Más artículos

Caja de ahorro o cuenta corriente: cuál es la más conveniente por la cuarentena

Caja de ahorro o cuenta corriente: cuál es la más conveniente por la cuarentena
La imposibilidad de transitar libremente por el coronavirus lleva a ahorristas a ir a los bancos: ¿Es mejor abrir una caja de ahorro o cuenta corriente?
Por Mariano Jaimovich
16.04.2020 20.20hs Finanzas

En tiempos de cuarentena, donde la pandemia de coronavirus no permite movilizarnos con libertad, surge en mucha gente la opción de bancarizarse para realizar transacciones cotidianas de manera virtual. Allí surge la disyuntiva si es mejor abrir una caja de ahorro o una cuenta corriente.

Primero, y principal, para decidirse por alguno de estos dos productos bancarios se debe tener en claro cuál es la necesidad financiera que se tiene. Es decir, para qué se va a utilizar la cuenta que se quiere abrir en la entidad: ¿Pagar servicios? ¿Hacer transferencias? ¿Retirar dinero? ¿Financiarse?

El uso que se requiere por el tipo de las operaciones que se efectuarán definirá concretamente si conviene solicitar una caja de ahorro o una cuenta corriente.

A modo general, la caja de ahorro es gratuita, permite "guardar" y sacar dinero cuando se lo desee, realizar transferencias, tener una tarjeta de débito, efectuar inversiones (establecer un plazo fijo o comprar hasta u$s200 mensuales) y pagar servicios de forma virtual.

En cambio, la cuenta corriente se diferencia en que permite sumar financiamiento a través del uso de la tarjeta de crédito, y también posibilita emplear los cheques como herramienta para realizar operaciones bancarias.

Es decir, su titular puede disponer de más dinero del que tiene en su saldo, efectuando giros en descubierto, con un límite acordado previamente con la entidad. "Esto no está permitido en el caso de la caja de ahorros", aclaran desde el Banco Central.

Claro, esos saldos deudores generaran intereses en esa cuenta si no se los cancelan a tiempo, hecho que puede ocasionar un dolor de cabeza y una mayor erogación de bolsillo a lo calculado.

Aquí las características puntuales de una caja de ahorro y de una cuenta corriente.

A las cajas de ahorro y cuentas corrientes se puede acceder online, pero ambas tienen diferencias en su utilización y en los productos que ofrecen
Las cajas de ahorro y cuentas corrientes tienen diferencias en su utilización y en los productos que ofrecen

Caja de ahorro

Una caja de ahorro es una de las posibilidades de cuenta bancaria que brindan las entidades financieras, donde las personas pueden depositar de manera gratuita el dinero.

Esta cuenta es propiedad del titular que la abre o de aquel que la recibe a través de su empleador, que decide abrírsela para depositarle el sueldo al empleado (titular). También se puede compartir la titularidad.

En todos estos casos, la caja de ahorro permite disponer del dinero que se deposita en dicha cuenta y una tarjeta de débito asociada para realizar compras con el capital a la vista. O bien, este plástico posibilita retirar dichos billetes en los cajeros automáticos.

Es importante aclarar que la apertura de una caja de ahorro es gratuita, al igual que su mantenimiento y la provisión de una tarjeta de débito sin costo al titular.

Según el Banco Central, tampoco tiene costo la utilización de cajeros automáticos y terminales de autoservicio de las sucursales del banco donde se tiene la caja de ahorro. Ni se cobran cargos por el uso de su homebanking.

Aunque sí aclara que puede generar costos la utilización de cajeros de otras entidades y cajeros del exterior, depósitos de cheques, transferencias al extranjero, los cuales deberán estar informados en la página web de cada banco.

"La apertura de una caja de ahorros en pesos no podrá estar condicionada a la adquisición de ningún otro producto o servicio financiero, ni integrar ningún paquete multiproducto", acota el Banco Central.

Entre los beneficios de este sistema, se destaca la seguridad que brinda no tener el dinero "a mano" y el poder realizar distintas transacciones online, como pagar servicios, realizar transferencias y efectuar inversiones.

Justamente, la posibilidad que brindan los bancos de depositar los billetes en una caja de ahorro, incluye el acceso a realizar inversiones, como plazos fijos online, cuya rentabilidad aproximada hoy es de 19% anual.

O bien, mediante una caja de ahorro se puede comprar el máximo de los 200 dólares mensuales que permite la AFIP.

Las cuentas corrientes permiten financiarse utilizando cheques
Las cuentas corrientes permiten financiarse utilizando cheques

Cuenta corriente

Las cuentas corrientes también sirven como un método para depositar los ahorros y tienen servicio de caja, ya que brindan acceso al cliente a todas las prestaciones que un banco puede otorgar, como préstamos, posibilidad de quedar en descubierto, suma de puntos para descuentos y promociones.

Es decir, fundamentalmente, pueden ser utilizadas por individuos o personas jurídicas como medio de pago y de financiamiento, por medio de emplear cheques y tarjetas de crédito y débito.

La posibilidad que brinda de utilizar cheques permite transferir dinero a terceros, y así pagar determinados bienes y servicios sin necesidad de disponer del dinero en el momento. O sea, permite financiarse. Algo que no deja realizar la caja de ahorro, ya que sólo deja acceder al dinero que se tiene disponible en la cuenta.

Otra diferencia, es que las cuentas corrientes tienen costos de mantenimiento por su utilización. Por ende, aquella persona que prefiera dejar los ahorros "estancados" debería establecer un plazo fijo para compensar ese gasto.

En algunos bancos este mantenimiento de cuenta puede costar hasta $784. A ello hay que sumarle el cobro por la utilización de cheques, cuyo talonario de 50 unidades puede valer hasta $455 en algunos bancos.

Otro tema aparte e importante es el costo de este servicio, ya que se cobra un valor elevado para poder financiarse a través de cuenta corriente, que puede ser desde 63% hasta 133% TEA (Tasa Efectiva Anual), según los últimos datos informados por el Banco Central.

Las cuentas corrientes pueden tener costos significativos de acuerdo al uso que se les de
Las cuentas corrientes pueden tener costos significativos de acuerdo al uso que se les preste
 

¿Caja de ahorro o cuenta corriente?

Teniendo en cuenta las características de una caja de ahorro y de una cuenta corriente, iProfesional consultó a algunos expertos respecto a cuál de estas dos alternativas es la más recomendable.

Para Diego Piccardo, economista de la Fundación Libertad y Progreso, tener los ahorros depositados en una caja de ahorro o en una cuenta corriente "puede darle a uno mismo la sensación de que tiene el dinero disponible en el momento que se necesite, es decir, tiene mucha liquidez. Sin embargo, vivimos en un país con alta inflación y si se deja una gran cantidad de dinero en stand by en la caja de ahorro se pierde valor real de lo ahorrado".

Por otro lado, Piccardo explica que si uno ahorra en dólares y los tiene depositados en la caja de ahorro, "no existiría el problema inflacionario dado que la pérdida de valor del dólar es de alrededor del 2% anual, mientras que el peso en marzo perdió el 3,3% de su valor solamente en un mes".

Para finalizar que en esta situación entra a jugar "qué tan seguro se siente el ahorrista teniendo el dinero en la caja de ahorro, sabiendo que nuestro país los actos de confiscación de los ahorros en dólares sucedieron y están en la memoria de muchos a la hora de decidir qué hacer con su dinero".

Según Santiago Rodríguez Lucca, CEO de Bergson, las cajas de ahorros, tanto virtuales como físicas, y las cuentas corrientes hoy tienen un nivel de conectividad mayor y permiten tener un gran abanico de ventajas.

"Ahora, cuando urge la inquietud de qué es lo que nos conviene de las alternativas vigentes, la gente puede confundirse un poco, y eso es normal. Por un lado, las opciones tradicionales que nos ofrecen los bancos son las cajas de ahorro o la famosa cuenta corriente. Con ellas podemos gozar de hacer pagos de servicios por Internet, como de seguros de vida, colectivos o del auto", dice este ejecutivo.

Por otro lado, Rodríguez Lucca indica que las cuentas corrientes "permiten operatividad, pero suelen ser más caras, y al posibilitar el sobregiro puede que nos llevemos una sorpresa fea al recibir un llamado para cubrir una cuenta".

En paralelo, agrega que las cuentas corrientes permiten "un poco más de operatividad, y si se llegara a encontrar saldo por debajo del mínimo, los costos de mantenimiento usualmente aumentan y no son los más atractivos. Además, suelen tener comisiones por las operaciones".

En tanto, Gonzalo Chiarullo, CEO de Mahout Capital, afirma que la cuenta corriente permite dar "operatividad comercial". Y lo ejemplifica de la siguiente manera: "Un empleado en relación de dependencia no necesita una cuenta corriente, aún para cobrar cheques, ya que puede depositarlo en su caja de ahorro, mientras que el banco le retiene el impuesto a los créditos y débitos".

Este último gravamen es del 1,2%, que se divide en 0,6% cuando entra y 0,6% cuando sale de la cuenta, por lo que se debita por toda transacción: débitos automáticos, pago de tarjetas de crédito, extracciones de cajas de ahorros.

"Si la cuenta es comercial indefectiblemente tiene que operar desde una cuenta corriente, por más que sea pasiva", recomienda Chiarullo.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído