Finanzas

Uruguay: los reportes de operaciones sospechosas de lavado superan máximos históricos

11-01-2017 Entre enero y noviembre del año pasado la Unidad de Información y Análisis Financiero recibió 431 ROS frente a los 363 de todo 2015
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) de lavado de activos crecieron 33% en 2016 y alcanzaron un máximo desde que se tienen registros. En la Secretaría Nacional para la Lucha Contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo (Senaclaft) lo adjudican a "un cambio" de mentalidad en quienes están obligados por ley a reportar situaciones de ese tipo.

Según la "Memoria 2016 y Plan de Actividades 2017" de la Superintendencia de Servicios Financieros del Banco Central (BCU) divulgada ayer, hasta noviembre de 2016 la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) había recibido 431 ROS, frente a 323 en el período enero-noviembre de 2015 (33,4% más). Además, los 431 reportes en 11 meses de 2016 ya superan los 363 de todo 2015. Fuentes del BCU estimaron que 2016 cerró con unos 480 ROS.

El aumento es más contundente si se compara con 2012 cuando fueron 237 las operaciones reportadas.

El secretario Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo, Carlos Díaz dijo a El País que hay "una toma de conciencia de la situación" y por eso aumentan los reportes de operaciones sospechosas.

"Es otro panorama" respecto al de algunos años atrás, agregó. Es que por ejemplo en 11 meses de 2016, las inmobiliarias habían realizado ocho ROS, cuando en todo 2015 hicieron cuatro, en 2014 uno solo y hasta 2013 no habían realizado ninguno.

De las 431 operaciones sospechosas informadas a la UIAF en 11 meses de 2016, 237 correspondieron a bancos (frente a 171 de 11 meses de 2015), 47 a empresas de servicios financieros y casas de cambio (frente a 34 en 11 meses de 2015), entre otros.

Prevención.

Para Díaz la clave en el combate al lavado de activos es la "prevención" y en eso juegan un rol fundamental los sujetos obligados a reportar operaciones sospechosas.

"Hay que preguntar" de dónde vienen los fondos, conocer al cliente, indicó. Puso como ejemplo que en el caso del mexicano Gerardo González Valencia -uno de los líderes del cartel mexicano Los Cuinis, detenido en Uruguay el 21 de abril de 2016- la escribana que participó de operaciones de compra-venta de inmuebles "no preguntó nada".

"En una compra-venta de una propiedad de u$s2,8 millones, donde la persona que compraba no podía pagar ni una bicicleta, la escribana no preguntó nada", dijo Díaz. El mexicano había puesto algunos de sus bienes a nombre de sus jardineros.

"Es preguntar, es estar de un lado o del otro", afirmó.

Díaz señaló que los negocios con inmuebles, "no es el corazón de una organización criminal. El corazón son los bienes de cambio, el dinero".

En los primeros 11 meses del año pasado la UIAF recibió 96 pedidos de información del exterior frente a 64 que había recibido en el período enero-noviembre de 2015. Sin embargo, no todos son respondidos. De hecho, en 11 meses de 2016 se enviaron 11 pedidos de información internacionales frente a los 19 que se habían enviado en 11 meses de 2015. El año pasado la UIAF empezó a implementar una matriz de riesgos del sector, lo que continuará este año.

 

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR