31.10.2014 Buenos Aires, Argentina.
Management
Miércoles 02 de Marzo de 2011 07:20:00
¿Cómo se define un buen ambiente de trabajo? El vínculo entre la confianza y la productividad
02-03-2011 Desde el punto de vista de un trabajador, el lugar debe cumplir con el conjunto de condiciones que contribuyen a su satisfacción con su empleo. Para la empresa, es todo lo que tiene que ver con impulsar el ambiente para el aumento de la productividad
Reciba noticias en su e-mail
Temas:

Por Guzman Elola  - Gerente General MBC-MORI

Desde el punto de vista de un trabajador un buen ambiente de trabajo es el conjunto de condiciones que contribuyen a su satisfacción con su empleo. Para una empresa, es el conjunto de condiciones que hacen que los trabajadores sean más productivos.

Conciliar en equilibrio
El éxito de una estrategia de gerencia de recursos humanos consiste en encontrar las prácticas que mejoran la productividad de los trabajadores y a la vez hacen que ellos se sientan a gusto con su trabajo.


Un hallazgo fundamental de los estudios microeconómicos sobre prácticas gerenciales es que puede resultar perjudicial para las empresas darle prioridad a la satisfacción de los trabajadores sobre el objetivo de aumentar la productividad u otros resultados económicos de la firma.

Bienestar y productividad
En efecto, los trabajadores que se sienten satisfechos con sus empleos no son necesariamente más productivos.

Lo son sólo en la medida en que sientan que:

•Pueden dar lo mejor de sí mismos cada día
•Hay alguien que los apoya en su trabajo
•Sus opiniones son tenidas en cuenta
•No temen ser despedidos de su trabajo.

Felicidad en el trabajo
Los trabajadores que gozan de un ambiente de trabajo con estas características son más productivos, y también son más felices con su trabajo.

Por consiguiente, una buena estrategia de manejo de recursos humanos debe concentrarse en lograr estas condiciones, más que directamente en buscar que los trabajadores sean felices.

Bajo supervisión
Si se define la calidad del ambiente de trabajo por estas cuatro dimensiones se encuentra que en América Latina solo 48% de los trabajadores que están bajo el mando de un supervisor goza de condiciones laborables totalmente favorables a la productividad.

Esta cifra es muy baja en comparación con el alto porcentaje de trabajadores que se sienten satisfechos con su trabajo: 85% de los latinoamericanos que tiene empleo dice estar satisfecho con su lugar de trabajo.

El que haya una diferencia tan grande entre ambos porcentajes implica que muchos trabajadores se sienten a gusto con su trabajo, a pesar de que reconocen que algún aspecto de su ambiente de trabajo no es el ideal.

Falta dar lo mejor
En efecto, 14% de los trabajadores que tiene supervisor considera que no da lo mejor de sí mismos cada día en su trabajo, 18% considera que sus opiniones no son tenidas en cuenta por sus supervisores, 25% se lamenta de que no tiene a nadie que lo apoye en su trabajo y también un 25% teme que podría perder su empleo en los próximos seis meses.

Propuesta integral
Puesto que las motivaciones y los comportamientos de los trabajadores de cualquier empresa pueden ser muy diversos, reflejando diferencias de personalidad, educación y aspiraciones, ninguna estrategia de recursos humanos puede enfocarse solamente en un aspecto del ambiente de trabajo.

De lo económico al estímulo
Tradicionalmente los economistas han pensado que lo esencial para la productividad es un buen sistema de incentivos económicos, es decir que el pago que reciben los trabajadores esté vinculado estrechamente a medidas de desempeño individual observables.

Pero muy pocas empresas operan de esa forma, y las pocas que utilizan sistemas de incentivos individuales por desempeño mezclan los indicadores cuantitativos con otros criterios más amplios, que no sólo buscan reflejar aspectos del desempeño que no pueden medirse fácilmente, sino que además buscan estimular a los trabajadores de diferentes formas.

Ampliar las dimensiones
Si una empresa se concentra en una sola de las dimensiones del ambiente de trabajo identificadas como clave, sus ganancias de productividad serán menores y más inciertas que si aplica una estrategia que abarque las distintas dimensiones.

En particular, individualmente cada una de las dimensiones "dar lo mejor de sí mismo", "tener apoyo" y "opiniones cuentan" pueden aumentar en orden del 20% o el 30% la productividad de los trabajadores que inicialmente dicen que en su trabajo no existe un buen ambiente en ese sentido.

La ganancia de estar bien
Para una empresa típica, conseguir que todos los trabajadores consideren que dan lo mejor de sí mismos en su trabajo puede representar ganancias de productividad entre 1,7 y 3,1%; lograr que todos sientan que alguien los apoya puede elevar la productividad entre 3,5 y 5,5%, y que todos consideren que sus opiniones cuentan puede tener un efecto entre 2,7% y 6,3%.

 

Estas conclusiones surgen de un programa internacional de investigación y consultoría denominado Human Sigma, que en Argentina realiza la consultora MBC-MORI.

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter