Economía

En algo coinciden: las dos CGT reclamarán un aumento salarial "piso" del 25%

13-01-2013 Dirigentes de ambas centrales consideraron que los reclamos no estarán por debajo de la inflación. Y pidieron llevar el piso de Ganancias a $12.500
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

A poco de comenzado el 2013, ya hay una discusión que se avecina y que, al parecer, traerá más de un dolor de cabeza para el Gobierno: las paritarias.

Sucede que, en un contexto inflacionario, ni amigos ni enemigo del Gobierno parecen dispuestos a aceptar un techo de suba del 20 por ciento.

En este sentido, el ahora opositor Hugo Moyano fue claro al hablar con Clarín: "Ni nosotros ni ningún gremio va a aceptar una pauta salarial inferior a la inflación".

Y enseguida completó: "Los aumentos van a estar, en promedio, en el orden del 25 por ciento".

La postura del jefe de la CGT opositora puede considerarse previsible. Pero más llamativo es que la CGT alineada con la administración K tampoco piensa aceptar topes en las discusiones salariales.

"Ninguna organización va a aceptar firmar por un 20%. Los aumentos salariales de este año van a estar entre 24% y 30% ", consideró el titular de Luz y Fuerza Oscar Lescano.

Al ser interrogado por el matutino porteño respecto del choque entre esta cifra y la propuesta oficialmente, indicó: "¿Opositor yo? No querido, de lo que se trata es de defender los mangos de la gente".

Irónico, Lescano -miembro de la mesa chica de la central que lidera el metalúrgico Antonio Caló- agregó: "Yo firmo por el 20%, pero si es por 6 meses y después nos sentamos a negociar otro aumento para el resto del año".

De este modo, la discusión por los aumentos de sueldo ya se perfila como uno de los puntos complicados del año. Es que Gobierno y empresarios temen que la discusión paritaria sea un asunto permanente en el 2013, sobre todo porque perciben que la inflación se acelera.

Y así parece confirmarlo un sindicalista de muy buena llegada al Gobierno y que integra la conducción de la CGT oficialista, que coincidió con Lescano.

"La inflación de 2012 fue de entre 23,5 y 24%, así que los reclamos salariales estarán por arriba de esos valores", advirtió a Clarín.

Según Moyano, "con esta inflación desbordante, ni los gremios oficialistas pueden firmar por el porcentaje que quiere el Gobierno".

El pronóstico del camionero es que en 2013 será "muy elevado" el índice de protestas debido a reclamos salariales.

Los primeros reclamos
En realidad las primeras discusiones paritarias de este año ya comenzaron con tono conflictivo. En diciembre, por ejemplo, la Asociación Bancaria realizó un paro total de actividades para reclamar una suma para este primer trimestre de $1.800 por mes, que representa un aumento del 25% en el sueldo inicial de $7.220 de los bancarios. Trabajo dictó la conciliación obligatoria, pero por ahora no se vislumbra que vaya a haber acuerdo: en sintonía con el Gobierno, las cámaras que agrupan a las entidades financieras ofrecen una suba del 20%.

Los trabajadores aceiteros realizaron un paro esta semana en demanda de una suba promedio del 26%. La oferta de los empresarios fue de un 16% de aumento. También en este caso la cartera laboral dictó la conciliación obligatoria.

Otros gremios, en cambio, decidieron patear para más adelante el comienzo de sus discusiones paritarias a la espera de que el Gobierno modifique el impuesto a las Ganancias. Es el caso, por ejemplo, de los mecánicos de SMATA y de la Federación de Trabajadores del Petróleo y el Gas.

Para Hugo Moyano, esa es la estrategia que aplicarán la enorme mayoría de los gremios, tanto oficialistas como opositores.

"Mientras no se modifique Ganancias no tiene sentido discutir el aumento de salario", apuntó.

Ante este panorama de paritarias trabadas, el camionero cree que el Gobierno debería anunciar "lo antes posible" una actualización del mínimo no imponible. Pero la impresión que tienen en la CGT de Caló es otra: que recién en marzo podría haber novedades sobre el tema.

El camionero, por otro lado, consideró "inviable" una actualización del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias del orden del 20%: "Deberá ser bastante mayor, más aún si se tiene en cuenta que hace dos años que no lo modifican".

De acuerdo a los cálculos del jefe de la CGT opositora, el mínimo no imponible debería ser llevado a $12.500. "Menos no tiene sentido", consideró.

En esto el camionero y sus archirrivales también coinciden: en la CGT oficialista estiman que si se actualizase como corresponde el piso de Ganancias debería rondar los $12.500, resumió el matutino porteño.

 

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR