cromosoma X y sus hormonas podrían ejercer un efecto protector contra la infección y explicar por qué los hombres se infectan más y mueren más. Sin embargo, el pronóstico depende sobre todo de la presencia o ausencia de enfermedades presentes previamente, lo que se conoce como comorbilidades.

¿Pero por qué estas personas tienen mayor riesgo?

Las personas con problemas como hipertensión arterial, obesidad, diabetes, o patología cardiovascular y cerebrovascular tienden a tener una respuesta inmune deficitaria. Al tener las defensas comprometidas se hace más probable que se desarrolle una neumonía viral grave, que implica afectación difusa de los pulmones e insuficiencia respiratoria (dificultad para oxigenar la sangre).

La patología cardíaca y cardiovascular puede ser un factor de riesgo
La patología cardíaca y cardiovascular puede ser un factor de riesgo

A la inversa, la aparición de una neumonía grave puede descompensar una cardiopatía previa provocando una insuficiencia cardíaca, o bien empeorar una enfermedad coronaria, ya que dificultaría todavía más la llegada de oxígeno al músculo cardíaco alterando su función.

Además en las enfermedades cardiovasculares existe un exceso de inflamación de manera crónica y global. Por ello cuando se padecen una infección respiratoria puede darse una respuesta inflamatoria exagerada, que no solamente afectaría a nivel cardiopulmonar sino que lo haría en todo el organismo generando complicaciones en otros órganos.

Todos estos aspectos favorecen el que en personas con problemas cardiovasculares previos las infecciones por virus respiratorios como la gripe o el coronavirus provoquen mayor tasa de complicaciones y de mortalidad.

Embarazadas y niños

En embarazadas no hay mucha información acerca del pronóstico pero nos es posible sacar algunas conclusiones sobre lo que se sabe de casos registrados en brotes previos de coronavirus. Durante el embarazo en caso de neumonía grave, además del riesgo materno, puede derivar en pérdida fetal o partos prematuros. Esto sucede igual en otras infecciones virales respiratorias y es el motivo por el que se recomienda a las embarazadas vacunarse contra la gripe.

Las mujeres embarazadas podrían ser un grupo de riesgo
Las mujeres embarazadas podrían ser un grupo de riesgo

No se ha demostrado la transmisión directa de la madre al feto ni que se produzca daño directo sobre la placenta. Los casos en bebés se producen por contacto directo, debido a la tos de la madre. Afortunadamente, en los niños la mayoría de casos parecen cursar de manera leve o asintomática.

Pacientes con inmunodepresión

Los pacientes inmunodeprimidos, por inmunodeficiencias adquiridas como el VIH, o bien inmunosuprimidos porque están trasplantados o reciben tratamiento inmunosupresor por otras patologías, como por ejemplo quimioterapia para el cáncer, son un colectivo especial de riesgo. Deben protegerse especialmente de infecciones respiratorias ya que son las complicaciones más frecuentes, pero estas medidas deben tenerlas en cuenta siempre y no solamente ante el coronavirus.

La inmunodepresión es un claro factor de riesgo de contraer coronavirus
La inmunodepresión es un claro factor de riesgo de contraer coronavirus

En pacientes con patología respiratoria crónica como bronquitis crónica, enfisema pulmonar o asma bronquial es también lógico que una infección viral pueda provocar descompensaciones de su cuadro de base y que desarrollen insuficiencia respiratoria, al tener ya comprometido su aparato respiratorio.

Quiénes tienen mayor riesgo de muerte por coronavirus

La tasa de contagio y de muerte por coronavirus es más alta en función de la edad. El riesgo es más alto en personas mayores de 60 años, tanto de contraer la enfermedad como de tener síntomas más severos y evolucionar negativamente. La tasa de mortalidad es exponencialmente más alta en las personas mayores de 80 años que en el resto de los grupos etarios. A medida que la edad es menor, también es más bajo el porcentaje de muerte.

Según un informe de del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, los mayores de 80 años tienen una tasa de mortalidad del 14,8%, es decir, que 1 de cada 6 personas muere de coronavirus.

El siguiente grupo más expuesto a este riesgo son aquellas personas que tienen más de 70 años. El peligro de muerte en este caso es de 8%, es decir, 1 de cada 12 casos termina de esta manera.

A continuación se ubican quienes tienen entre 60 y 69 años, rango en el que la tasa de mortalidad es de 3,6%.

De esa edad hacia abajo los números son mucho menores y el riesgo desciende de manera abrupta. En las personas de 50 a 59 años se ubica en 1,3%, mientras que entre quienes tienen más de 40, es de 0,4%. Por último, todas las personas que hoy tienen 40 años o menos tienen una tasa de mortalidad de 0,2% por coronavirus, es decir que muere 1 de cada 500 pacientes.

Es importante tener en cuenta que estos números se elaboraron a partir de la información de la institución mencionada y a partir de 44.672 casos. Actualmente, el número de infectados en todo el mundo supera los 400 mil y la expansión superó ampliamente las fronteras de Wuhan, de China y de Asia; hoy en día el virus está presente en la gran mayoría de los países de Europa, en muchos de Asia, y en una gran cantidad de naciones americanas.

Health & Tech en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído