Actualidad
Martes 12 de Agosto de 2014 06:21:00

Robin Williams: la historia de excesos y depresión que desencadenó en su muerte

12-08-2014 Ganador de un premio Oscar y de cinco Globos de Oro, el memorable Patch Adams era adicto a la cocaína y alcohol, además de tormentosos estados de ánimo

Reciba noticias en su e-mail

Recordado por roles como John Keating en la Sociedad de los Poetas muertos, la señora Doubtfire en Papá por siempre, y recientemente en televisión con su personaje del excéntrico ejecutivo de publicidad, Simon Roberts, el actor Robin Williams debió luchar por años contra el lado más oscuro de su vida: las drogas y el alcohol.

Desde la década del 70 en adelante sufrió por su adicción a la cocaína, la que según el mismo actor, dejó gracias al nacimiento de su primer hijo, alejándose de los excesos en 1983.

Con ello logró sus más grandes personajes en el cine, como el rol del terapeuta Sean Maguire en la cinta Good Will Hunting (En busca del destino) estrenada en 1997 y que le valió su primer y único Oscar como mejor actor de reparto.

En 2010, mientras promocionaba su cinta World's Greatest Dad, contó los detalles de su fatal recaída ocurrida en 2003, tras 20 años alejado de los excesos.

"Estaba en un pequeño pueblo que no era el fin del mundo, pero se podía ver desde allí, y entonces solo pensé en beber. Bueno, tal vez beber ayudaría porque me sentía solo y asustado (...) Y fue la peor cosa en el mundo", señaló el actor en entrevista con The Guardian.

Una de las primeras especulaciones que se difundió por su recaída fue la muerte de su amigo, el actor Christopher Reeve. ."No", aseguró al medio, "es más egoísta que eso. Es, literalmente, tener miedo. Y crees, oh, esto facilitará el miedo. Y no es así. (...) Es temor y ansiedad."

Pero no volvió a la cocaína, aseguró: "Sabía que me iba a matar".

Su alcoholismo duró tres años y ya en 2006, se internó para recuperar su vida. Por varios años, el actor siguió yendo a las charlas de Alcohólicos Anónimos, al menos una vez por semana.

En 2009, no obstante, Williams se enfrentó con otro desafío que puso en riesgo su vida. Esta vez no se trataba de drogas ni alcohol, sino de una operación al corazón. "Te sientes realmente mortal", señaló tras la cirugía.

Además de los excesos y ahora, la salud cardíaca, sus problemas también estaban en el exceso de trabajo. "En un período de dos años hice ocho películas. (...) Tienes la idea de que es mejor que sigas trabajando o de lo contrario la gente te olvidará. Y eso era peligroso. Y entonces te das cuenta que eso no ocurrirá en realidad, si te tomas un descanso la gente podría estar más interesada en ti. Ahora, después de la cirugía de corazón, voy a tomar las cosas con más calma", señaló a The Guardian.

En 2011 intentó dar un ejemplo con su experiencia con las sustancias adictivas protagonizando uno de los capítulos de los documentales de Discovery Channel llamado Curiosity, en el episodio Tu cuerpo contra las drogas.

En 2013, el actor regresó a la televisión con la serie The Crazy Ones, después de su exitoso paso por la producción televisiva Mork & Mindy en los años 80. Su participación, aseguró, se dio por los elevados costos de sus divorcios, que más las pensiones alimenticias sumaban más de u$s30 millones.

El actor concluyó su matrimonio con Valerie Velardi en 1988 y tras casarse en 1989 con Marsha Garces, se divorció de ella en 2008, señaló Daily Mail. Este último matrimonio concluyó en gran medida por sus problemas de adicción.

La serie que protagonizó junto a Sarah Michelle Gellar, no obstante, fue cancelada por la cadena CBS con una sola temporada al aire, según informa La Tercera de Chile.

Recientemente, en julio de 2014, el actor nuevamente se sometió a una rehabilitación aunque aseguraron sus cercanos, como medida preventiva. Williams ingresó al Centro de Tratamiento de la Adicción Hazelden cerca de Lindstrom, Minnesota, indicó el medio TMZ. Se ubicó en una de las instalaciones llamada The Lodge, programa para mantener la sobriedad a largo plazo. "Después de tener numerosos proyectos sobre su espalda, Robin tomó la oportunidad de ponerse al día y centrarse en su compromiso continuo, del que se sigue sintiendo extremadamente orgulloso", señaló su representante.

Tras varias semanas en el lugar, señaló TMZ, el actor volvió a su vida habitual junto a su última esposa, Susan Schneider, falleciendo este 11 de agosto a los 63 años.

 

 

Reciba noticias en su e-mail