Legales
Avalancha de proyectos para modificar la Corte Suprema entran en el debate parlamentario
19-10-2016 Un plenario de cuatro comisiones comenzó a analizar más de diez iniciativas. Algunas buscan extender el número de integrantes hasta 24 y otros modificar su integración en base al género para que la diferencia entre hombres y mujeres no sea mayor a uno
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de la Banca de la Mujer, de Presupuesto y Hacienda y de Justicia y Asuntos Penales comenzó a analizar varios proyectos relacionados con el funcionamiento de la Corte Suprema de Justicia.

En concreto, se debatieron quince iniciativas -en su gran mayoría de la oposición- para tratar el tema de género y la modificación del número de miembros del tribunal.         

Es que cubrir las vacantes de la Corte Suprema se transformó en un camino duro para cualquier Gobierno. No lo fue solo para Mauricio Macri sino también para su antecesora, Cristina Kirchner. 

El 14 de diciembre del año pasado, apenas asumió, Macri designó a Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti como jueces "en comisión" del máximo tribunal. Esto significaba  que iban a ocupar inmediatamente el cargo, aún sin acuerdo del Senado, que tendría todo el 2016 para avalar los nombramientos.

Sin embargo, las críticas llegaron desde todos los sectores. Incluso, parecía que iba a ser un ítem que nunca iba a resolverse

Desde el oficialismo pensaron en presentar un proyecto de ley para ampliar la cantidad de integrantes, pero no fue necesario porque el Senado, finalmente, dio el aval a los postulantes elegidos por Macri. Pero dichos nombramientos no quedaron exentos de críticas, esta vez por una cuestión de género, ya que habría solo una mujer (Elena Highton de Nolasco) en un tribunal de cinco integrantes (los otros son Ricardo Lorenzetti,  Juan Carlos Maqueda y los mencionados Rosatti y Rosenkrantz).

Tras meses de letargo, el tema volvió al centro de la escena. Los expertos consideran que sería un mal precedente ampliar su cantidad porque ante cada cambio de gobierno, la cantidad de miembros de la Corte Suprema sería un tema que entre en el debate y podría ponerse en duda su independencia.

Los expertos señalan que la ley 24.012 (denominada sobre el cupo femenino), si bien dispone que las listas de candidatos a ocupar cargos públicos nacionales deben tener al menos un 30% de mujeres, ni siquiera contempla a qué cargos se refiere. Luego su decreto reglamentario dispuso que el cupo femenino sólo es aplicable en las elecciones de diputados y senadores nacionales, así como también de convencionales constituyentes.

Además, el Decreto 222/03 (que trata sobre el procedimiento para elegir jueces del máximo tribunal) dispuso que “…al momento de la consideración de cada propuesta, se tenga presente, en la medida de lo posible, la composición general de la Corte Suprema de Justicia de la Nación para posibilitar que la inclusión de nuevos miembros permita reflejar las diversidades de género…”.

Proyectos
1) El proyecto presentado por los senadores kirchneristas Marcelo Fuentes, Silvina García Larraburu y Juan Manuel Irrazábal busca establecer una nueva composición e integración. La iniciativa prevé un número de 13 jueces, y una Corte dividida en cuatro salas, que distribuirán sus funciones en razón de la materia. Cada una de ellas estaría integrada por tres miembros. Pero además del género, debería tenerse en cuenta la especialidad y procedencia regional.

2) La propuesta impulsada por misionera Sandra Giménez extiende el número de integrantes de la Corte a 24 (uno por provincia), y la divide en cuatro salas que deberían distribuir sus funciones en razón de la materia, que estarían integradas por seis miembros cada una. 

3) La iniciativa elaborada por Juan Manuel Abal Medina pretende una Corte de siete miembros, que refleje en su integración las diversidades de género y procedencia regional. El cuerpo no podrá integrarse por más de cuatro jueces del mismo género.

4) Los proyectos presentados por la rionegrina Magdalena Odarda, la jujeña Liliana Fellner y la sanjuanina Marina Riofrío no tratan sobre la cantidad de miembros del tribunal sino sobre la equivalencia de género.

5) Silvina García Larraburu pretende que el procedimiento de selección asegure una composición que contemple la diversidad proporcionada de género, especialidad y una procedencia regional.

6) Las senadoras Nancy González y Norma Durango, mantienen la composición actual de la Corte en cinco miembros, pero “debiendo respetarse expresamente la paridad de género”. De tal modo, mientras que su integración sea de número impar, la diferencia entre ambos géneros deberá ser siempre la mínima. En el caso que se modifique la cantidad de integrantes y aquella pase a ser par, la Corte deberá integrarse con igual cantidad de mujeres que de varones, sin excepciones. 

7) El proyecto de Miriam Boyadjian busca que el número de jueces de un sexo nunca pueda superar en más de uno a los jueces del otro sexo. Hasta que se llegue a la paridad, las vacantes deberían ser cubiertas por mujeres. Inés Blas presentó una propuesta similar.

8) Los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre de Alonso quieren ampliar el número de integrantes de la Corte a nueve, y su integración deberá respetar las diversidades de género, especialidad y procedencia regional. Así las cosas, estará compuesta por integrantes de las distintas regiones del país: la región Patagónica, la región Cuyo, la región Centro, la región Norte Grande Argentino y la región Buenos Aires. Por otra parte, el tribunal no podrá integrarse por más de cinco jueces del mismo género. Daniel Pérsico presentó una propuesta similar.

9) El sanjuanino Roberto Basualdo establece que al momento de la consideración de cada propuesta, se tenga presente, en la medida de lo posible, la composición general de la Corte Suprema, para posibilitar que la inclusión de nuevos miembros permita reflejar las diversidades de género, especialidad y procedencia regional.

10) El oficialista Ángel Rozas mantiene la composición de la Corte en cinco miembros, respetando en su conformación el principio de paridad de género, “a cuyo efecto el número de jueces del mismo sexo nunca podrá superar en más de uno a los jueces del otro sexo”.

Críticas a la ampliación
Hace un tiempo, el presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, se manifestó en contra de la ampliación porque advirtió la Corte "funciona bien" con cinco miembros y sostuvo que un aumento de ese número redundaría en un "desprestigio" para el Presidente que lo impulse y también para la Justicia.

"En Argentina el número de ministros de la Corte fue históricamente de cinco y la experiencia política indica que cada vez que el Congreso modificó el número de jueces, lo hizo para cambiar la mayoría del tribunal", señaló Lorenzetti.

En ese mismo sentido se expresó el constitucionalista Gregorio Badeni, quien señaló que “cinco sería el número correcto” ya que no se justificaría por el momento un aumento en la cantidad de integrantes. Además, remarcó que se harían los procesos más lentos por la cantidad de miembros que debe analizar cada caso.


SECCIÓN Legales