¿Por qué la nube es la base para transformar los negocios?

03-11-2015 No se trata simplemente de adquirir tecnología, sino de adoptarla con una visión según la cual los procesos dentro de la organización, y hasta las tareas del capital humano se reorganizan para ser más eficientes y efectivos teniendo en cuenta que el cliente es quien está en el centro de la escena

Reciba noticias en su e-mail

Transformación digital” es uno de los conceptos que últimamente suenan con fuerza en el mundo empresarial.

En pocas palabras, consiste en enfocar los esfuerzos tecnológicos de una compañía de forma tal que le permita competir eficazmente en el mercado.

No se trata simplemente de adquirir tecnología, sino de adoptarla con una visión según la cual los procesos dentro de la organización, y hasta las tareas del capital humano se reorganizan para ser más eficientes y efectivos teniendo en cuenta que el cliente es quien está en el centro de la escena. 

Pero para empezar a hablar de este concepto hay que partir de ciertas bases que deben utilizarse de manera combinada tales como "social media", "big data", "cloud computing" y "mobile", ya que son las habilitadoras para iniciar la transformación digital que, en tanto que es un proceso, debe abordarse de manera paulatina, pero continuada.

En este sentido, un punto de partida interesante es el "cloud computing" ya que no hay dudas de que la mayoría de las aplicaciones empresariales y personales son el futuro, y que desde los servicios más básicos como las "apps" que descargamos en nuestros "smartphones" para saber las condiciones climáticas o para jugar, hasta los servicios corporativos más sofisticados pueden ofrecerse como servicio.

Al respecto, en el marco de Oracle OpenWorld 2015 que se llevó a cabo en San Francisco, Estados Unidos, se mostraron datos contundentes: en el 2025 el 80% de la producción de "apps" estará en la nube (en la actualidad el SaaS en la nube pública representa el 24% del mercado de aplicaciones y un 85% de las nuevas aplicaciones tienen una arquitectura de Saas).

Además, la totalidad de las nuevas tecnologías de desarrollo y testing están alojadas en la nube y, por otra parte, ya se ha logrado desterrar el mito de que la nube es insegura.

Por el contrario, hay estudios que demuestran que para las organizaciones las nubes empresariales serán los entornos TI más seguros en el corto plazo.

Desde el punto de vista del capital humano, también el "cloud computing" es crucial ya que en el 2020 el 50% de los empleados serán "millennials", y se sabe que estas personas demandan mayor flexibilidad en sus puestos de trabajo.

Además, tienen un concepto distinto acerca del compromiso y el nivel de fidelidad en relación a la organización en donde trabajan, comparado con las generaciones anteriores.

Y aquí el cómputo en la nube les da la libertad y las herramientas que ellos valoran.

Si se consideran las cuestiones financieras, las soluciones que se ofrecen como servicio no tienen competencia, al tiempo que esta modalidad le permite a una firma pequeña acceder a la misma tecnología que hasta hace poco tiempo era exclusiva de las grandes corporaciones.

Esto es así ya que permite acceder a tecnología innovadora, a bajo costo, a la vez de desatenderse de cuestiones vinculadas con actualizaciones y mantenimientos, entre otras.

Por eso, el cloud viene a dinamizar el mundo de los negocios en un contexto en el cual los CEO están analizando en dónde pueden recortar el gasto.

Compañías de sectores como banca y finanzas, entre otros, aún cuentan con tecnologías que tiene más de dos décadas y, si bien aún les resultan productivas, muchas ya están empezando a considerar nuevas formas de servicio que impliquen menores costos de mantenimiento, contratación de personal calificado y otras inversiones y procuren estirar su vida útil al máximo.

En simultáneo, esta resistencia a migrar a la nube se convierte también en una barrera para innovar, ya que la mayor parte del gasto TI se dedica al mantenimiento, y así no hay recursos suficientes para idear e implementar nueva ideas.

Todo lo contrario ocurre en un entorno cloud, ya que es fácil contar con una estructura de costos más reducida y controlada. Por supuesto, este entorno también  es menos complejo. 

Si bien las firmas jóvenes ya nacen bajo el paradigma del cómputo en la nube, muchas de las nacidas antes de la era digital aún deben animarse al cambio.

Por supuesto, no se trata de un acto que se logre de un día para el otro.

De hecho, los sistemas "cloud" y "on-premise" convivirán durante al menos una década más.

Si aún existe alguna duda al respecto, la consultora PricewaterhouseCoopers afirmó que las empresas más grandes que ofrecen los servicios de computación en nube se encuentran entre las corporaciones que más están invirtiendo en investigación y desarrollo para crear nuevos servidores, mayor capacidad de almacenamiento y servicios de valor agregado para que sus plataformas cuenten con los máximos estándares de confiabilidad y seguridad.  

Por todo esto, lo ideal es estar preparados e iniciar la migración cuanto antes, teniendo en cuenta, siempre, prioridades estratégicas.

Dado los impactos positivos que se observan en las empresas que adoptan las cuatro megatendencias ("social media", "big data", "cloud computing" y "mobile"), y teniendo en cuenta que la transformación digital es un proceso, conviene iniciar este recorrido cuanto antes, ya que el mercado avanza a pasos agigantados, y ninguna organización tiene tiempo que perder.

No se trata solamente de ahorrar costos, ser más modernos, productivos, y lograr una mayor satisfacción del cliente, sino también de ser conscientes que en este recorrido hay muchas chances de que una firma descubra nuevas unidades de negocio o formas de sacar mayor provecho a los productos o servicios que ya ofrece.

Reciba noticias en su e-mail