21.09.2014 Buenos Aires, Argentina.
Economía
Lunes 24 de Septiembre de 2014 15:30:00
Para analistas, el ritmo de caída de las reservas internacionales "debilita" la economía
24-09-2013 Los economistas vincularon la fuerte pérdida de reservas al deterioro de la balanza comercial ante el creciente nivel de importaciones en el área energética, a los pagos de la deuda y a la salida de dólares vía turismo. Anticipan más restricciones
Reciba noticias en su e-mail

El actual ritmo de caída en el nivel de las reservas internacionales del Banco Central "debilita mucho" a la economía, según advirtieron este martes algunos especialistas, que dijeron no avizorar un cambio de tendencia en el corto plazo.

Los analistas vincularon la fuerte pérdida de reservas al deterioro de la balanza comercial ante el creciente nivel de importaciones en el área energética, a los pagos de la deuda externa y a la salida de dólares vía turismo.

Las reservas internacionales se ubicaron al cierre del lunes en 35.020 millones, y llegaron a su nivel más bajo en seis años y medio.

El economista Jorge Todesca, que dirige la consultora Finsoport, explicó a DyN que la caída de las reservas "está vinculada a la desmejora en el saldo comercial y a los pagos que la Argentina tiene que hacer al exterior por la deuda".

"Para adelante, no hay razón para que esta tendencia se modifique. El Poder Ejecutivo en el proyecto de Presupuesto 2014 plantea que va a usar 9.000 millones de dólares de las reservas del BCRA el próximo año", subrayó.

Para el ex viceministro de Economía, si bien no se va a producir un "colapso" va a "seguir habiendo tensión cambiaria", y alertó que esta situación "debilita" a la economía.

"Paulatinamente la pérdida de reservas va a impactar sobre la actividad económica. Se empieza a notar una cierta situación de iliquidez. Los depósitos bancarios crecen a un ritmo menor, y los bancos aumentan las tasas de interés para tratar de mantener la liquidez. Empiezan a darse una cantidad de efectos colaterales, y no hay ningún anuncio del gobierno que parezca que vaya a revertir la situación", analizó.

En este sentido, aseguró que para que se produzca un cambio de panorama de fondo "se requiere recuperar la confianza en la moneda nacional y eso con una inflación del 25 por ciento anual no es posible que ocurra" y también es necesario que "la Argentina vuelva a conectarse con el exterior financieramente".

En coincidencia, el ex secretario de Finanzas, Miguel Kiguel, afirmó que "perder reservas a este ritmo es debilitar mucho la economía" y por eso estimó que el gobierno "algo va a hacer" después de las elecciones legislativas de octubre.

Al respecto, especuló que podría implementar "algún tipo de cepo" al turismo "porque ahí es donde se está perdiendo alrededor de 800 millones de dólares por mes que Argentina no tiene".

"En un momento de escasez de divisas suena extraño que se siga permitiendo el consumo en el exterior al tipo de cambio oficial. Se come el superávit comercial prácticamente. Hay un problema ahí que el cepo no cerró toda la salida de dólares. A mí me hace pensar que algo van a hacer después porque perder reservas a este ritmo es debilitar mucho la economía", planteó.

Para Kiguel, "lo que está pasando es un doble efecto; ha habido una pérdida de competitividad importante en la economía argentina como resultado de la inflación que viene erosionando el tipo de cambio ya hace muchos años, y además el hecho de que haya una brecha tan grande entre el (dólar) oficial y el paralelo es un disuasivo muy fuerte para las exportaciones".

Por su parte, el ex presidente del Banco Central, Mario Blejer sostuvo que "hay que pagar deudas, pero si la Argentina tiene acceso fácil y barato al mercado internacional no necesita tantas reservas; uno las necesita cuando no tiene acceso. Pero si lo tiene es porque tiene crédito y eso no aumentaría las reservas, pero disminuiría la necesidad".

En ese marco, consideró que "sería importante, no diría imprescindible, que se terminen los problemas con los bonistas y el Club de París para que baje el costo de tomar dinero, pero no sólo para el Estado, sino también para que las firmas privadas puedan entrar al mercado internacional y conseguir fondos a tasas relativamente bajas".

"El principal desafío para los próximos dos años es poder mantener una tasa de crecimiento suficientemente alta para cubrir las necesidades que se han venido acumulando y restituir el ambiente de negocios necesario para que haya un apropiado nivel de inversión", concluyó, en declaraciones reproducidas por DyN. 

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter