Legales
Hope Funds: la Justicia ordenó la inhibición de bienes y la prohibición para salir del país a sus dueños
22-05-2017 La medida recae sobre Enrique Blaksley y Federico Dolinkué, propietarios de la financiera acusada de estafar a cerca de 300 personas en contratos de mutuo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La jueza federal María Romilda Servini prohibió la salida del país y ordenó la inhibición de todos los bienes de Enrique Blaksley, presidente y socio mayoritario con el 97% de la financiera Hope Funds.

Además, la magistrada ordenó la misma medida para Federico Armando Dolinkué, propietario del 3% restante; a la sociedad anónima Hope Funds y a todas las firmas que actuaban como satélite de la financiera.

"Adoptar las medidas cautelares necesarias para asegurar la custodia de los bienes provenientes de delitos a los fines de no frustrar el posterior decomiso", señaló la magistrada este lunes en un escrito, según difundió Infobae.

Blaksley está acusado de lavado de dinero por la AFIP y la Procelac, y de estafar a casi 300 acreedores que invirtieron en contratos de mutuo en un esquema similar al cometido por el estadounidense Bernie Madoff.

La firma es conocida por haber traído al país a celebridades deportivas de la talla de Roger Federer y Usain Bolt.

La decisión de Servini llega seis meses después de la denuncia inicial realizada por los abogados Gonzalo Romero Victorica y Ezequiel Altinier, hoy tenidos como querellantes, a los cuales se sumaron los también querellantes Víctor Varone y Hernán Vega.

Estos equipos de abogados representan a casi 400 exclientes de Blaksley. Para darse una idea de la magnitud de la estafa, los más de 60 representados por Varone y Vega calculan un daño colectivo de u$s3 millones más intereses.

No obstante, Servini no resolvió un pedido de detención contra Blaksley pedido la semana pasada por Vega, por lo que los domicilios del empresario y otros imputados aún no fueron allanados.

La semana pasada, el fuero comercial le rechazó a Blaksley un acuerdo preventivo extrajudicial (APE) con un pasivo de $449 millones y cerca de 27 pedidos de quiebra en su contra.

Pero el juez Sebastián Sánchez Cannavó  lo desestimó, lo que evitó que el empresario pueda descomprimir su situación en la Justicia penal federal.

 

SECCIÓN Legales