Finanzas

El Gobierno dio a entender que podría reabrir el canje para dar "tratamiento igualitario"

27-02-2013 La Argentina reclamó una "solución factible" y advirtió al tribunal de EE.UU. que no cumplirá con un fallo en contra. Lorenzino indicó que un "tratamiento igualitario" implicaria trasladarle a todos los acreedores las condiciones aceptadas en las renegociaciones
Por Federico Mc Dougall
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El vicepresidente Amado Boudou aseguró este miércoles que la Argentina "no va a quebrar su propia ley", en cuanto a la posibilidad de pagarles la totalidad de lo adeudado a los fondos buitre, que tienen bonos que no ingresaron al canje.

En este sentido, advirtió que un fallo adverso podría "tener incidencia" en futuras reestructuraciones de deuda de otras naciones.

Tras la audiencia en la Cámara de Nueva York, Boudou sostuvo que "no hay plazos" para que el Tribunal dicte sentencia y aseguró que sería una "desigualdad" obligar a la Argentina a pagarles la totalidad de los bonos a los fondos buitre con respecto a quienes sí ingresaron al canje.

"No se le puede dar a ningún acreedor más de lo que ya se le otorgó a los bonistas que se sumaron a los canjes", agregó Boudou.

En declaraciones a C5N, señaló que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "no va permitir que se privilegie a los acreedores por sobre los argentinos" y consideró que una sentencia adversa "podría generar un problema sistémico".

"Estos fondos buitre no tienen límite", alertó el vicepresidente y sostuvo que "primero está la Argentina y los argentinos y vamos a cumplir con lo que prometimos".

Sobre el fallo del Tribunal, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, manifestó su esperanza en cuanto a que "prime el sentido común y podamos terminar de pagarles lo mismo que a los otros" tenedores de bonos que entraron al canje.

"Está en juego si los futuros procesos de reestructuración pueden ser factibles o no", advirtió el titular del Palacio de Hacienda citado por NA.

Consideró que "una solución factible es la necesidad de cumplir con nuestras normas" y sostuvo que "si el tratamiento igualitario implica que un acreedor que aceptó una quita importante tenga el mismo trato que los fondos buitre, no lo vamos a aceptar".

"Tratamiento igualitario implica que un acreedor que aceptó una quita importante en capital y en plazo pensando en que los países y los acreedores tienen que salir juntos; esa solución deba trasladarse a todo los acreedores. Un fallo que vaya en ese sentido es un fallo factible", explicó.

"Que se le pague a los fondos buitre sacaría el principio de igualdad respecto de los que entraron en los canjes de 2005 y 2012", sostuvo Boudou, quien enfatizó que "la Argentina tiene capacidad y voluntad de pago con aquellos que aceptaron las reestructuraciones".

Lorenzino remarcó que "la posición nuestra fue muy clara, en cuanto a la inequidad que significa el planteo simple e imposible de asimilar el tratamiento igualitario a los fondos buitres a pagar todo y ya. Esto ofende al sentido común".

En 2005
el Estado restructuró el 76,15% de u$s102.566 millones, entre deuda elegible e intereses atrasados, entregando bonos Par, Descuento, Cuasi-Par, unidades ligadas al crecimiento del PBI y un pago en efectivo. En 2010 se completó hasta el 92% del total agregando el Global 17.

Los títulos en default que restan son unos u$s6,6 mil millones en manos de los holdouts, de los cuales se estima que la mitad está en manos de los fondos buitre.

Según calculó la consultora Econviews, tomando los bonos a valor nominal al momento del canje, la quita total para los tenedores de deuda argentina rondó el 50 por ciento.

"Pero al considerar lo que los bonistas hubieran obtenido de quedarse con los títulos desde 2005 hasta el día de hoy, la quita hubiera ascendido al 60%", según calcula el estudio Muñoz.

"Durante las estimaciones previas a la reestructuración, se calculaba el valor presente del flujo futuro de pagos que prometían los nuevos bonos utilizando una tasa de descuento de entre 10 y 12%. Ello arrojaba que la propuesta argentina representaba u$s25 por cada u$s100 en default", explica el informe. O un 75% de quita.

“Pero además del Par y el Discount, la oferta argentina incluía como anzuelo final el novedoso Cupón PBI. La valuación de este instrumento era bastante compleja, pues demandaba sofisticadas simulaciones de la evolución futura del nivel de actividad.

La defensa en la audiencia
Ya lo habían advertido varios funcionarios y hasta la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Argentina no pagará a los holdouts la totalidad de lo adeudado. Y esa posición fue confirmada este miércoles en la audiencia en el tribunal de apelaciones de Nueva York (Estados Unidos).

Tal como indicó el abogado que representa al país, Argentina que no "cumplirá voluntariamente" ninguna posible resolución que la obligue a pagar la totalidad de la deuda a los tenedores de su bonos en default, aspecto que desencadenaría en una crisis financiera, según afirmó la agencia Bloomberg.

Los abogados del país, el estudio Cleary Gottlibe Steel & Hamilton, se están presentando ante la Cámara de Apelación para impugnar una orden de un tribunal inferior que lo obliga a abonarles también a los holdouts cada vez que haga los pagos de la deuda reestructurada.

La Argentina afirmó que la orden viola su soberanía, lo expone a la posibilidad de una nueva crisis financiera y amenaza los esfuerzos de otros países para reestructurar la deuda soberana abrumadora.

El país "cumplirá voluntariamente" las resoluciones si el tribunal de apelaciones lo defiende, comentó Jonathan Blackman, abogado para el país.

"Estamos tratando de persuadir a la corte para que haga algo que sea factible y que no cree una confrontación terrible", agregó durante las exposiciones orales ante la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York, de acuerdo con la agencia Reuters.

El país sostuvo que un fallo a favor de los acreedores generaría más de u$s43 mil millones en demandas adicionales que no puede pagar. De esta manera, una sentencia adversa a la Argentina implicaría abonar un récord de u$s95 mil millones en deuda correspondiente al default de 2001.

Cabe recordar que los tenedores de aproximadamente el 91% de los bonos aceptaron los canjes de deuda abiertos en 2005 y 2010, con un gran descuento.

La defensa de los fondos buitre
Desde la otra parte, Ted Olson, abogado de los holdouts, afirmó en la audiencia que los tenedores de deuda en default exigen lo que se les debe y que la Corte no tiene que ceder ante la Argentina.

Los fondos buitre Elliott Management Corps NML Capital, dirigida por el multimillonario administrador de fondos de cobertura Paul Singer, y Aurelius Capital Management, han ganado juicios en EE.UU. que reconocen su derecho a ser pagado y están pidiendo a la corte de apelaciones defienda la decisión del tribunal de primera instancia. La demanda es por u$s1.400 millones.

En la audiencia, un abogado que representa a estos tenedores consideró que Argentina tiene capacidad de pago para cumplir con la sentencia judicial.

"Argentina puede pagar, no hay dudas sobre eso", afirmó Olson, abogado por NML Capital, un fondo afiliado a Elliott Management, al que Argentina califica como "buitre".

También dijo que NML no está buscando una orden de la corte que perjudique a los acreedores argentinos que aceptaron entrar a los dos canjes de deuda.

Análisis de posiciones
"Es muy razonable la propuesta del Gobierno de ofrecerle un trato igualitario a los que se sumaron a los canjes anteriores, aunque se llegó a esta instancia judicial innecesariamente", le dijo a iProfesional.com un asesor económico que prefirió el anonimato.

Más allá de esto, "a los fondos buitre nunca les interesa entrar a los canjes de deuda, nunca quieren llegar a algún tipo de arreglo. Sólo pretenden cobrar en efectivo, cosa que el Gobierno nunca aceptará", agregó el experto.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR