Negocios

Del garage a Wall Street: tres "unicornios" argentinos ya suman una valuación bursátil de u$s16.000 millones

21-09-2017 Con el debut de Despegar en la bolsa neoyorquina, se confirmó lo que el mercado sospechaba con los casos de Mercado Libre y Globant: hay un punto de inflexión histórico, en el cual las empresas "tecno" orientadas a servicios superan a la industria tradicional. Y el mercado financiero apuesta fuerte
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Con el desembarco de Despegar en Wall Street, ya son tres las empresas tecnológicas con "ADN" argentino que cotizan en el mayor mercado bursátil del mundo. 

En conjunto, suman un market cup o valor de mercado que hoy día asciende a la friolera de u$s16.434 millones. 

La cifra surge de sumar:

- Los u$s13.024 millones que vale Mercado Libre

- Los u$s2.038 millones de Despegar, en su primer día de operaciones

- Los u$s1.310 millones alcanzados por Globant

En cuanto al valor de las acciones:

- Las de Mercado Libre oscilan en los u$s289,6

- Las de Despegar en u$s31,78 (arrancaron en u$s26)

- Las de Globant en los u$s37,54

Las tres empresas corresponden a la categoría de "unicornios", ya que así se denomina a las que superan u$s1.000 millones de valuación bursátil.

Una característica que comparten es que se expandieron, más que nada, gracias a la impronta innovadora de sus fundadores, hasta ocupar un pedestal importante en el mundo de las cotizantes.

Tal es así que su valor conjunto supera ampliamente al de otras empresas argentinas que compiten en segmentos industriales como YPF, Pampa Energía -en el caso petrolero- o IRSA, en el segmento del real estate. 

Actualmente, la petrolera estatal tiene una capitalización bursátil de u$s7.920 millones y su acción ronda los u$s20. 

En tanto, la compañía de Marcelo Mindlin llega a los u$s4.452 millones, con acciones que cuestan u$s60,35.

Siguiendo con las comparaciones, las tres tecnológicas valen lo mismo que Tenaris (u$s17.109 según la cotización en Wall Street), que es una de las multinacionales argentinas de mayor relevancia a nivel mundial. 

Con esta mirada, se puede afirmar que existe una nueva camada de compañías -nacidas en el contexto cultural de la era Internet y de la mano de emprendedores que apostaron por los servicios online- que, a ojos de inversores, resultan más valiosas incluso que industrias centenarias surgidas de una raza de hombres de negocios basados en "los fierros".

El aterrizaje de Despegar
Por estas horas, todos hablan de Despegar, ya que hizo su desembarco en Wall Street con la oferta de 12.770 millones de acciones ordinarias a un precio inicial de u$s26.

Tras el debut, subieron a u$s31,78, de modo tal que la cotización bursátil de la compañía fundada por Roberto Souviron se elevó a los u$s2.038 millones en su primer día en el NYSE.

Un par de semanas atrás, había completado su presentación ante la Security Exchange Commission (SEC), requisito fundamental para realizar su oferta pública inicial (IPO, por sus siglas en inglés) en la Bolsa de Nueva York.

Sus títulos cotizan bajo la denominación "DESP" y se espera que la oferta pública cierre el 22 de septiembre, lapso en el que podría incrementar aun más su valor de mercado.

Adicionalmente, Despegar le concedió al grupo de bancos colocadores el derecho al ejercicio de una opción de 30 días para la compra de hasta 1,91 millones de acciones ordinarias adicionales al precio de la oferta pública inicial, menos los descuentos aplicables por la colocación.

En este caso, Morgan Stanley & Co y Citigroup Global Markets actúan conjuntamente como colocadores de esa oferta pública.

De este modo, el portal de venta de paquetes y servicios turísticos se convirtió la tercera empresa "tech" argentina en abrir su capital y acceder a la bolsa de Nueva York, detrás de Globant y Mercado Libre

Según fuentes de la empresa, el principal objetivo de esta OPA será el de potenciar su plataforma tecnológica y lograr una mayor penetración en los mercados en los que compite actualmente en el mundo de las agencias de viaje online.

La idea surgió en 1998, luego de que Souviron tuviera que soportar más de media hora de espera en una agencia de viajes. 

Con bronca se retiró y adquirió ese pasaje que buscaba en un portal estadounidense. Junto con varios conocidos, y con u$s15.000 cada uno, fundaron Despegar

Hoy día, cuenta con más de 2.700 empleados, oficinas en 20 países y su facturación proyectada ronda los u$s4.000 millones. 

Si bien nació en Argentina y busca fondos en los mercados financieros internacionales, desde 2007 su accionista mayoritario es un fondo de origen norteamericano

Se trata de Tiger Global Management, liderado por un excéntrico hombre de las finanzas de Estados Unidos llamado Charles Coleman III. 

Considerado el verdadero cerebro detrás del desembarco de Despegar en las grandes ligas bursátiles, este hedge fund maneja una cartera de inversiones de u$s20.000 millones y apuesta a empresas de varios sectores con foco en la tecnología

Entre las inversiones que lleva realizadas se destacan Alibaba, Amazon, Facebook, Nextflix, Mercado Libre y hasta Microsoft.

Expedia -propietaria de Hoteles.com y Trivago- también posee una participación minoritaria en Despegar por la cual pagó u$s250 millones.

Los "unicornios" piden cambio de reglas
La historia de Mercado Libre la convierte en la empresa más valiosa de la Argentina y en la pionera entre las tecnológicas en debutar en el recinto de Wall Street

Fue fundada por Marcos Galperin en 1999 como una plataforma dedicada a la compra y venta de artículos por Internet. Hoy es la mayor firma de comercio electrónico de América latina, con más de 140 millones de usuarios. 

Fue la que marcó el camino de las tecnológicas locales en Wall Street, donde ingresó en agosto de 2007 con una oferta inicial por un total de 16,1 millones de acciones a u$s18 por unidad.

Durante las primeras jornadas, logró atraer a financistas por su potencial de crecimiento y alcanzó un valor de mercado de u$s750 millones: una década después, ya está valorada en más de u$s13.000 millones y sus títulos no bajan de los u$s289 cada uno. 

Incluso, es la primera empresa argentina en formar parte del Nasdaq 100, índice que reúne a las empresas más importantes de la industria del hardware, software y de las telecomunicaciones.

Por su parte, Martín Migoya y dos socios más fundaron Globant en 2003, que se dedica al desarrollo de software y servicios de IT y que forma parte de este tridente "tech" de origen argentino, convertido en estrella del recinto bursátil más importante del mundo.

Su desembarco en Wall Street fue en 2014, con una IPO que la convirtió en la segunda compañía argentina tecnológica en cotizar en los Estados Unidos, siguiendo los pasos de Mercado Libre.

En su debut, ofreció al mercado más de 5,8 millones de acciones a u$s10 cada una. Al cierre de la primera jornada, sus títulos ya había subido a u$s11,25. 

Las transacciones durante su debut valuaron a la firma en u$s325 millones.

Apenas tres años después ya supera los u$s1.300 millones de capitalización bursátil y sus títulos se negocian en torno a los u$s37 por unidad. 

Su facturación se duplicó desde el año 2014 hasta alcanzar los casi u$s323 millones en 2016.

Ninguna de las tres opera en el mercado bursátil doméstico, considerado pequeño y de escaso movimiento en función de las expectativas de recaudación de fondos que tenían los ejecutivos de Despegar, Mercado Libre y Globant.

Sin embargo, hace unos días sorprendieron las declaraciones de Pedro Arnt, director financiero de Mercado Libre, quien afirmó que la empresa evalúa cotizar en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires

De todos modos, aclaró que solamente lo harían si el Congreso aprueba el proyecto de ley de Mercado de Capitales enviado al Parlamento hace más de un año, cuyo tratamiento se encuentra demorado.

Según las palabras del ejecutivo de Mercado Libre, el objetivo de este desembarco en la bolsa doméstica sería el de contribuir a fomentar la plaza bursátil local.

Más que un razonamiento vinculado a una necesidad propia de fondos por parte de la empresa, las palabras de Arnt suenan a una toma de posición de la compañía más valiosa del país sobre una legislación conflictiva.

Entre sus artículos, permite a los reguladores de valores o al Gobierno tomar posesión de las empresas basadas en la queja de un accionista minoritario y sin una orden judicial.

Es decir, casi una postura política, al igual que la adoptada por el CEO de Mercado Libre, quien realizó polémicas declaraciones vinculadas al debate sobre cambios en las leyes laborales del país. 

Desde su cuenta de twitter, Marcos Galperín dijo que el país tiene tres caminos ante la reforma de Michel Temer: "a-imitarla, b-salirse del Mercosur, c-resignarse a perder millones de puestos de trabajo en Brasil".

Por cierto, se trata de otra toma de posición de emprendedores exitosos que van ganando terreno en el debate local sobre las condiciones requeridas para expandirse y poder anunciar nuevos planes de inversión en la Argentina.

Algo de eso también le tocó vivir a los ejecutivos de Globant, considerada en 2015 por la ex presidenta Cristina Kirchner como modelo de empresa nacional y popular.

La ex mandataria la identificó como un ejemplo de su política nac & pop, generadora de exportaciones al mundo con gran valor agregado logradas a partir de capital humano altamente capacitado.

Sin embargo, tras la salida de la ahora candidata a senadora por Unidad Ciudadana en la provincia de Buenos Aires, los ejecutivos de Globant se animaron a anunciar un fuerte plan de inversiones

Lo hicieron el año pasado, durante un acto con el presidente Mauricio Macri, a quien le prometieron desembolsar $1.200 millones en el país durante los próximos cinco años.

Ese día, Migoya hizo también reflexiones cuasi-políticas sobre lo que ocurrió localmente hasta la llegada del gobierno de Cambiemos. 

"Venimos de un país en el que la creación de empresas ha sido limitada, y eso se tiene que modificar para que una compañía pueda nacer en una reunión en un bar", concluyó.

SECCIÓN Negocios