Management
El mercado de trabajo acumula un lustro de estancamiento, pero mantiene expectativa de crecimiento neto
12-08-2016 Pese al escenario con poco movimiento, son más los empresarios que planifican ampliar dotaciones que los que proyectan reducirlas, según un análisis de la UCES. La destrucción de empleo comenzó tras la implementación del cepo y las restricciones a importaciones en detrimento de las inversiones
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El mercado de trabajo acumula un lustro de estancamiento, pero mantiene expectativa de crecimiento neto, según demostró un nuevo trabajo de análisis del Instituto de Estudios Laborales (IDELAS) y Sociales de la Universidad de Ciencias Sociales y Empresariales (UCES).

La entidad relevó para ello datos de la variación del segmento de los asalariados registrados en el ámbito privado que brinda el Ministerio de Trabajo.

Así, en un documento difundido el jueves se destacó que "el punto máximo de empleo se anotó en el último trimestre de 2011, cuando las autoridades económicas dispusieron el cepo cambiario, las restricciones a las importaciones y el fomento del consumo en detrimento de la inversión productiva y las exportaciones".

"A partir de ahí se inició una etapa de destrucción de puestos netos que se extendió por 18 meses, y luego virtualmente se estancó", detallaron en su análisis desde la UCES.

Pese a ese escenario, aclaran que "son más los empresarios que planifican ampliar sus dotaciones que los que proyectan reducciones. Récord de la proporción de puestos vacantes"

El análisis de la casa de altos estudios es que, "en la franja de asalariados en el sector privado se advirtió en las estadísticas del Ministerio de Trabajo una singular paridad entre las tasas de entrada y de salida de trabajadores desde fines de 2007, cuando la economía virtualmente culminó el ciclo de recuperación, tras la severa crisis acumulada desde mediados de 1998 hasta el punto crítico de los primeros meses de 2002".

De ahí se observó que "si bien se mantuvo una inercia expansiva del empleo formal hasta fines de 2011, desde entonces dejó de expandirse y pese a que en el segundo trimestre de 2016 verificó un leve retroceso intermensual, en la comparación interanual se estancó, y contribuyó a ampliar mes a mes la tasa de vacancia en las empresas".

El informe del IDELAS-UCES resalta que "la crisis que afectó a la rama de la construcción durante los largos cuatro años con cepo cambiario, porque debilitó la actividad inmobiliaria, fue una de las principales causas de la destrucción de puestos para los sectores más rezagados en términos de ingreso, como son las franjas que componen los operarios y los trabajadores con mínima instrucción que les impide calificar en una categoría ocupacional de mayor rango".

Como conclusión, los empresarios comunicaron a los encuestadores oficiales que mantienen, en términos netos, una visión histórica de optimismo sobre el crecimiento del mercado de trabajo.

"Pero en mayo la tasa promedio de entrada de trabajadores asalariados al circuito productivo y comercial privado fue negativa en 0,3% del total de la nómina, en comparación con el nivel de un año antes. Mientras que la tasa de salida de ese mes subió levemente respecto de la registrada doce meses antes, principalmente en el segmento de los operarios, dado que prácticamente se estancó para la franja de los profesionales y técnicos, y declinó en 0,3 puntos porcentuales en la del personal sin calificación", sentenciaron desde UCES.

Perspectiva a futuro
De acuerdo al estudio, el agotamiento del proceso de estancamiento de la economía al comienzo del segundo semestre de 2015 dio paso a un nuevo ciclo recesivo, que dejó un arrastre negativo para el nuevo año en el mercado laboral inclusive.

"Este ciclo se potenció con las medidas destinadas a normalizar gran parte de las distorsiones de precios que generaba un sistema híper regulado y desconectado de los costos de producción o de importación, y agravó el cuadro laboral", aseguran los investigadores.

En este marco, tanto el mercado de empleo formal en la construcción como el del comercio minorista se volvieron más ásperos a la hora de acceder a un trabajo en relación de dependencia.

Las mayores dificultades se detectan en los segmentos que requieren baja o nula calificación profesional, con 77% del total, cuando un año antes se había reducido a menos del 44% de los puestos sin cubrir por los empleadores.

Dicho esto, los empresarios consultados por IDELAS-UCES manifiestan mes a mes previsiones de aumento del plantel por sobre la natural proyección de salida de trabajadores por haber alcanzado la edad de retiro; por motivos aspiracionales a otras tareas o forma de contratación.

Cabe recordar que sólo en el caso de la crisis financiera internacional de fines de 2008, principios de 2009, que afectó la actividad productiva y comercial en la Argentina, el Ministerio de Trabajo registró un saldo de respuesta casi neutro de los empresarios consultados sobre este tema en los últimos 10 años.

SECCIÓN Management