Economía

Telefónicos acampan sobre la avenida Corrientes en protesta por 300 despidos

07-05-2013 Protestan a la altura de Maipú, frente a la sede central de Telefónica, para exigir la continuidad laboral, luego de que la multinacional le rescindiera el contrato a la tercerizada Elecnor que los empleaba. Denuncian un "ajuste encubierto"
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
Más de medio millar de manifestantes realizaba un acampe este martes sobre la avenida Corrientes, a la altura de Maipú, frente a la sede central de Telefónica, en protesta por el despido de 300 trabajadores telefónicos de la contratista Elecnor.

Los empleados de la firma iniciaron las medidas de fuerza el lunes con un corte en el Obelisco, luego de que fueran notificados que Telefónica había rescindido su contrato con la tercerizada, dedicada a la instalación de las líneas y cableado telefónico.

En este marco, la Unión de Empleados y Técnicos en Telecomunicaciones (UETTeL), alineada con la CTA disidente que lidera Pablo Micheli, organizaron este martes un acampe frente a la multinacional española, donde levantaron una carpa y los cesanteados estacionaron sus vehículos para bloquear la circulación del tránsito.

"El reclamo es la continuidad laboral de los 300 trabajadores que quedan en la calle como producto de un ajuste encubierto de Telefónica a través de sus empresas tercerizadas", dijo a iProfesional.com el secretario gremial de la CTA disidente, Daniel Jorajurìa.

Telefónica le rescindió el contrato a Elecnor por la suba de costos, según explicaron los trabajadores que el lunes mantuvieron una reunión con representantes de la compañía. Sin embargo, UETTel sostiene que la empresa es una de las de mayor rentabilidad en la Argentina y el mundo, y en los otros países de América Latina firmó la continuidad con la tercerizada. 

A principios de enero, ya se había producido un conflicto de similar características con una subcontratista vinculada a Elecnor y Telefónica. En ese entonces, los trabajadores de UETTeL ocuparon el hall de las oficinas de la empresa de telecomunicaciones, ubicada en Arieta 3660, para exigir la reincorporación de 32 trabajadores que fueron despedidos sin notificación el pasado 28 de diciembre cuando Telnec decidió cerrar sus puertas.

A raíz de las medidas de fuerza, los trabajadores de la tercerizada mantuvieron una entrevista con Noemí Rial, viceministra de Trabajo de la Nación, pero el conflicto sigue abierto.

"Cierra una empresa y aparece otra, detrás de las tercerizadas siempre hay una aureola de corrupción, como en las ferroviarias, donde los trabajadores pierden sus derechos, porque es una metodología para fragmentar y precarizar las relaciones laborales", advirtió Jorajuría.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR