Marketing

Unilever quiere pinchar la burbuja de los influencers: exige terminar con el fraude de este tipo de marketing

19-06-2018 El marketing basado en influencers consiste en pagar a personas a las que se considera "influyentes" en las redes para promocionar un producto o servicio. Distintos usuarios inflaron sus perfiles online con bots y cuentas falsas para aparentar tener más seguidores
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
Unilever, el gigante de productos de consumo que engloba a marcas de referencia de alimentación, cuidado del hogar y personal, comenzó a poner límites a su estrategia de marketing digital basado en influencers con la idea de estallar la burbuja que se generó en el sector.

El jefe de marketing de la compañía, Keith Weed, explicó a The Wall Street Journal que no trabajará con influencers que compren seguidores por lo que pide colaboración a las plataformas sociales para arreglar este fraude.

Unilever, una de las compañías que más invierte en publicidad del mundo a través de marcas como Axe, Dove, Hellman's, Rexona o Skip, reclama una mayor transparencia en torno a los influencers, ya que se han conocido casos de personalidades online cuyos seguidores son generados de forma artificial y no existen herramientas por parte de las propias redes sociales con las que poder cotejar el impacto real, publicó eleconomista.es.

El marketing basado en influencers consiste en pagar a una serie de personas a las que se considera "muy influyentes" en redes sociales (normalmente por el número de seguidores) para que promocionen a través de sus canales de Twitter, Instagram, YouTube un producto o servicio.

Esto llevó a  que distintos usuarios de las redes sociales hayan inflado sus perfiles online con bots y cuentas falsas para aparentar tener más seguidores de los que realmente tienen.

Según un estudio de Points North Group, los influencers "de nivel medio" que tienen entre 50.000 y 100.000 seguidores cuentan con un 20% de followers falsos, por lo que Weed pide una mayor implicación tanto a las redes sociales como a otras marcas para frenar la burbuja que se está generando. Concretamente, busca transparencia en el sector.

"En el mejor de los casos es engañoso, en el peor, es corrupción", sostuvo Weed.

"Por el beneficio de unas pocas manzanas podridas en el barril, creo que se pone en riesgo a todo el sector de influencers", añadió.

 

SECCIÓN Marketing
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR