Economía
Un caso testigo: en medio de la pelea por el bono extra, reabren la primera paritaria del sector privado
18-10-2016 Se trata de un gremio de la industria que pide un extra del 13%, luego de acordar en marzo una suba del 34%. Bancarios, docentes y médicos harán paros esta semana por reclamos similares. Pymes advierten que si se acuerda un bono 
Por Juan Manuel Barca
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Uno de los mayores temores del Gobierno empezó a hacerse realidad. Justo cuando los funcionarios discuten un bono con la CGT para evitar la reapertura de paritarias, la industria panadera de la provincia de Buenos Aires se convirtió en el primer rubro del sector privado en reabrir su acuerdo salarial, un reclamo que se extiende cada vez a más actividades.

La Federación de la Industria Panaderil de Buenos Aires (FIPPBA) negocia un plus salarial, luego de que la Federación de Obreros y Empleados de Panaderias y Afines de la Provincia de Buenos aires (FOEPA), encabezada por Abel Frutos, presentara una solicitud en el Ministerio de Trabajo bonaerense para rever el entendimiento cerrado en marzo, según confirmaron ambas partes a iProfesional.

Luego de arreglar una suba del 34% en tres tramos, el gremio exige ahora un 13% extra. El pedido se funda en la cláusula gatillo incluida en el convenio de este año, según la cual "de corroborar un índice de inflación superior al aquí pautado, se solicitará la reapertura de paritarias a los fines de establecer una recomposición salarial que equipare dichos guarismos".

Para Frutos, la inflación ya superó esos valores y a fin de año alcanzará una variación del 46% interanual. "Somos los primeros en reabrir paritarias y pedimos un 13% de compensación por que cada vez es mayor el desfasaje del poder adquisitivo", confirmó el sindicalista a este medio.

Las conversaciones sobre el suplemento salarial, sin embargo, pasaron a cuarto intermedio hasta este viernes.Fue luego de que la FIPPBA decidiera poner un freno y aguardar a la reunión que mantendrán este miércoles el Ejecutivo, la CGT y los empresarios.

Allí se podría fijar un piso de entre $1.000 y $2.000 para el bono que exigen los gremios al sector privado y al Estado.

Al igual que las cámaras de comercio -que dejaron en stand by una suma fija al cerrar la semana pasada la segunda parte de sus paritarias, con un 19% de aumento-, los industriales panaderos de Buenos Aires temen, en caso de acordar una nueva suba salarial, afrontar luego la eventual compensación que podría alcanzar la mesa del "Diálogo para la Producción y el Empleo", tal como Macri denominó al espacio tripartito que convocó por decreto.

"El bono nos dificulta y si es obligatorio, no podemos pagar todo", dijo a iProfesional el vicepresidente de FIPPBA y presidente paritario, Raúl Santoandré.

Por otra parte, el sector patronal se queja de la situación que atraviesa la actividad. La industria, señalan, acusa caída de las ventas, el cierre de establecimientos que podría agravarse con las facturas de los servicios en camino, y el problema de la clandestinidad debido al trabajo no registrado y la competencia desleal.

Tensión
En vísperas de la reunión con sindicalistas y empresarios, Mauricio Macri pidió este lunes una actitud "prudente" e "inteligente" que permita resolver "obstáculos" y de esa forma "ir generando empleo". El Gobierno apuesta a contener las demandas salariales, como parte de su plan para el año próximo de reducir la inflación al 17%.

En cambio, el presidente de la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires (FECIBA), Raúl Zylbersztein, advirtió este lunes que si se acuerda o un bono o se reabren paritarias, a las Pymes "las obligaría a incumplir con los pagos de salarios, a suspender trabajadores y a trasladar parte de las subas a los precios de los productos finales".

En los últimos días resurgió el pedido de reapertura de paritarias. La Asociación Bancaria, ratificó protestas para este martes y miércoles, con asambleas y cese de tareas durante las tres últimas horas de atención al público, y anunció un paro de 24 horas para el próximo 28 de octubre, en caso de que las autoridades no accedan a revisar su acuerdo salarial.

En un intento por desmarcarse de la CGT, por ahora embarcada en una estrategia pedir concesiones a cambio de garantizar la paz social, el gremio liderado por Sergio Palazzo ya realizó dos huelgas parciales en las últimas dos semanas.

En abril, La Bancaria cerró un incremento del 33% para todo el año e incluyó una cláusula gatillo atada a la variación de las condiciones económicas. Ahora denuncia que la inflación los desbordó.

La Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (Udocba) realizó este lunes un paro de 24 horas en reclamo de rediscusión de los salarios.

Asimismo, los médicos y profesionales de hospitales públicos nucleados en la Cicop iniciarán este miércoles una huelga de 48 horas en rechazo a la oferta de un 34,6% de aumento de la Provincia. El gremio había acordado un 25% en junio pasado para el primer semestre y el compromiso de reabrir la paritaria en agosto.

Mientras tanto, la CGT de Córdoba comandada por el delasotista José Pihen ratificó un paro general para este miércoles ya que consideró "insuficientes" las medidas del Gobierno para los gremios cordobeses.

La jornada será en reclamo de la reapertura de la negociación salarial y la derogación de la ley de ajuste previsional, entre otras demandas.

La seccional cordobesa desafiará así la decisión del triunvirato de desactivar por ahora el anunciado paro nacional tras los anuncios del Gobierno nacional.

Por otra parte, los empleados estatales nucleados en ATE y los judiciales, que también piden reabrir paritarias, se sumarán este miércoles al paro nacional de mujeres, contra los femicidios y la violencia de género convocado por la CTA.

Incluirá una marcha desde el Obelisco a Plaza de Mayo en la ciudad de Buenos Aires. La medida es para exigir justicia tras la violación, tortura y asesinato de la joven Lucía Pérez en Mar del Plata.

SECCIÓN Economía