Finanzas

Vacaciones con la mira en el dólar, la tasa y más bonos: bancos sugieren al Gobierno emitir deuda apenas arranque el 2018

24-11-2017 El titular de Finanzas, Luis Caputo, tendrá que esperar para disfrutar de unos días de relax. Grandes financistas del mundo le sugieren que no se demore más allá del primer trimestre de 2018 para hacerse de buena parte de los fondos que necesitará para cubrir el año. ¿Cuánto tendría que conseguir? 
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Luis "Toto" Caputo no tendrá mucho tiempo para relajarse durante el verano.

Con el año financiero ya cerrado (en el exterior los ejecutivos de fondos de inversión empiezan a pensar en los bonus anuales y en los balances), el 2018 volverá a ser exigente para el ministro de Finanzas.

Si bien el funcionario había dicho que las necesidades de fondeo serán menores que las de 2017, lo cierto es que esa premisa se basa en varios supuestos. Es decir, en condicionantes que deben ser corroborados.

Uno de ellos es si el Gobierno tendrá que pagar el cupón PBI: si en 2017 la economía crece más de 3% (respecto de un determinado año que se toma como referencia), en diciembre de 2018 tendrá que abrir la billetera.

Según pudo saber iProfesional, los ejecutivos de los grandes bancos del exterior, que suelen dialogar con Caputo, le aconsejaron que vuelva a emitir bonos lo antes posible. Es decir, ni bien comience el 2018.

¿Será en enero? Estas entidades, que además ofician de intermediarias entre los inversores (que compran los bonos) y el emisor (Argentina), le sugieren que tenga cubierta gran parte de las necesidades financieras antes de que finalice el primer trimestre.

Así, el ministro no tendrá descanso en verano, tal como ocurrió este año cuando se apuró a cerrar un REPO (préstamo contra bonos) con un consorcio de bancos extranjeros.

Al ser consultados por iProfesional sobre la posibilidad de salir a emitir apenas arranque el año, desde ese ministerio de Caputo se limitaron a decir que "aún no está definido".

Sea como fuere, lo cierto es que el ministro podrá aprovechar el atractivo que sigue teniendo el mundo emergente, en general, y la Argentina, en particular, para los financistas globales.

Según el JP Morgan, entidad que suele participar de las colocaciones de bonos argentinos, hay varias razones que le permiten al funcionario ser optimista en cuanto el acceso al crédito internacional:

1. - El crecimiento de los mercados emergentes de un 4,8% en promedio y una inflación apenas por encima del 3% se combinan para prolongar el reciente repunte.

2- En estas plazas se observan retornos de 7% para la deuda soberana y de 6% para la corporativa. 

3.- El bajo costo (tasa) llevará a que los emergentes emitan bonos por u$s136.000 millones, de modo tal que la deuda en circulación de este grupo de países se aproximará a u$s1 billón

4.- Los analistas de JP Morgan viene recortando sus recomendaciones para México y, como contrapartida, sugieren a los inversores reforzar posiciones en Argentina y Brasil

El hecho de que el país se mantenga en el radar de los dueños de los capitales ya es, de por sí, una buena noticia para Caputo

Según Global Agro Brokers, Caputo necesitará menos fondeo en términos de PBI respecto a 2017 (aun considerando la Reparación Histórica a jubilados).

Sus analistas afirman que los mayores vencimientos de Letes se verán más que compensados por la reducción en subsidios y los menores vencimientos de capital de títulos públicos.

La firma proyecta emisiones por u$s12.500 millones en el plano internacional y cercana a los u$s9.000 millones en el circuito local. 

Además, prevé un roll over (cambio de deuda de corto por títulos de más largo plazo) con los bancos y colocaciones netas de Letes por u$s8.500 millones en 2018. 

En cuanto a la "foto" de la deuda para el año próximo, desde Global Agro señalan que crecerán los intereses pero, como contrapartida, se reducirán los vencimientos de capital. 

En total, considerando las distintas monedas de pago, habrá que pagar 175.700 millones (en pesos) y 10.700 millones (en dólares).

El Gobierno "tendría la intención de emitir el 75% de sus necesidades en dólares en el primer trimestre", señalan desde Global Agro.

A su vez, advierten que el riesgo más inmediato es que Estados Unidos suba la tasa de interés (encarezca el costo del dinero). 

La última incursión en los mercados globales de Caputo fue a inicios de noviembre, cuando colocó tres bonos (uno a cinco años, otro a diez y otro a treinta) por un total de 2.750 millones de euros en el Viejo Continente.

De hecho, en Capital Markets Argentina (CMA) calcularon que las emisiones soberanas de la Argentina durante este año llegaron a casi u$s17.000 millones, a una tasa promedio de 4,65%.

Por lo pronto, la mejora de los indicadores financieros posibilita que el Ministerio de Finanzas no tenga frente a sí demasiados problemas para conseguir fondos frescos.

Después de todo, las calificadoras le subieron la nota a la Argentina, en las colocaciones de deuda previas hubo una fuerte sobredemanda y el riesgo país, elaborado por el JP Morgan, descendió 20% en el año. 

En la City creen que ha sido exitosa la estrategia de Caputo de dejar a los inversores "con las ganas". Es decir, de hacerse de más cantidad de bonos. 

En varias emisiones se ocupó de crear una demanda insatisfecha, que le facilita las cosas de cara a las nuevas colocaciones.

¿Habrá que pagar el cupón PBI?
En cuanto a la cancelación de este compromiso, por ahora persisten las dudas, ya que aún debe resolverse una compleja situación metodológica: qué año debe ser tomado como parámetro base.

Esto es lo que pasó:

- Para ir midiendo cuánto crece el país, durante mucho tiempo se tomó como punto de partida el año 1993. Es decir, era la "base" para analizar la evolución de los períodos subsiguientes.

- Durante el kirchnerismo esto fue discontinuado y se rearmó una nueva serie, pero con referencia en el 2004.

- Luego, el gobierno K volvió a modificar el parámetro y eligió el año 2012 para así evitar el pago del cupón (manipulación de INDEC mediante).

- Ahora, el gobierno de Macri deberá decidir qué año debe ser tomado como base de comparación: 2004 o 2012 (o alguno intermedio).

- Según la referencia que considere, el país habrá crecido o no más del 3% respecto a esa referencia. Es decir, el pago del cupón PBI puede gatillarse.

¿Cuánto le implicaría al Gobierno la cancelación? Según Federico Furiase, del Estudio Bein, la suma de títulos en dólares, euros y pesos significaría un desembolso cercano a los u$s2.500 millones

A las dudas que genera la cancelación del cupón PBI se suman otras que también pueden modificar el monto a desembolsar el próximo período.

Al calor de la reelección
Un dato al que le empiezan a apostar en el mercado internacional es la reelección de Macri en 2019

Si al Gobierno le va relativamente bien el año próximo, las chances de que vaya por la "re" se agigantan.

Esta expectativa también ayuda a Caputo al momento de salir a "pasar la gorra" que, por otro lado, es lo que le permite al Ejecutivo seguir con su plan gradualista para ir reduciendo el agujero en las cuentas públicas.

En particular, esta carta de la "continuidad" seduce a todos aquellos que compran deuda argentina de largo plazo.

Según los analistas de XP Securities, el buen desempeño del Gobierno en las elecciones de medio término se tradujo en más gobernabilidad, en la aprobación de reformas estructurales que contribuyan al bienestar y en mayores chances de que Macri sea reelegido en 2019.

Este banco estadounidense considera que si los argentinos deciden la continuidad del mandatario, la Argentina "volverá al territorio de grado de inversión". 

Además, pronostica que la economía crecerá 3,4% y 5% en 2017 y 2018 respectivamente. 

"La principal fuente de aceleración del crecimiento en 2018 será la actividad de la construcción y el aumento del consumo, gracias a la existencia de mayores salarios reales", destaca XP. 

En otro orden, anticipan la importancia que tendrá para los financistas del mundo que la Argentina deje de ser considerada "país de frontera" y ascienda a la "categoría emergente", según Morgan Stanley.

Es que, a la hora de tener que canalizar millonarias sumas de dinero, la gran mayoría de los fondos de inversión del mundo se ven impedidos de volcarlas a plazas de baja reputación.

El cambio de categoría posibilitaría entonces que los grandes players puedan volver a sumar activos albicelestes a sus carteras.

El regreso al grupo de emergentes le permitirá a la Argentina "compartir cartel" con México, Chile, Brasil, Rusia, India y China.

Papeles de diferentes empresas de cada uno de estos Países conforman un "combo" en el que invierten los llamados "fondos pasivos" (un índice conformado por una canasta de activos de diferentes naciones).

Todo indica que este "ascenso" puede ocurrir el próximo año. 

En este sentido, desde XP no ocultan su optimismo: "Esperamos que las acciones argentinas continúen operando muy bien en el futuro".

Caputo toma nota de todo esto y se pliega a la frase "más vale dólar en mano que cien volando".

SECCIÓN Finanzas
LO MÁS LEÍDO
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR