Tecnología
El sacrificio, el motor del crecimiento de Huawei
06-12-2016 La compañía china quiere ser la fabricante número uno del mercado mundial de smartphones. Para alcanzar ese logro apela al sacrificio de sus trabajadores
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Huawei se propuso ser la primera fabricante de smartphones del mundo en un plazo de cinco años. Desde el momento en que se planteó este objetivo, hace algo más de un año, la firma china ya conquistó el tercer lugar, después de Samsung y Apple. La razón de semejante ascenso parece explicarse en la cultura de sacrificio que prima en la empresa y que es bajada de manera vertical por Ren Zhengfei, un ingeniero del Ejército de Liberación Popular, y responsable de haber fundado la compañía allá por 1987.

Ren sigue siendo el presidente ejecutivo de la empresa. En un ensayo, que bien podría ser el manual de prácticas de Huawei, señala que: "En la victoria alzamos las copas para celebrar juntos. En la derrota, arriesgamos nuestras vidas para rescatarnos el uno al otro".

Para este ejecutivo de 72 años, el personal de Huawei es equiparable a una hambrienta manada de lobos capaz de derrotar a los leones. Habla nada menos que de un staff de 170.000 personas a la que estimulan desde el sacrificio: aquellos que resignen sus vacaciones y/o trabajen más de la cuenta serán recompensados.

Estos dos aspectos parecen explicar el crecimiento explosivo de la empresa. En los últimos cinco años la corporación duplicó sus ingresos hasta alcanzar los u$s 60.000 millones, lo que la convirtió en el tercer fabricante mundial de teléfonos móviles.

Una vez que un trabajador cumple un año en la firma tiene chance de firmar un "acuerdo de empleado dedicado", donde renuncia en forma voluntaria al pago de vacaciones y horas extra. Un ingeniero de la empresa contó que luego de firmar el acuerdo comenzó a recibir acciones como parte de su salario.

Huawei no cotiza en bolsa, y la razón es que sus responsables aseguran que las acciones son propiedad exclusiva de sus ejecutivos y trabajadores.

Más allá de que estos casos, hay otros ejemplos de cómo con otros comportamientos de los trabajadores también demostraron su amor por la camiseta.

Durante la epidemia de ébola en Africa Occidental en 2014, los empleados de Huawei se quedaron en los países afectados mientras que los de otras compañías se iban del lugar. Estos trabajadores recibieron luego bonificaciones especiales.

Las historias de sacrificios son innumerables. En un libro se relata cómo, hace más de una década, los empleados a cargo de construir las redes de telecomunicaciones en Siberia concretaron esa tarea con temperaturas bajo cero.

Como imagen de la cultura del sacrificio, para la campaña publicitaria global de 2015 Ren eligió una foto donde se muestran los pies de una bailarina de ballet, uno en una bonita zapatilla de satén y el otro descalzo y herido, como símbolo de la lucha para lograr el éxito.

La dureza impartida por Ren en la compañía desde su fundación se encuentra, ahora, con la incertidumbre sobre quién lo sucederá, y cómo continuará desarrollándose la cultura organizacional.

Su creador aseguró que no será sucedido por ningún integrante de su familia. Sin embargo, hay algunos cambios que comienzan a advertirse. Es que los empleados de ahora no son los mismos de antes, y hoy se debe ser más flexible para atraer a los nuevos profesionales. En Alemania, por ejemplo, los trabajadores reciben subsidios mensuales para vivir en sus propios departamentos. Y hasta el propio Ren pidió al directorio asignar más recursos para mejorar las condiciones del personal de Huawei en otros países.

En Shenzen, por caso, los empleados tienen colchones debajo de sus escritorios para hacer siestas cortas después del almuerzo. Y en Uganda y Malawi deben realizar sus tareas con infraestructuras deficientes. La última decisión, en la misma China, fue contratar a chefs para que disfruten de las delicias culinarias de su país y, así, "no extrañen su casa".

La disciplina no parece aflojar. Pero sí se advierten cambios en la necesidad de mejorar las condiciones del trabajo y el bienestar de quienes tanto sacrificio hacen por la compañía.

SECCIÓN Tecnología