Comex

Los despachantes ahora señalan problemas en las compras puerta a puerta

18-08-2017 Quienes apuestan por las seductoras ofertas de los sitios web en el exterior, pueden llevarse un disgusto debido a la exigencia de homologaciones
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El servicio de entrega puerta a puerta para las compras en el exterior sigue siendo una causa de insatisfacción y engorro para muchos de los que utilizan esta modalidad.

Ahora, los despachantes de aduana alertaron sobre una nueva situación: un creciente número de consumidores que compra bienes a través de sitios web del exterior, encuentra dificultades a la hora de nacionalizar mercadería sujeta a regulaciones en materia de seguridad o de sanidad alimentaria, indica La Voz del Interior.

La cuestión afecta, por ejemplo, a los que compran cascos para motos, repuestos de automotores y alimentos que llegan sin las condiciones que establecen las normativas vigentes.

“El último año crecieron notablemente las consultas de personas que adquirieron cosas en el exterior por Internet y posteriormente no pueden retirarlas por la existencia de normativas específicas”, aseguró Gabriel Marengo, vicepresidente del Centro de Despachantes de Aduana delegación Córdoba (CDA).

Marengo señaló que el caso más frecuente es el vinculado con aquellos productos que requieren certificados de homologación para las autopartes y/o elementos de seguridad, conocido como Chas.

“Como centro que aglutina a los asistentes del comercio exterior queremos sugerirle a la gente que antes de comprar se informe a fondo sobre qué cosas se pueden traer y cuáles requieren certificaciones”, dijo el despachante.

Desde que se habilitó el servicio de entrega puerta a puerta de mercadería adquirida en el exterior, a principio de 2016, los usuarios compran sin tener en cuenta las normas que obligan a registrarse dentro del régimen general, para lo cual hay que estar inscripto como importador y exportador.

Lo preocupante es que solamente una de cada tres compras llegan efectivamente a manos del consumidor, según datos del Correo Argentino.

En el último año llegaron al país 998.000 paquetes, de los cuales 776.000 cumplieron con los requisitos para ser entregados a los domicilios. No obstante, 226.100 paquetes retornaron a su punto de origen por la falta de documentación que exigen las normas aduaneras argentinas.

Luis Alberto Z., por ejemplo, recibió en diciembre del año pasado la notificación de que su pedido estaba en Córdoba pero cuando fue al Correo le fue retenido por la Aduana.

“Me hice asesorar por un abogado y consideró que el envío fue retenido en forma improcedente porque el Chas, según dice la resolución 91/2001, alcanza a importadores y fabricantes de autopartes o elementos de seguridad, pero en mi caso soy un legítimo usuario que trae una sola unidad”, explicó.

Marengo detalló que el Chas también se aplica a autopartes de motocicletas y automóviles, incluyendo espejos retrovisores y bombitas de iluminación. 

“El Correo no está autorizado a realizar la entrega si no lleva el certificado”, dijo el despachante a La Voz del Interior.

Los despachantes de aduana recomiendan a los usuarios que antes de efectuar la compra de estos productos “investiguen si pueden o no entrar al país o formulen la pertinente consulta a un profesional para no perder el dinero”.

SECCIÓN Comex
LO MÁS LEÍDO