Finanzas

Una "versión revisada" del Índice Big Mac asegura que el dólar debería cotizar a $30

20-07-2018 Una consultora privada ajusta la comparación lineal realizada por The Economist del valor de la misma hamburguesa en todo el mundo con las mejoras por productividad en los distintos países. Además, toma en cuenta como referencia al sándwich de cuarto de libra con queso
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

¿A cuánto debería costar el dólar? Ese es el interrogante que a diario nos hacemos los argentinos para intentar dilucidar si la cifra actual está atrasada o sobrevalorada.

En este sentido, esta semana se generó una polémica por la publicación del índice Big Mac por parte de la prestigiosa revista especializada The Economist, donde por la comparación del precio local de la famosa hamburguesa de Mc Donald´s respecto al que tiene en Estados Unidos, arroja que el tipo de cambio argentino está sobrevaluado y debería ubicarse a $13,61.

A raíz de estos datos, el IERAL de la Fundación Mediterránea retomó este relevamiento internacional, y ajustó el valor por diferencias de productividad y también tomó como referencia para Argentina el precio del "Cuarto de Libra con queso", que se equipara de forma más "sincera" el monto por el que se vende el Big Mac en otras partes del planeta.

Así las cosas, la conclusión de esta consultora es que el tipo de cambio de equilibrio, en base a este ajuste del índice del popular sándwich, se sitúa en torno a los $30 por dólar.

Al respecto, el informe del economista Gustavo Reyes indica que The Economist utiliza una canasta que es "totalmente homogénea entre los diferentes países como es el sándwich Big Mac. De esta forma, y de acuerdo a la teoría de la Paridad del Poder de Compra, cuando los precios internos en dólares de estos sándwiches son mayores que en Estados Unidos, el tipo de cambio se encontraría demasiado bajo y por lo tanto, debería subir en el mediano plazo y viceversa".

Aunque aclara que "uno de los problemas generales que tiene la aplicación de esta teoría es que la misma no tiene en cuenta las mejoras por productividad en los distintos países".

Con ello se refiere a que la mayor productividad en los países más ricos, les permite pagar mejores salarios a sus empleados sin perder competitividad aún con precios más elevados.

"Como consecuencia de esto, los precios al consumidor en la mayoría de estos países son sistemáticamente más altos que en los países más pobres", advierte el experto.

Por eso, sostiene que esta relación de valores más elevados en países con mayor PBI per cápita (productividad) también es válida para los precios del "Big Mac".

También rescata un segundo problema del indicador de tipo de cambio "Big Mac", pero que corresponde únicamente a nuestro país, y tiene que ver con que el Gobierno anterior regulaba el valor de esta hamburguesa para sostener ficticiamente su teoría de utilizar al dólar como ancla cambiaria.

Por eso, para el estudio es mejor tomar a nivel comparativo un referente doméstico más acorde al precio que tiene Big Mac en el resto del mundo, que es el sándwich "Cuarto de Libra con queso".

En resumen, de acuerdo al índice Big Mac, ajustado por diferencias de productividad y tomando como referencia para el país el precio del Cuarto de Libra, el tipo de cambio de equilibrio se sitúa en torno a los $30 por dólar. Muy cerca del valor actual, cercano a los $28 en la plaza mayorista.

Al respecto, desde el IERAL de la Fundación Mediterránea afirman que hoy la comparación de los precios internacionales refleja un significativo abaratamiento de los precios en dólares de la Argentina respecto de una muestra de 12 meses atrás.

Así, la gran diferencia entre julio de 2017 y julio de 2018 se explica porque a nivel local "el precio del dólar aumentó más rápido que el promedio de precios de la economía".

Aunque alerta que, si bien tanto los precios de los bienes como la productividad resultan muy importantes para la determinación del tipo de cambio de equilibrio en el mediano plazo, "también existen otras variables relevantes como el contexto externo (tasas de interés internacional, riesgo de países emergentes, precios internacionales, etc.), la política fiscal (dinámica del gasto público y del endeudamiento) y la política monetaria (tasas de interés)".

Por ende, concluye que, en ausencia de nuevos shocks, el tipo de cambio nominal podría fluctuar al compás de la inflación, de aquí en adelante.

"Sin embargo, distintos factores podrían modificar el precio de equilibrio, tanto externos como internos, y no necesariamente en una única dirección", finaliza Reyes.-

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR