Negocios
"Vendetta": OSDE denuncia que Swiss Medical está en grave crisis financiera y busca "desguazarla" para salvarse
18-01-2017 La compañía presidida por Claudio Belocopitt pide la intervención de su competidora, a la que señala por supuesta maniobra de evasión realizada durante 22 años. Desde la vereda de enfrente aseguran que se trata de un "juego sucio" al que debe apelar el empresario producto de las acuciantes pérdidas
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Una guerra de proporciones se desató entre dos de los principales jugadores del sector de la medicina prepaga.

Nada menos que entre Swiss Medical y OSDE, compañías que, en conjunto, son responsables de dar cobertura a más de 3 millones de personas.

La primera "bomba" la lanzó Swiss Medical, empresa comandada por Claudio Belocopitt.

Lo hizo al presentar un reclamo administrativo ante la Superintendencia de Salud por un supuesto caso de evasión por parte de OSDE por una cifra multimillonaria.

Pero la contraofensiva de esta última compañía no se hizo esperar. En diálogo con iProfesional, desde OSDE afirmaron que esto se trata de una "maniobra sucia" por parte de Swiss Medical.

Esto producto de que la firma presidida por Claudio Belocopitt estaría atravesando una crisis financiera de magnitud y que entonces necesita quedarse con sus socios para salvarse.

En concreto, el número uno de Swiss Medical denunció que su competidora evadió la friolera de $16.000 millones a través de una maniobra que habría comenzado en 1989 y se habría extendido a lo largo de 22 años. 

Todo esto, en connivencia con funcionarios pertenecientes a varios gobiernos.

No sólo eso: en dicho reclamo, la empresa argumentó que OSDE se "valió de la utilización de beneficios tributarios para irrumpir en la medicina prepaga".

La denuncia de Swiss Medical hace hincapié en la supuesta falta de pago al Estado de los aportes generados por los adherentes voluntarios al Fondo Solidario de Redistribución (FSR), que tiene como objetivo apuntalar la salud nacional.

Si bien este reclamo forma parte de una batalla legal que comenzó en 1998 y que recorrió distintas instancias legales, la guerra alcanzó por estos días el punto más álgido: la empresa que preside Belocopitt ahora reclama nada menos que una intervención estatal para que su competidora enfrente el pago de esa abultada deuda.

En un párrafo del texto presentado ante la Superintendencia de Salud, se señala que se estaría ante el hecho de "corrupción sistémica histórica de mayor envergadura de la que se tenga noticia".

El escrito agrega que esta maniobra no se podría haber llevado a cabo sin la complicidad de los tres poderes, así como de dicha Superintendencia, que permitieron que OSDE "afiance y agrande su posición dominante y privilegiada en el mercado". 

OSDE responde: "Swiss Medical juega sucio" 
Frente a esta polémica, iProfesional dialogó con el director de Relaciones Institucionales de OSDE, Víctor Cipolla.

El ejecutivo aseguró que esta denuncia realizada a través de los medios "es una `vendetta` de Belocopitt".

"Le va muy mal financieramente y está desesperado. Además, juega sucio porque nosotros estamos a punto de dar un paso muy importante", expresó.

"Concretamente, estamos encarando una inversión de u$s100 millones para abrir las puertas de un sanatorio en Mendoza, que va a ser el más moderno y mejor equipado de toda la Argentina", afirmó Cipolla.

"Belocopitt pretende tener el monopolio de los sanatorios en el interior", recalcó.

Según el directivo, la pelea de fondo está vinculada con que "Swiss Medical está perdiendo clientes a pasos acelerados por su mal servicio. Nos llaman a diario empresas de todos lados porque quieren salir de esa prepaga".

"Belocopitt tiene 1 millón de afiliados y quiere empujar al Gobierno a que declare la intervención de OSDE para anularnos", expresó el director de OSDE.

"Como le va mal y su último año fue un desastre, con pérdidas monumentales -algo que en el sector ya se sabe- para salvarse quiere que nuestros 2,1 millones de socios se queden sin cobertura y ahí es donde irrumpiría él con sus posibles contactos políticos", sentenció Cipolla.  

"En tanto, explicó que "todos los meses les pagamos a Swiss Medical, en tiempo y forma, entre $100 millones y $120 millones por unas 10 millones de prácticas, en promedio, que van desde una extracción de sangre hasta un parto".

"El punto es que desde esa empresa ya nos habían amenazado con que sólo ellos se dedicaban a ser los prestadores de los servicios y que nosotros nos limitáramos a pagarles", agregó.

El directivo fue más allá al destacar que desde Swiss Medical pretenden "cambiar radicalmente el sistema de salud de la Argentina y desguazar a OSDE, que es una asociación civil sin fines de lucro, con más de 45 años de historia y no una sociedad comercial". 

Un largo derrotero judicial 
El prólogo del conflicto se originó cuando, entre 1980 y 1989, las obras sociales no cumplieron con la obligación de aportar al Fondo Solidario de Redistribución el equivalente al 10% de los ingresos por los afiliados adherentes.

En 1989, una vez que se decidió condonar la deuda:  

-Se decidió modificar el sistema de recaudación, que pasó a manos de la entonces Dirección Nacional de Recaudación Provisional.

-Al año siguiente, se incluyó en los cálculos a los adherentes voluntarios, que es el foco de la disputa de hoy, dado que se habría registrado un incumplimiento de pago.

-En 1998, la Superintendencia de Salud decidió accionar judicialmente contra las obras sociales que no habían abonado los montos correspondientes a ese Fondo.

-La demanda llegó a la Corte Suprema, que determinó que la SSS tenía legitimidad para reclamar el pago de esa deuda.

-Entre las facultades de la SSS estaba la posibilidad de sancionar e, incluso, intervenir las obras sociales morosas. Sin embargo, no hubo acciones.

-El Congreso tampoco participó: la Comisión Revisora de Cuentas recibió en 2012 un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN) que detallaba la existencia de una deuda por parte de empresas de medicina prepaga, pero recién se  expidió en 2015 a través de un pedido de informes al Poder Ejecutivo.

Polémica por el monto de la deuda
Para la presentación, Swiss Medical reflotó el informe de la AGN, que analizaba los fondos adeudados.

De ese documento se desprende que, a 2009, sólo se había aportado al FSR $1 millón de los $308 millones.

A lo largo de 22 años de supuestos incumplimientos, dicha deuda habría pasado a ser de $6.768 millones. Y, con los intereses, el monto escalaría hasta los $16.000 millones. 

Así las cosas, Swiss Medical reclama ahora que la Superintendencia de Salud avance con el proceso de intervención de OSDE para que esa firma "realice con la totalidad de la liquidez disponible un pago a cuenta de la millonaria deuda que detenta con el FSR" y que luego se adhiera a un plan de pagos.

En paralelo, insta a la actual conducción de la SSS a que realice denuncias penales contra los funcionarios que comandaron ese organismo en los últimos 22 años.

Como contrapartida, desde OSDE aseguraron a iProfesional que este juicio en realidad está en primera instancia y que "la deuda que se reclama en realidad va de un período que se extiende desde 1990 a 1998. Es decir que serían 8 años y no 22, como señalan".

"Además, muchas partes de esa deuda ya prescribieron, así que todo está sujeto a pruebas y todavía nadie llegó a cuantificar el monto", agregó Cipolla.

"Lo único que vemos como trasfondo es que Swiss Medical está perdiendo afiliados y enfrenta problemas financieros. Por eso quiere lograr que el Gobierno intervenga y nos desguace", advirtió.

Sin embargo, el directivo de OSDE afirmó a este medio que “estamos estudiando a fondo el tema y si tenemos que presentar una denuncia penal, lo vamos a hacer. No podemos permitir que cualquier persona salga a acusar abiertamente a una compañía como la nuestra por una deuda semejante y que no nos corresponde". 

SECCIÓN Negocios