Finanzas
La moneda preferida de los hackers: tras el ciberataque mundial, el Bitcoin bate récords y ya sobrepasó al oro
22-05-2017 Ni dólares ni euros. Los ciberdelincuentes que atacaron miles de computadoras a nivel global eligieron esta moneda virtual como medio de pago. Esto le dio un mayor impulso al precio. En el país, se estima que ya hay más de 10.000 "bitcoiners". ¿Cómo evolución su valor y qué otras divisas compiten? 
Por Rubén Ramallo
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Bitcoin vuelve a ser noticia. Esta vez, por haber sido el medio de pago elegido por los ciberdelincuentes que atacaron a centenares de empresas de todo el mundo en las últimas semanas.

Además, porque -a raíz de dichos ataques- su precio escaló hasta tocar un récord histórico de más de u$s1.800 por unidad.

Los hackers que están detrás de la mayor ofensiva informática de la que se tenga memoria no apelan al cobro de los rescates en euros ni en dólares, sino que exigen el pago en esta divisa virtual. 

El motivo es sencillo: en todas las transferencias de criptomonedas que se realizan en la web no hay intermediarios. 

Se realizan en redes P2P (más seguras) y el cifrado de las transacciones es tan complejo que se hace muy difícil rastrear entre quienes se está  produciendo el intercambio

El monto unitario fijado para la devolución de los archivos sustraídos puede parecer a primera vista insignificante, ya que es de "apenas" u$s300 por cada computadora afectada.

Sin embargo, si esa cifra se la multiplica por el número de equipos involucrados (unos 125.000), el "importe" trepa a la friolera de casi u$s40 millones. 

Para desilusión de los delincuentes, se estima que hasta el presente apenas habrían captado un pequeño porcentaje de ese total.

La explosión del precio
En 2016, la demanda de Bitcoins creció de manera exponencial. Y esto quedó reflejado en su revalorización, que ha sido de casi un 100%.

Lejos de morigerarse, esta suba se prolongó durante los primeros meses de este año, lapso en el que esta moneda trepó un 45% (ver cuadro):

Este envión le permitió marcar algunos hitos, como por ejemplo el de haber superado el precio del oro por primera vez en la historia

Hoy día, su cotización es un 50% más elevada que la del dorado metal, que se mueve en la franja de los u$s1.200 - u$s1.250 la onza. 

Uno de los tantos motivos que explica semejante repunte es que un país poderoso, como Japón, ya lo acepta como medio de pago y lo ha colocado a pocos escalones del estatus de su divisa oficial, el yen.

En esa nación, el Bitcoin ya puede utilizarse en más de 260.000 establecimientos y los expertos anticipan que esa cifra seguirá creciendo.

Más aun, luego de que los principales distribuidores de productos electrónicos  anunciaran su intención de aceptar Bitcoins en las transacciones. 

Además de este impulso -que viene por el lado del consumo- está siendo utilizado con mayor frecuencia como herramienta de inversión. De hecho, los japoneses encabezan el ranking de compraventa de todos los exchangers a nivel mundial.

"El Gobierno ha acertado al fomentar su uso y le interesa que sea utilizado cada vez más, para que siga ganando valor", apunta Bogdan Stirbu, director de la firma Bit2me, dedicada a la compraventa de Bitcoins.

Japón no es el único país que fomenta su uso: Australia y Rusia también pretenden dar un paso similar al de la nación nipona. Quienes, por el momento, no parecen muy dispuestos a seguir el mismo rumbo son China y los Estados Unidos.

El gigante asiático tiene intenciones de crear su propia moneda digital, mientras que la Comisión de Valores Estadounidense (SEC) no quiere (al menos por ahora) validar al Bitcoin como activo de una cartera de un fondo de inversión.

La decisión del ente regulador no quedó muy en firme y se espera que en breve vuelva a pronunciarse. Pese a su postura, San Francisco, Los Ángeles o Nueva York encabezan el ranking de ciudades con más comercios que utilizan esta moneda virtual.

¿Cuál aparece detrás? Nada menos que Buenos Aires (4° lugar), mientras que Londres cierra el "top five". 

El Bitcoin no está solo
En la actualidad, circulan en todo el mundo unas 16,3 millones de unidades, que totalizan una capitalización cercana a los u$30.000 millones. 

Para tener una idea de esta magnitud, esa cifra representa algo así como el 60% de la base monetaria de la Argentina.

No es, por cierto, la única moneda virtual en circulación. Existe casi un centenar de "competidores" con un valor de mercado conjunto de u$s58.000 millones. 

Las otras dos monedas virtuales con mayor capitalización son el Ripple (que cotiza a u$s0,33) y Ethereum (u$s90).

El aumento incesante de los precios de estas divisas y su elevada capitalización ya han puesto en alerta a los analistas, que temen la posible conformación de una peligrosa burbuja que, para peor, se daría en un mercado no regulado.  

Los usuarios de las criptomonedas señalan que el atractivo radica en la libertad que tienen para realizar transacciones sin que estas queden sometidas al circuito habitual de impuestos y tasas que aplican los diferentes países.

Además, señalan que es una red muy segura y que posibilita operar en forma anónima.

En cambio, las opiniones son divergentes en cuanto a la conveniencia de recurrir al Bitcoin como inversión.

Fuerte presencia en la Argentina
Franco Amati, cofundador de Espacio Bitcoin Buenos Aires, promueve el uso de esta moneda por las ventajas que ofrece en diferentes tipos de transacciones.

Considera que "no tiene una jurisdicción concreta,  ya que funciona en la nube, está en todos lados y a la vez en ninguno". 

Amati remarca que muchas empresas en la Argentina generan transacciones millonarias a través de la compraventa, y que hay muchas opciones para hacerse de esta moneda virtual.

"Así como existen casas de cambio de dólares, existen casas de cambio de Bitcoins", expresa.

"El Bitcoin, en sí, es como un activo cualquiera. Es como una acción, como el oro o un commodity que cotiza en bolsa y ahí se define un precio", indica.

En el país ya hay más de 10.000 "bitcoiners", de acuerdo con datos brindados por la ONG Bitcoin Argentina.

En tanto, más de una veintena de empresas ya están operando, cifra que engloba desarrollos locales y compañías del exterior con presencia en el país.

La gran mayoría de las firmas vuelca sus esfuerzos a aplicaciones ligadas al uso financiero de la moneda, siendo su radio de acción:

- Casas de cambio especializadas

- Servicios de billetera digital

- Préstamos colaborativos

- Servicios de intermediación 

- Compañías de procesamiento

Existe otra opción -ligada a factores tecnológicos, como el desarrollo de cajeros automáticos- por la cual se permite desde el pago de servicios mensuales hasta la cancelación de la factura en ciertos restaurantes. 

"La Argentina es el mercado más avanzado en América latina en lo que hace al Bitcoin", afirma Ciro Echesortu, del fondo regional NXTP Labs, que invierte en seis empresas asociadas a esta divisa. 

"Si bien es una apuesta a largo plazo, lo cierto es que a medida que más usuarios comprueben las soluciones que ofrece, más se fortalecerá el ecosistema", agrega.

En el plano local, el uso ha crecido de manera notable en este último tiempo. Tal es así que:

- La Argentina es el país latinoamericano con mayor adopción de este medio de pagos

- Buenos Aires es una de las diez ciudades del mundo con mayor cantidad de comercios y servicios adheridos al sistema. 

- La comunidad de Bitcoin es de las más sólidas del continente y cuenta con el apoyo de la ONG Bitcoin Argentina

La mencionada ONG se encarga de la difusión de información entre usuarios, empresas e instituciones gubernamentales.

¿Por qué más personas adquieren Bitcoin? tras su creación en 2008, los seguidores la eligieron como el "nuevo grande" de los mercados de divisas.

Más aun, la ven como parte de la lógica evolución monetaria de un mundo en el que lo digital se impone a pasos cada vez más acelerados. 

Las siguientes son las cinco principales razones que le han conferido un mayor protagonismo:

1. Más controles de capital y restricciones globales a algunas monedas soberanas

2. La reducción en giros al exterior, producto de políticas aislacionistas tomadas por diferentes gobiernos

3. La menor oferta, que va emparentada con un mayor uso del poder informático.

4. La buena aceptación, siendo que más consumidores los están usando al ver que más compañías los aceptan como medio de pago

5. El número creciente de personas que quieren recibir y enviar efectivo sin tener que pasar por una serie de controles.

Ariel Aguilar, uno de los principales promotores en Argentina recuerda que esta moneda surgió después de la crisis económica de 2008. 

La idea era impulsar un sistema que le permita a cualquier usuario decidir cómo pagar o prestar plata, fijar cuotas, plazos e intereses de común acuerdo con otro usuario y sin la mediación de un banco.

"Es una tecnología de código abierto y sin trampas ocultas. Esto último es algo que cualquier persona con conocimientos básicos de programación puede comprobar", añade.

Aclara que si bien se trata de una red descentralizada, el sistema propone una serie de incentivos a los usuarios que lo hacen funcionar.

En la práctica, la tecnología aplicada permite generar una base de datos común alojada en miles de servidores alrededor del planeta.

Esa base contiene el historial de pagos de todos y cada uno de los Bitcoins en circulación, lo que brinda la posibilidad de proveer constancia de propiedad en todo momento. 

Es, precisamente en este punto, en el que subyace buena parte de la confianza en esta moneda virtual.

Los analistas, de algo están seguro: a medida que la cantidad de usuarios crezca, aumentará el número de empresas que estructuren sus negocios alrededor de esta divisa virtual.

SECCIÓN Finanzas
LO MÁS LEÍDO