"No cometí ningún delito": la joven de 24 años que se vacunó con la Sputnik salió a defenderse

"No cometí ningún delito": la joven de 24 años que se vacunó con la Sputnik salió a defenderse
Antonella Delmonte recibió su turno por haberse inscripto como personal de salud. Sin embargo, no figura en ningún lado como tal. Qué dijo en su defensa
Por iProfesional
16.04.2021 18.30hs Actualidad

Antonella Belén Delmonte, de 24 años, recibió su primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V en un hospital de la provincia de Buenos Aires. Se anotó como personal de salud, pero no figura como tal en ningún lado. 

La joven recibió la vacuna en una entidad pública, en el Hospital Provincial Héroes de Malvinas, situado en el partido bonaerense de Merlo. La aplicación, tal como figura en el certificado que la propia mujer difundió, se dio el pasado 9 de abril.

Es importante tener en cuenta que la joven recibió su turno por haberse anotado como personal de salud en el formulario de inscripción que todas las personas deben llenar. Sin embargo, no figura en ningún lado como tal. 

La joven se anotó como personal de la salud

Su perfil laboral de LinkedIn dice que trabajó como empleada en diferentes locales comerciales y que estudió para ser tripulante de cabina, pero nunca se vinculó a una actividad o carrera relacionado al ámbito de la salud.

Hasta ahora, la influencer no dijo nada de esta situación, pero en las últimas horas dio su versión de los hechos: la joven hizo un descargo a través de las redes sociales, en donde dijo que "no engañó al sistema de vacunación" y que "no le sacó la vacuna a nadie". Y aseguró que "al conocerse la noticia de esa forma, se terminó manchando su buen nombre y honor".

El descargo de la joven

En su cuenta de Instagram, la joven hizo un posteo en donde dio a conocer lo sucedido, según su versión.

En su cuenta de Instagram, la joven hizo un posteo en donde dio a conocer lo sucedido

"Mi nombre es Antonella Delmonte. Como todos sabrán, tengo 24 años de edad. En los últimos días he sido víctima de una persecución en la que lo menos grave que se me dijo fue que había cometido un ilícito. Fueron muchas las personas que, por imprudencia, utilizaron fotos mías para dañar mi imagen e inventar una historia que no es cierta", dijo.

"Agradezco a los periodistas que se interesaron en conocer la verdad, se contactaron conmigo y mis abogados, y se sorprendieron al conocer lo que en verdad había sucedido. Y, como prefiero mantener mi bajo perfil, es que hago públicas estas líneas para dar a conocer mi versión de los hechos. Se me acusa de haber saltado la fila para obtener una vacuna contra el Covid-19 con todo tipo de comentarios misóginos que lo único a lo que tendieron fue a dañarme por mi condición de mujer", continúa.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ???????????????? ???????????????????????????????? • (@delmonteanto)

"Trabajo en un consultorio médico para una profesional de la salud recepcionando (sic) al público. Para mantener mi trabajo se me indicó que debía de recibir la vacuna contra el Covid. Me suscribí para recibirla a través de la aplicación oficial de la provincia de Buenos Aires; se me asignó un turno que me indicaba día y lugar para aplicarme la vacuna. Concurrí al vacunatorio con certificado expedido por mi empleadora que indicaba mi condición laboral y con la copia de mi contrato de trabajo", argumentó.

"Eso es lo que ocurrió. Las pruebas se las voy a presentar a la Justicia en la medida en que me sean solicitadas, ya que ese es el ámbito en el que tiene que resolverse este caso y no en la opinión pública, mucho menos en los medios de comunicación. Es que, al dar a conocer la noticia de esa forma, se construyó sobre mí una imagen que terminó manchando mi buen nombre y honor, cuestión esta última que dará origen a distintas acciones legales que por derecho me pudieran corresponder", agregó.

"Quisiera pedirles a todos mayor objetividad y menos misoginia. El punto al que llegó la situación pone en riesgo a mi familia, quienes podrían perder fuentes de trabajo", dijo la joven.

Su perfil laboral de LinkedIn dice que trabajó como empleada en diferentes locales comerciales

"No engañé al sistema de vacunación, no tengo una pareja que trabaje en la política, no le saqué la vacuna a nadie, no cometí ningún delito y me encuentro a entera disposición de la Justicia, pero no a disposición de la gente que le faltó el respeto a mi familia y a mí", concluyó.

El antecedente de Stefanía Purita Díaz

Stefanía Desirée Purita Díaz es otro de los nombres que saltaron a la fama por un hecho de estas características: la joven de 18 años recibió la vacuna cuando no le correspondía.

En este caso el tema también salió a la luz por la responsabilidad de la propia protagonista: ella misma publicó en su cuenta de Instagram exhibiendo el carnet de vacunación que entrega el gobierno de la Provincia de Buenos Aires a toda persona que es inoculada contra el COVID-19.

La foto que subió Stefanía Purita Díaz
La foto que subió Stefanía Purita Díaz

Con apenas 18 años, milita en la Agrupación Eva Perón que conduce Jorge Ferraresi. Pero ese no sería su único nexo con la política: en sus redes sociales figura como parte del equipo de la Subdirección de Ceremonial y Protocolo de la Municipalidad de Avellaneda, que se encuentra a cargo de Juan Alba Musich, cuñado del ministro de Hábitat y ex jefe comunal de dicha localidad del conurbano.

En ANSES no figura que Purita Díaz sea empleada municipal, aunque desde el año pasado aparece en fotos del equipo de Ceremonial, acompañando a su jefe en actos protocolares. Incluso hay posteos de la joven en Casa Rosada.

Existen otros datos llamativos que rodean la figura de Stefanía Purita. En su cuenta de Instagram menciona varios títulos: una licenciatura en Educación y Relaciones Internacionales, una diplomatura en Neurociencias de FLACSO y dos tecnicaturas, una en Políticas Públicas de la Universidad Siglo XXI y otra en Derecho Internacional de Harvard. Considerando que por su edad recién habría terminado la escuela secundaria, resulta inverosímil su historial académico.

Desde la Municipalidad de Avellaneda, que se encuentra bajo la conducción de Alejo Chornobroff luego del pase de Ferraresi al Gabinete Nacional, indicaron que Purita Díaz era una becaria que se desempeña en la Secretaría de Educación, y, en sintonía con otros casos de vacunación discrecional, justificaron que la joven se anotó en diciembre cuando Sinopharm "buscaba voluntarios" y "cuando nadie confiaba en la vacuna". Tras el escándalo, las autoridades informaron que fue dada de baja.

Temas relacionados