Negocios

Cupos, precios variables y el pago extra por más litros: las petroleras siembran malestar en las estaciones de servicio

21-07-2018 Axion y Shell comenzaron a fijar distintas estrategias ante la pérdida de rentabilidad. Desde las estaciones de servicio aseguran que aplican un sistema de cuotas o la imposición de cargos extra por cada litro que se intente comprar por encima del promedio. En este escenario, YPF gana market share
Por Patricio Eleisegui
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El problema comenzó a generarse hace menos de dos meses. Las principales petroleras que operan en la Argentina vieron cómo, en cuestión de semanas, cambió drásticamente el escenario, de la mano de la disparada del dólar y el alza en la cotización del barril de crudo

Todo esto llevó a que se incrementaran los costos de producción de estas compañías.

Según indicaron a iProfesional distintas fuentes del sector, entre los ejecutivos de Shell, Axion -perteneciente a la familia Bulgheroni-, e incluso PumaRefinor, predomina la visión de que las naftas deberían costar hasta un 25% más.

La estrategia elegida por las empresas para hacer frente a este cambio en la ecuación consiste, por ahora, en tratar de desalentar la venta de combustibles.

¿De qué manera? A principios de junio pudo verse cómo fueron recortando la entrega a los mayoristas que, a su vez, proveen a estaciones de servicio sin bandera -llamadas "blancas"-. 

Sin embargo esto, lejos de quedar encapsulado, también empezó a repercutir en las estaciones de bandera, a través de la aplicación de cupos o de pagos extras por pedidos de naftas que excedan determinados niveles por encima de lo habitual.

Los alcances de estas maniobras fueron confirmados a iProfesional por representantes de CECHA, la confederación que aglutina al grueso de los empresarios del expendio, la CECC -cámara de empresarios del combustible de Córdoba- e incluso, por fuentes vinculadas a las mismas petroleras.

Según precisó Carlos Gold, titular de CECHA, Axion desaceleró su ritmo de refinamiento, por lo que mantiene una entrega fraccionada a su red. En paralelo, bajó el ritmo de aprovisionamiento a los distribuidores regionales.

"Desde que comenzó el reclamo por los costos y por un precio mayor en los surtidores, Axion dejó de abastecer como lo venía haciendo. También redujo el procesamiento en refinería. Muchas de las estaciones que le compraban mayormente gasoil dejaron de tener combustible", explicó el empresario a iProfesional.

Gold sostuvo que, en la actualidad, para conseguir el diesel que Axion dejó de entregar a los niveles usuales, las distribuidoras mayoristas "por lo general deben pagar mucho más, y eso se traduce en un incremento en el combustible que luego se traslada al surtidor, especialmente en ciertos lugares del interior".

La política de Shell
Desde CECHA y la cordobesa CECC, en tanto, señalaron que, en las últimas semanas, la petrolera Shell estableció un cupo mensual para el abastecimiento de diesel a buena parte de su red y cobra un "extra" a quien demande más litros que lo establecido.

"El adicional es de hasta un 20% de lo que cuesta usualmente el litro. Al estacionero no le queda otra que trasladarlo al precio final. Por eso también se ven tantas variaciones en los valores", dijo Gold.

En diálogo con este medio, Raúl Castellano explicó que "Shell pone determinadas cuotas según los volúmenes usuales de cada estación de servicio. De esa forma, controla la cantidad de petróleo que tiene que refinar". 

"Axion y Shell están tratando de procesar lo menos posible porque hoy no les resulta tan rentable. La situación de la red es complicada, pero las blancas son las que peor la están pasando", dijo a iProfesional.

Este segmento comprende más de 600 estacionesdistribuidas en todo el país. Los puntos de expendio más complicados por este cambio en la política comercial se concentran mayormente en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.

"i un estacionero quiere comprar combustible por encima de lo que vendió en promedio en el último tiempo, entonces tendrá que abonar un precio diferencial", comentó a iProfesional una fuente del mercado.

"No faltan los estacioneros que compran de más para hacer acopio y, a partir de ahí, especular con el valor de cara a los futuros aumentos. No está mal que Shell no se preste a ese juego y cobre más por ese combustible adicional. Si una estación de servicio duplica su pedido de un mes a otro, eso representa una maniobra especulativa antes que un salto en las ventas", añadió.

De un total de 680 estaciones de servicio que operan bajo su bandera, alrededor de 60 pertenecen directamente a la petrolera.

En esos puntos la comercialización de naftas se realiza bajo los precios de referencia que Shell informa cada vez que hay incrementos. El resto sólo opera con precios sugeridos por la petrolera, por lo que cada expendedor se encuentra habilitado para fijar el valor en pizarra a su entera voluntad.

Por su parte, Gold señaló que Axion tampoco produce naftas al ritmo que venía sosteniendo previo a la escapada del dólar de principios de mayo.

El empresario sostuvo que la empresa "restringe las entregas y la distribución" sin darle una explicación concreta a los expendedores.

"En un punto es entendible la maniobra de estas grandes empresas, porque el barril de petróleo aumentó mucho en comparación con el movimiento de las naftas. En octubre de 2017 costaba un promedio de 1.000 pesos. Hoy oscila entre los 2.000 y los 2.100. Y la realidad es que en ese lapso el combustible no aumentó 100%. Las petroleras no quieren perder plata", enfatizó.

Dentro del escenario complicado que exponen los estacioneros, nadie niega entre las compañías del sector una en especial aparece como la gran ganadora en términos de comercialización de combustibles e, incluso, imagen entre los mismos expendedores: YPF.

Ocurre que su red sólo vende con precios de referencia y, por efecto de las restricciones que sostienen sus competidoras, la demanda desatendida por el desabastecimiento que sufren las estaciones de servicio de otras marcas comenzó a canalizarse hacia los puntos de venta de la estatal.

A partir de junio, las estaciones de YPF comenzaron a evidenciar un incremento sostenido en los volúmenes de venta.

"Lo que no venden Axion o Shell ahora lo cubre YPF", confirmó un analista de mercado, en estricto off the record.

Carlos Gold, de CECHA, se hizo eco de estas palabras: "YPF no impuso ningún cupo, define un precio estándar y sigue refinando a buen ritmo. Por eso la empresa experimentó un salto en su participación de mercado a nivel nacional". 

En el sector ya se habla de un incremento de al menos tres puntos que, de confirmarse, elevaría a 58% el market share de la estatal en el negocio de los combustibles.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR