Finanzas
En un semestre, los 0Km se abaratan 14% en términos de salarios, con la "ayudita" del dólar planchado
29-03-2017 Hacía tiempo que la relación entre los valores de los autos y los ingresos no arrojaba un resultado tan ventajoso para la clase media. La quietud del billete verde y la crisis de Brasil, que coloca vehículos en la Argentina con precios rebajados, claves de esta tendencia
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Muy pocos sectores en la Argentina hoy pueden mostrar los ansiados síntomas de recuperación. 

Si se analizan las ventas de un amplio abanico de ramas de actividad, en términos reales, casi no hay espacio para ganadores

De acuerdo con estadísticas brindadas por consultoras privadas, el INDEC o entidades empresarias, como CAME, es difícil encontrar “brotes verdes” que den lugar a los festejos.  

Las ventas de supermercados –especialmente en categorías como alimentos, bebidas y productos de limpieza-, shoppings, casas de electro y comercios minoristas –desde indumentaria hasta calzado-, en general, muestran caídas significativas en términos reales.

En la vereda de enfrente está el sector automotor, que cerró el bimestre con un fuerte crecimiento interanual del 44%. Y, según anticipan desde concesionarios, marzo también estará cerrando con números positivos en materia de patentamientos

Así, se espera el mejor primer trimestre desde el año 2013, último año récord para la actividad. 

Ruben Beato, secretario general de ACARA, sostiene que “se podría enumerar un amplio conjunto de razones para explicar este boom de ventas, que propició un cambio de tendencia. No se trata de una única causa".

Sin embargo, si hay un factor determinante es el hecho de que los 0Km se abarataron considerablemente en términos de salarios

En concreto, en la actualidad hay que destinar casi 15% menos de ingresos para subirse a la misma unidad respecto de hace seis meses. Esto, sin considerar las bonificaciones especiales que están ofreciendo varias marcas

Una mejora clave 
Para la mayoría de los asalariados argentinos, sobre todo para aquellos que están fuera de convenio, los primeros días de abril significarán un alivio para el bolsillo. 

Será en ese momento cuando, en general, llegue la primera tanda de aumentos previstos para el año, con un ajuste promedio que, según las encuestas de consultoras privadas, rondará el 20%. 

Distintos relevamientos confirman que la modalidad de dos cuotas a lo largo de 2017 y sin cláusulas gatillo por inflación es la modalidad elegida por gran parte de las empresas para actualizar los sueldos de su personal.

En concreto, se espera que cerca del 70% de las compañías que operan en el mercado local opten por concentrar el mayor nivel de incrementos en el mes de abril. 

Según el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, la recomposición de los sueldos, en términos reales, es una tendencia que ya se está dando. 

El funcionario fue más allá y pronosticó que “los salarios le van a ganar a la inflación a lo largo del año, porque el índice de precios está bajando y se vienen las paritarias”. 

Para los economistas, estas mejoras impactarán positivamente en el consumo sólo si el Gobierno consigue controlar el avance inflacionario, que en el primer trimestre estarían totalizando un alza del 6%, por encima de las previsiones oficiales. 

En medio de este debate y en un contexto en el que mes a mes suben los precios de un amplio abanico de bienes y servicios, desde tarifas hasta los alimentos, el sector automotor es uno de los pocos beneficiados, de la mano de la quietud del tipo de cambio. 

Según estimaciones del sector, en el primer trimestre los 0Km aumentaron, en promedio, un 2%, cuatro puntos menos que la inflación

Y, apenas entren en vigor los ajustes salariales en los próximos días, el abaratamiento relativo de los 0Km se hará más notorio aun. 

Tomando como parámetro el modelo más comercializado del mercado, el Volkswagen Gol, se observa que hace seis meses el valor de venta al público era de $187.700 en su versión base. 

Con un salario promedio para un empleado del sector privado que rondaba los $16.000 (según estimaciones de la consultora Ecolatina), en ese entonces se necesitaban 11,7 sueldos para llegar a un 0km.

Hoy, ese mismo vehículo tiene un valor de $204.000. Es decir que, en ese mismo período, subió apenas un 8%, muy por debajo de la inflación. 

Así las cosas, si en la ecuación se incluye el ajuste del 20% que muchos argentinos verán plasmado en sus recibos en pocos días, el salario promedio de un empleado porteño treparía hasta los $20.300. 

Esto implica que se requerirá el equivalente a 10 remuneraciones para acceder al mismo modelo.

Como se observa en el siguiente cuadro, se trata de la relación más ventajosa para los particulares desde el año 2013

Pero las ventajas no quedan ahí: este comparativo se realizó tomando los precios de lista, consignados por ACARA.

Si en el cálculo se incluye la bonificación especial de $30.000 que está aplicando la marca, entonces el valor del vehículo hoy se aproxima a los $174.000. 


Esto implica una cotización bastante más baja, en términos nominales, que hace seis meses. 

Así las cosas, de continuar la promoción unos días más, entonces en abril pasarán a requerirse apenas 8,6 remuneraciones para poder comprar este modelo, una de las relaciones más ventajosas de los últimos diez años. 

En paralelo, si el comparativo se realiza en base al Chevrolet Agile, se observa que hace seis meses su precio era de $253.900. 

En aquel entonces se necesitaba el equivalente a 15,8 ingresos para comprarlo

 

Hoy, el mismo modelo en su versión entrada de gama, tiene un valor muy similar: $257.000, en parte porque se está discontinuando en los concesionarios. 

Esto implica que actualmente se requieran de unos 12,7 ingresos, es decir, tres menos que en septiembre del año pasado. 

Tomando como referencia otro modelo de Renault, como es el caso del Sandero, el precio de la variante más básica era de $222.600, lo que equivalía a 14 remuneraciones. 


En la actualidad, la misma versión tiene un precio de lista de $228.900 pero, al igual que lo que sucede con el VW Gol, hay una bonificación especial de $30.000. Por lo cual su valor se reduce a $198.900. 

Traducido en salarios, esto equivale a 9,8 mensualidades.  

Con una "ayudita" del billete verde
Esta tendencia -lejos de obedecer a una recuperación generalizada del poder de compra de los argentinos-, en gran medida es consecuencia de la estabilidad del dólar

El hecho de que le billete verde hoy cueste casi lo mismo que hace un año es una de las claves para entender por qué los valores de los vehículos están corriendo por debajo del índice general de precios. 

La variable “dólar quieto” es un factor fundamental para entender por qué se remarcaron tan poco los valores de venta al público en los concesionarios debido a que más del 60% de los 0Km que se comercializan en la Argentina son importados y cerca del 70% de los componentes que se utilizan para producir un auto en el país también provienen del exterior

Otro punto clave, además del hecho de que la divisa estadounidense hoy esté a un precio similar que hace un año -con una inflación acumulada superior al 30% en los últimos doce meses-, está dado por las perspectivas de consultoras y bancos privados, que dan cuenta de un billete verde amesetado al menos hasta las elecciones.

A este factor hay que sumar la mencionada disponibilidad de oferta del exterior y la crisis que todavía afecta a Brasil, desde donde las terminales despachan unidades con destino a la Argentina y con valores rebajados. 

En base al buen resultado inicial y a las perspectivas que se abren para la relación entre los precios de los 0Km y los ingresos, las proyecciones de ventas se están retocando al alza. 

La pauta con la que trabajaban las automotrices al iniciar el año daba cuenta de un mercado global de 750.000 unidades comercializadas para todo 2017. Ahora, las mismas compañías se animan a ilusionarse con un total de 800.000 autos vendidos.

La reducción de la brecha entre precios y salarios jugará como un factor clave para que la industria siga creciendo. 

En este sentido, será clave para que se mantenga esta tendencia que la inflación no se desboque y que el dólar siga moviéndose por debajo del índice o al menos le empate. 

Dueños de concesionarios y directivos de terminales ya conocen la historia: siempre que sobrevino un cimbronazo por el lado del tipo de cambio, esto terminó repercutiendo en los precios y en los niveles de ventas. 

SECCIÓN Finanzas
LO MÁS LEÍDO