Actualidad
Viernes 16 de Octubre de 2015 22:04:00

¿Cambio de clima o más viento en contra?: los empresarios creen en nueva etapa pero temen poco margen de maniobra

16-10-2015 El 51 Coloquio de IDEA batió todos los récords de convocatoria. El establishment local se mostró confiado por el fin de ciclo kirchnerista, pero a su vez con cierto descreimiento acerca de cómo se implementarán los cambios. Suba del dólar y menos inflación, entre las demandas más escuchadas

Reciba noticias en su e-mail

Luego de tres días de intenso trajín en Mar del Plata, el Coloquio de IDEA presentó una foto perfecta de lo que pasa por la cabeza de los principales ejecutivos de la Argentina, a una semana de las elecciones presidenciales.

En comparación con años anteriores, en los que tras el encuentro surgían diagnósticos pesimistas, que eran interpretados como "conspiraciones" por el gobierno de Cristina Kirchner, esta edición dejó una sensación de cauto optimismo en el empresariado local.

Saben que la economía no les deja a los candidatos demasiado margen ni tiempo para la imaginación. Hay correcciones que deben hacerse y pronto.

Los empresarios consultados por iProfesional plantean un plazo de seis meses para el nuevo Gobierno comience a mostrar las primeras señales de corrección.

Más allá de las apuestas personales de cada uno y del resultado final de los comicios, hay entre los hombres de negocios una certeza que funciona como una especie de alivio: el actual ciclo político-económico, tras de doce años de kirchnerismo, ha llegado a su fin.

No importa quién gane, el consenso del "establishment" local es que aquel que finalmente suceda a Cristina Kirchner deberá aplicar otro estilo de conducción y solucionar problemas clave: el atraso cambiario, la elevada inflación y el cepo al dólar.

Es esa certeza la que generó una fuerte curiosidad en los días previos a la cumbre empresarial y la que marcara que la edición de 2015 haya batido "todos los récords", según Marcelo Bianchi, director de Márketing del Sheraton de Mar del Plata.

Este año, la capacidad del auditorio estuvo colmada en las tres jornadas del encuentro. Incluso, hubo ejecutivos que debieron permanecer en lista de espera para la cena inaugural, en la que estuvo presente el candidato del Frente para la Victoria.

Todos quisieron escuchar cómo los cuatro candidatos con mejor performance en las encuestas - Scioli, Macri, Massa y Stolbizer- planean manejar al país luego del 10 de diciembre y corregir las inconsistencias que plantea el escenario económico actual.

Celebraron que los candidatos hayan expresado abiertamente su deseo de acercarse al "círculo rojo", en las antípodas de lo que ocurrió en la administración kirchnerista en la última década.

Incluso el propio candidato del oficialismo, Daniel Scioli, remarcó en su discurso inaugural: "No hay Estado sin empresarios, ni empresarios sin Estado", en una clara invitación a una mayor articulación entre los sectores.

Sin embargo, existe entre los ejecutivos una leve desconfianza sobre si realmente las medidas propuestas a lo largo de los tres días que duró el 51° Coloquio puedan ser implementadas.

En concreto, algunos temen que la capacidad de acción de Scioli se vea limitada por el núcleo duro del kirchnerismo.



Otros descreen que Macri y Massa - si llegasen a la Casa Rosada- puedan garantizar su gobernabilidad con el peronismo en la vereda de enfrente.

Ver para creer
Entre ese optimismo por el nuevo ciclo, que comenzará el "11D", y la cautela por ver lo que finalmente ocurra cuando un nuevo presidente se siente en el Sillón de Rivadavia, los hombres de negocios comparten una actitud de "wait and see".

Las inversiones, esas que reclamaron Scioli, Macri y Massa esperarán hasta que la nueva gestión traduzca en decisiones políticas sus promesas de campaña.

"Lo que tenemos es expectativa por el recambio", señaló a iProfesional un empresario del sector petrolero.

"Habrá que ver cómo se dan las cosas y si realmente se puede llegar a corregir el atraso cambiario y la inflación, que son dos problemas graves que nos hicieron perder mucha competitividad".

El tipo de cambio es la variable de ajuste más sensible. Una ejecutiva de una firma global de auditoría expresó: "Lo ideal sería que se pueda llevar el dólar a $14 y mantenerlo. Pero sabemos que una devaluación enseguida en la Argentina se va a precios y si crece la inflación, los costos siguen manteniéndose altos".

En ese sentido, también se pronunció Javier Porretti, director comercial de Softtek, firma proveedora de servicios orientados a procesos de TI, quien afirmó: "Perdimos competitividad, especialmente tras el fuerte debilitamiento del real. Actualmente, somos entre un 30% y 40% más caros en dólares que otras filiales de la región".

Sin embargo, Porreti sostuvo: "Por eso, más que el tipo de cambio, a nosotros nos preocupa que el próximo Gobierno pueda corregir la inflación, porque si sigue en estos niveles hace imposible ajustar los costos".

El nivel de actividad y empleo también son aspectos clave que inquietan tanto al sector corporativo como a los políticos.

En este punto, referentes de ambos sectores coincidieron en que cuidar al mercado interno resulta necesario para manejar sin sobresaltos una transición hacia una nueva etapa.

Otro aspecto que no pasan por alto a los empresarios es la relación con Brasil. Es que preocupa el "efecto lastre" que pueda presentar la crisis en el país vecino en un camino de recuperación de la economía local.

"Creo que si se tiene fuerte voluntad política para reducir el gasto público y cuidar las reservas, se puede sortear. Pero lo que pasa en esa nación nos afecta directamente: hay que cuidar la relación entre el peso y el real", reclamó un empresario del sector autopartista.

Mientras tanto, con vino espumante y un show de Elena Roger, se celebró anticipadamente en La Feliz el comienzo del fin de un ciclo. Ahora sólo resta saber cómo se dará la recta final hasta diciembre, si por la vía rápida de una única elección o por el camino más largo de la segunda vuelta.

 

Reciba noticias en su e-mail