Comex

Calzado: caída del consumo interno, Brasil e importaciones disparan el alerta

06-04-2016 Se estima que la demanda local cayó un 20% en el primer bimestre, mientras que los ingresos de productos extranjeros se incrementaron un 4 por ciento. Los fabricantes ya toman la temporada de invierno como una etapa de prueba y esperan una mejora para el verano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El sector de producción de calzado sigue con atención la evolución de las importaciones, que en el primer bimestre ya se incrementaron un 4 por ciento. 

El panorama negativo se completa con una baja en la demanda interna, que se estima en un 20% interanual en el primer trimestre de 2016, producto de una inflación desbocada y sueldos que rezagados. 

Con unas 2 mil fábricas y más de 85 mil puestos de trabajo -entre directos e indirectos- la industria del calzado tuvo en 2015 un año récord de producción, en el que llegó a 125 millones de pares.

Sin embargo, esa cifra hoy aparece como el tope de las proyecciones. Los fabricantes prácticamente ven esta temporada como una prueba, y esperan el verdadero test sectorial para el verano.

El 85% del consumo doméstico se abastece con producción nacional, y el 15% restante con productos importados. Así, el año pasado culminó con la compra al exterior de 22,4 millones de pares, un 25% de aumento respecto de 2014.

Más aún: en los dos primeros meses de este año, las importaciones alcanzan los 3 millones de pares, un 4% más respecto del primer bimestre de 2015.

Alberto Sellaro, presidente de la Cámara de la Industria del Calzado (CIC), explicó al diario Ámbito Financiero que el crecimiento de las importaciones en los dos primeros meses del año se debió a que el Gobierno habilitó las Declaraciones Juradas de Anticipo de Importación (DJAI) que la administración anterior no había firmado.

En diciembre, luego de fallo contrario de la OMC por el uso de esta herramienta que restringe el comercio, el Gobierno de Mauricio Macri dispuso el fin al controvertido régimen creado por Guillermo Moreno, y su reemplazo por el actual Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI).

Sellaro aseguró que los fabricantes han planteado firmemente al Gobierno la idea que si las importaciones superan los 22 millones de pares, en la industria empiezan a caer los puestos de trabajo.

"Quiero creer que el Gobierno deberá priorizar los puestos de trabajo", explicó, y afirmó que le consta que en estos días el Gobierno no está firmando nuevas licencias de importación.

Sellaro explicó que las ventas se facturan con los precios de enero. "Estamos haciendo el esfuerzo porque el Gobierno nos planteó que cuidáramos los precios porque si eran elevados abrían el grifo de las importaciones, y después es difícil cerrarlo. Preferimos más producción, menor rentabilidad por par, y mirar la facturación y dejar pasar esta temporada como una temporada de prueba, para ver cómo reacciona el mercado en el verano", afirmó.

Si se manufacturan 125 millones de pares y se importan 20 millones, son 145 millones de consumo aparente. Entonces si el consumo baja un 20% estamos hablando de que van a bajar casi 30 millones de consumo, y si además se agrava la situación con 10 millones más de importaciones, nos quedamos sin industria, graficó con crudeza y alarma Sellaro.

Por otra parte, en el plano del comercio exterior la mayor preocupación del sector de calzado es la recesión en Brasil y la depreciación del real, lo que convierte al mercado argentino en una mejor opción para que los productores brasileños coloquen su producción. La proporción de la industria de calzado en el país vecino con la local es de 7 a 1, recordó el matutino.

En ese sentido, el titular de la CIC analizó que los salarios en la industria local son los más caros de América latina. Un sueldo en Brasil son u$s290, en México u$s315, en Ecuador u$s285, mientras que en la Argentina un aprendiz está ganando u$s650 y un oficial 830 dólares.

Promesas
Sellaro participó el jueves pasado de una reunión entre los directivos de la Unión Industrial Argentina (UIA) y el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y a su equipo.

Ante la alarma encendida por las importaciones, Cabrera se comprometió a que las importaciones no superen las cifras de ingresos del año pasado, lo que trajo algo de respiro a los industriales.

En ese marco, el ministro se comprometió a una reunión cada 60 días con los industriales, para ver cómo están los sectores.

Otro de los puntos abordados en la reunión, en particular sobre la industria del calzado, fue que para el año que viene el Gobierno fomentará un programa entre curtidores y manufactureros para salir a buscar mercados de exportación del cuero argentino.

"Nosotros con un dólar de 9 y pico no podíamos exportar, hoy con un dólar de 15 pesos es posible que el Gobierno traiga compradores en el concepto de misión inversa a nuestra próxima exposición de junio", explicó Sellaro.

 

SECCIÓN Comex
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR