Martes 16 de Febrero de 2016 11:02:00

El equipo de Macri avanza en inédito plan de la mano de Facebook para lograr un Estado más ágil y eficiente

16-02-2016 Se trata de una plataforma desarrollada por la compañía californiana para que los empleados se mantengan conectados con sus compañeros, puedan compartir información y ganar en rapidez. El Gobierno quiere ir expandiendo su uso en la administración pública. Oportunidades y riesgos

Reciba noticias en su e-mail

El Gobierno se apresta a iniciar una prueba inédita en la órbita estatal en el mundo, con una tecnología de Facebook, la red social más popular del planeta.

¿El objetivo? mejorar su gestión y comunicación interna.

La prueba fue anunciada el 21 de enero en la ciudad suiza de Davos por el propio presidente Macri a Sheryl Sandberg, a cargo de la operación mundial de Facebook. 

El jefe de Estado le informó al segundo directivo más importante de la compañía -por detrás de su fundador, Mark Zuckerberg- que en el Ministerio de Modernización se lanzará un plan piloto llamado "Facebook at work" (FAW).

Desde la red social en la Argentina explicaron a iProfesional que es una plataforma desarrollada por la compañía “para que las personas puedan mantenerse conectadas con sus compañeros, compartir información y trabajar colaborativamente con mayor rapidez y de una forma más simple”. 

"Aumentó la cantidad de detalles que atender y las audiencias con las que hablar. Frente a esto, nuestros equipos desarrollaron Facebook at Work para ayudar a crear espacios de trabajo más productivos y conectados en todos los dispositivos y plataformas", aseguraron desde la firma californiana.

De acuerdo con un informe de la consultora IDG Enterprise, dos tercios de las empresas registran un retorno de la inversión (ROI) positivo en el uso herramientas de consumo en el lugar de trabajo.

Especialmente en lo que a productividad y satisfacción de empleados y clientes respecta. 

Facebook at Work, detallaron, es una plataforma "gratuita y funciona de modo muy similar a Facebook".

Según describieron desde la compañía, su uso es simple y cuenta con herramientas ya conocidas por los usuarios, que utilizan a diario en sus cuentas personales de Facebook servicios como News Feed, grupos, mensajes y eventos.  

Además, funciona tanto en computadoras de escritorio como en dispositivos móviles, facilitando que las personas puedan continuar conectadas a través de la plataforma desde sus celulares.

Si bien FAW comparte muchas similitudes con Facebook, las fuentes consultadas se encargaron de recalcar que es una "experiencia completamente separada" de la red social. 

"Esto significa que la información compartida en Facebook at Work solamente es visible para los colegas de trabajo", detallaron. 

Para ello, la empresa de Zuckerberg utiliza "tecnología de encriptación que garantiza que los datos de las personas permanezcan a resguardo".

De hecho, recordaron que "Facebook mantiene seguros los datos de mil quinientos cincuenta millones de personas en todo el mundo, de modo tal que podemos afirmar que Facebook at Work es una plataforma que mantendrá esa seguridad y privacidad".

Desde su lanzamiento, la compañía se asoció con clientes a nivel global en diferentes industrias, como las de retail, tecnología, medios, entretenimiento, financieras, alimenticias, de transporte y bienes raíces. 

Desde la firma mencionaron entre los clientes de la plataforma a Royal Bank of Scotland, Made.com (Reino Unido), Club Med, Century21, Lagardere Active (Francia), Heineken, Coldwell Banker (Estados Unidos), Kenshoo, Similarweb (Israel), Linio (América latina), Hootsuite (Canadá) y DNB (Noruega).

Avanza la prueba estatal


Daniel Abadie
, ‎subsecretario de Gobierno Digital del ‎Ministerio de Modernización de la Nación, explicó a iProfesional por qué el Gobierno eligió FAW y los alcances de la prueba.

"Queremos explorar soluciones que potencien el trabajo en equipo y las estructuras horizontales. Uno de los objetivos que nos pide el ministro de Modernización, Andrés Ibarra y el Presidente es mejorar la forma en que nos vinculamos e interactuamos en el Estado", señaló.

Abadie advirtió que "implementar una Intranet o cualquier plataforma o aplicación tiene el gran desafío de la adopción y el cambio cultural por parte de los usuarios". 

Por ello evaluarán Facebook at work, "porque creemos que puede simplificar el proceso de adopción, al ser una de las herramientas más utilizadas del mundo".

El funcionario precisó que la prueba tendrá una duración máxima de un año y que será "sin costo para el Estado argentino y sin vínculo comercial".

El piloto "primero alcanzará a la Secretaría de Gestión e Innovación Pública (esto incluye a la Subsecretaría de Gobierno Digital y a la Subsecretaría de Innovación y Gobierno Abierto) para después expandirse a otras áreas del Ministerio de Modernización según avance la prueba".

Consultado por iProfesional sobre otros objetivos que se buscan con este testeo, Abadie afirmó que la finalidad es dar con nuevas formas de generar interacción y comunidad entre los equipos de personas.

"Queremos darle herramientas a la administración para eliminar los silos verticales -tan comunes en los gobiernos- para poder generar dinámicas de trabajo horizontal", completó. 

Las variables que tendrán en cuenta para la evaluación del piloto serán la "interacción, la usabilidad, proceso de adopción de la herramienta, necesidades de capacitación y flujos de trabajo”, dijo Abadie.

Una cuestión sensible es dónde se hospedará la información registrada en FAW. Al respecto, el subsecretario de Gobierno digital indicó que “los datos se guardan en la infraestructura de Facebook"

“La prueba piloto es sólo para medir y evaluar la forma de interactuar. No reemplaza a los sistemas de gestión existentes", aclaró Abadie, quien remarcó que la implementación "estará a cargo de personal del Estado".

Una vez realizado el piloto, ¿FAW se extendería a otras áreas del Estado? "Primero tenemos que realizar la etapa de prueba y evaluar los resultados. Tenemos el desafío –resaltó Abadie- de traer a la administración al siglo XXI. Para ello necesitamos incorporar nuevas herramientas y habilidades a nuestros equipos”.

“Esto es parte de trabajar hacia adentro del Estado con el eje puesto en el empleado público, para capacitarlo y jerarquizar su carrera y, de esta manera, acompañar su vocación y ganas de crecer”, afirmó.

Los riesgos
Consultado por iProfesional sobre esta prueba de FAW en el Estado, Eduardo Poggi, especialista en gobierno electrónico y gestión de información Pública, observó que "si es una herramienta de comunicación institucional masiva o dirigida a grupos y personas, es útil y reemplazaría al mail, tal como sucede en el ámbito social entre los más jóvenes especialmente”.

Poggi, licenciado en Ciencias Computación, magister de Políticas Públicas de la Universidad de San Andrés y profesor de la maestría de Data Mining de la UBA, destacó que "podría agregarle a la agenda institucional más datos que el mail y el teléfono, tal como sucece hoy".

Además, "ofrecerá buenas búsquedas para saber quién se encarga o quién sabe de algo en particular como así también qué está haciendo cada uno”.

El experto también apuntó las ventajas de "contar con esta información en el celular para una opción más actualizada que las tradicionales y, de alguna forma, ya apropiada por las personas en el ámbito social".

"Estos tipos de comunicaciones unificadas en el equipo móvil podrían agilizar varias cosas que hoy se hacen en diferentes sistemas vía estación de trabajo, parte el teléfono de línea, parte en el celular", resaltó.

Sin embargo, por detrás de estas ventajas, advirtió que también existen riesgos.

"Suponemos que la seguridad estaría garantizada por contrato. Pero la verdad es que todos los datos estarían en un ‘storage’ (almacenamiento) privado. Para las empresas esto resulta más común que para el Estado, ya que en el sector púbilco no es usual realizar este tipo de tercerizaciones".

Poggi afirmó que no le parece "del todo prolijo que las personas usen su propio smartphone para el trabajo. ¿Habría que entregarle uno a cada empleado como hacen las empresas? ¿La gente tendría dos? ¿Usaría el oficial como privado?”.

También planteó otros interrogantes sobre FAW: “¿Debería haber algún modo moderación de los intercambios? ¿Alguien  lo ejercería o sería auto-controlado?  En las redes sociales uno puede decidir con quien comparte. ¿Quienes son sus contactos? ¿En estos casos sería igual?”.

Sebastián Lorenzo, director ejecutivo de la Fundación Sociedades Digitales, reconoció ante la consulta de iProfesional que es "difícil responder" estas cuestiones sin contar con más detalles que el anuncio realizado desde Davos.

No obstante, advirtió que "este tipo convenios son muy importantes. Por eso considero lamentable que algo tan valioso para la administración pública sea expuesto a la sociedad de ese modo, sin suficientes detalles y desde una gacetilla en la página de Presidencia”.

Lorenzo, miembro de la mesa directiva del PJ Digital, recordó que "a dos meses de la creación del Ministerio de Modernización ni siquiera han subido un blog para informarle a la sociedad los alcances de ese y otros planes que han anunciado”.

Si bien reconoció que "cada vez es más común que se celebren acuerdos para que el Estado interactúe con diferentes proveedores de soluciones de este tipo”, se encargó de marcar diferencias

"Una cosa es usar una plataforma de una empresa privada para mejorar las prestaciones de servicios cotidianos, como ‘loguearse’ para pedir un turno para realizar un trámite o acceder a material de lectura en una universidad. Otra muy diferente es recurrir la misma plataforma, por ejemplo, para compartir archivos que hacen a la defensa nacional", expresó.

“Hay que ver para qué se va a utilizar concretamente y qué tipo de convenio se celebrará entre el Gobierno y la empresa", señaló Lorenzo.

El experto recordó que en el ámbito del Poder Ejecutivo Nacional hasta el 10 de diciembre de 2015 existían un sinnúmero de ejemplos de plataformas de colaboración funcionando”.

Conectar Igualdad tenía la suya propia, en la jefatura de Gabinete de Ministros existía una para compartir software público que tenía también muchas herramientas de este tipo. El CONICET también poseía una muy buena para compartir información colaborativa. Lo mismo con algunas universidades. Hay mucho software disponible y en cientos de reparticiones estatales se suelen utilizar cotidianamente”, afirmó.

"La masa de datos e información que genera un Estado cada día es gigantesca y muy valiosa. El Gobierno debe administrar esto para que ninguna empresa pueda tener más facilidad que otra para hacerse en forma diaria de esos datos, porque podría estar favoreciendo una actividad monopólica en el campo privado”, concluyó Lorenzo.

Reciba noticias en su e-mail