Finanzas
Los bancos venderán Visa y Banelco por temor a sanciones del Gobierno
24-02-2017 El negocio de las tarjetas y los servicios de pago vale u$s1.300 millones y lo manejan entre 14 entidades. La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia abrió una investigación por infracción por abuso de posición dominante y potencial cartelización 
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los bancos acordaron con el Banco Central la venta de Prisma por temor a sanciones por presunto abuso de posición dominante y cartelización.

"Ya está decidido desinvertir en Prisma. La idea es vender el 100%", dijo un ejecutivo de las 14 entidades que son accionistas de la proveedora de servicios financieros y de pago.

Prisma engloba a Visa, Banelco, LaPos, PagoMisCuentas, TodoPago y Monedero. Tanto en Visa como en el BCRA declinaron de hacer comentarios.

Visa y Banelco se fusionaron, pero la operación todavía no está aprobada por Defensa a la Competencia después de varios años. 

"La venta está decidida, pero el tema es cómo se hace: si entera o por partes. Dependiendo de lo que haga el Gobierno será el precio que se puede obtener y los bancos no quieren perder plata. Hay mucho por analizar todavía y negociar con el Banco Central", señaló un banquero.

Según pudo El Cronista, se acaba de llegar a un consenso entre los bancos y el Central para que pongan el cartel de venta a la compañía que, según cálculos, vale alrededor de u$s1.300 millones. La transacción podría concretarse a fin de año.

¿Quién podría comprarla? Desde la Secretaría de Comercio señalaron al matutino que los bancos deberán vendérsela a una de las 14 entidades o a un tercero, pero no se la puede quedar más de un banco.

Pero como es difícil que la ofrezcan a un competidor, lo más probable es que se la vendan a un player del extranjero, como Advent o a algún fondo específico, a un valor que puede variar entre 14 o 15 price to earning.

"El P/E de 14 o 15 es el de mercado más una prima extra. Los bancos están con 12 y 13 de prima, con lo cual sale con buenas valuación, no sale cara", interpretan en la City.

¿Fin del monopolio?
La recomendación de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia es que los bancos se adecuen a la nueva ley de tarjetas, que aún no salió, pero está por salir, y que desinviertan en Prisma, en pos de desarticular los monopolios y desarmar la integración vertical del negocio que tiene Visa.

El Banco Central será quien marque el modelo de cómo debería funcionar el mercado electrónico de pagos.

Claro que la letra chica de la ley puede cambiar el precio de venta. "¿Quién te va a comprar sin saber lo que dice la ley?. El comprador esperará primero a que salga la ley y luego valuará a la empresa", detalla una fuente que sigue las negociaciones.

La visión del directorio del Central es que se debe terminar con la exclusividad de la operación, de modo que Prisma pueda operar otras tarjetas.

Sostienen que en el mercado debe haber mayor competencia e interconexión entre todos los productos y las redes, de manera que todos puedan emitir todas las tarjetas.

Para la autoridad monetaria, lo importante es que haya mayor competencia y no tantas exclusividades, por eso pregonan para crear mejores condiciones en el sistema financiero.

La trastienda
Según pudo averiguar este diario, no fue sencillo llegar a un acuerdo entre las 14 entidades para la venta de la compañía.

Algunas se la querían quedar, ya que es un buen negocio, mientras otras argumentaban que lo mejor es vender ahora, ante la eventualidad que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia dictamine que los bancos deban vender Visa y el valor caiga.

De ahí al acuerdo de palabra que hubo entre los dueños de Prisma y el Poder Ejecutivo de adaptarse al nuevo contexto.

Esteban Grecco, titular de la CNDC, advirtió que Prisma realiza el 58% de las transacciones con tarjeta de crédito en la Argentina, cuyos accionistas son los 14 principales bancos.

Las entidades tienen una integración vertical del negocio, ya que son dueñas de los equipos POS para procesar, de la red de cajeros y de los pagos on line: "Abrimos una investigación por infracción por abuso de posición dominante y potencial cartelización en tarjetas de crédito".

Ante esto, el BCRA y la Secretaría de Comercio buscan eliminar barreras de entrada, y así generar condiciones para que haya más competencia en la adquirencia (con quién trabaja el comercio), informó El Cronista.

"En Brasil hay 11 opciones de oferentes y eso provoca mejores condiciones de aranceles. Por eso queremos promover pagos electrónicos alternativos", propone Grecco.

Visa comenzó sus operaciones en Argentina en la década del ‘70, cuando Visa International otorgó a Banco de Intercambio Regional (BIR) la autorización para comercializar su programa de tarjeta de crédito bajo la marca Visa en el mercado local.

Tiempo después, la emisión de la tarjeta de crédito Visa pasó entonces al Banco de la Provincia de Buenos Aires, que fue aceptado como Banco Miembro Principal. Un año más tarde, otros dos bancos argentinos, el Banco Federal Argentino y el entonces llamado Banco Financiero Argentino, comenzaron sus programas de tarjeta de crédito en el país.

En mayo de 1983, Cartvisa, ahora Visa Argentina, firmó, con el apoyo de Visa International, la escritura de constitución de una empresa argentina, formada por los bancos nacionales para ofrecer sus productos y servicios.

Al principio, Cartvisa estuvo integrada por cuatro bancos accionistas: Federal Argentino, Financiero Argentino, Buen Ayre y Shaw, seguidos por la incorporación del Banco Crédito Argentino. En la actualidad, más de 40 bancos utilizan su sistema operativo.

 

SECCIÓN Finanzas